Pastoreo planificado, clave para fijar carbono en el suelo

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Julio 2022
compartir
Pastoreo planificado
Los expertos aseguran que en ganadería cuando se hace un pastoreo planificado, se llega a fijar carbono, que es lo que necesita el medio ambiente. Foto: news.agrofy.com.ar

En el mundo existe la necesidad de ordenar el manejo ganadero de acuerdo a características heterogéneas del pastizal, pues se permite un uso más eficiente de los recursos. Conozca qué dicen los expertos acerca de los pastoreos planificados.

 

El orden en el manejo no solo ayuda en lo anteriormente mencionado, sino también reduce el uso de insumos químicos y brinda mayor estabilidad económica a la empresa ganadera. Basado en esto, Laura Pérez Casar del INTA dice que la ganadería tiene que volver a demostrar que, mediante estrategias de manejo planificadas, es posible fijar carbono y mejorar la salud del suelo. (Lea: Conozca los pasos para la planificación de la carga animal de la finca)

 

Es por esto que, para esto, es clase realizar un ordenamiento de manejo ganadero, de acuerdo a las características propias de cada ambiente. Así lo creen los especialistas del INTA que aseguran las ventajas del pastoreo planificado para ser más eficientes y sustentables.

 

Según José Otondo, referente en pastizales del INTA Cuenca del Salado en Buenos Aires, “la planificación del manejo de pastoreo permite utilizar de la manera más eficiente, desde el punto de vista productivo y ecológico, cada uno de los potreros”.

 

En ese orden de ideas, el especialista considera clave armar un esquema organizado y planificado de rotación de los potreros, de manera tal de dar los descansos necesarios a cada tipo de pastizal en cada época del año.

 

Hay que identificar la heterogeneidad de pastizal y darle mejor manejo a cada uno, así como conocer el ambiente en el que se desarrolla la actividad, entender cómo se desarrolla y, con base a eso, diseñar una estrategia”, menciona Otondo.

 

Para el experto, es fundamental tener en cuenta aspectos eco fisiológicos de cada comunidad de pastizal. Es decir, dar un manejo especifico diferenciado, acorde a la época del año, respetando los tiempos de pastoreo y descanso necesarios y realizando, además, pastoreos estratégicos puntuales.

 

De esta manera, los potreros con lomas y medias lomas son óptimos para su uso durante el invierno, produciendo abundante forraje todo el año gracias a la tenencia de especies de invierno y verano para ser más seguros en casos de inundación. (Lea: Pastoreo de precisión, una forma de mantener rentable el negocio ganadero)

 

“Allí es necesario un pastoreo estratégico de verano, que elimine el forraje estival, favoreciendo el recambio por invernales que iniciarán su nuevo ciclo y proveerán de comida al ganado”, expone Otondo.

 

Este manejo de recambio se hace a la inversa en los potreros conocidos como bajos dulces, que son los sectores que permanecen encharcados en gran parte del invierno y están dominados por especies de verano de muy buena calidad nutricional.

 

Esta es la razón por la que estas tierras son excelentes productores de forraje a la salida de primavera y durante el verano. 

 

El profesional dice que los bajos alcalinos son menos productivos debido a fuertes limitaciones edáficas y están dominados por especies de verano de menor calidad forrajera. Para llevar adelante estos manejos se dividen los potreros, mediante alambrados eléctricos, según el ambiente y oferta de forraje para no más de 3 a 4 días de pastoreo.