Planes sanitarios deben apuntarle a la prevención de enfermedades

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Julio 2016
compartir
plan sanitario ganadería
El propósito del plan le apunta a evitar la presencia de enfermedades. Foto: sanidadanimal.bayer.com.mx.
En un país como Colombia en donde la diversidad de climas, suelos y animales es tan abundante, impide que haya una alternativa única en la materia, por eso es necesario conocer a profundidad la zona, los animales y el sistema productivo, para evitar la presencia de males en los predios.
 
A la hora de establecer un plan sanitario para las fincas, es necesario considerar 2 aspectos. El primero son las causas que generan enfermedades en la zona en la que está ubicada la finca: bacterias, virus, efectos mecánicos o agentes que puedan causar algún inconveniente en los animales. El segundo y más importante es saber si los animales son sensibles a padecer algún tipo de sintomatología. (Lea: Toda finca ganadera requiere de un plan sanitario)
 
Una vez esos parámetros estén definidos, es importante tener en cuenta el tipo de sistema de producción que se quiere para el predio: carne, leche o cría; eso le apunta a que los semovientes que se van a escoger para cumplir esos fines estén adaptados al medio ambiente en el que van a estar, así empieza la prevención de las enfermedades.
 
Gabriel Serrano Díaz, médico veterinario con un amplio conocimiento en manejo de información bovina y docente de la Universidad Cooperativa de Colombia, aseveró es a la hora de configurar un plan sanitario es necesario tener claro el inventario de cuáles son los problemas y enfermedades que más se presentan en el medio en el que se encuentra la lechería, ceba o cría.
 
Eso permite establecer políticas y acciones, que deben ir de la mano de un profesional en la materia que entienda y conozca las dinámicas de la zona, para tratar de minimizar los riesgos. Recomendó tener presentes aspectos como Instalaciones, alimentación, detección temprana de las enfermedades, vacunaciones o aspectos de manejo, para desde allí prevenir y evitar dificultades. (Lea: 17 enfermedades se han identificado en plan sanitario de Vecol)
 
No hay un solo plan universal, porque en Colombia las fincas están en zonas muy diversas y con condiciones climáticas muy variadas influenciadas por su posición sobre el nivel del mar o las precipitaciones, además se escogen animales diversos, por lo que las opciones son muchas. Puede haberlo para combatir enfermedades como la fiebre aftosa, la brucelosis o la tuberculosis, pero para el resto de situaciones, cada finca debe desarrollar su propio proceso”, explicó Serrano Díaz.
 
En tanto, Luis Arturo Silgado, ganadero ubicado en Córdoba, aseveró que en los planes sanitarios se deben incluir todos los pasos a seguir para prevenir enfermedades, de acuerdo a la edad del animal y a la zona en la que está.  Luego, y teniendo en cuenta que ningún está exento de adquirir parásitos externos, recomendó hacer control de moscas.
 
“Teniendo en cuenta que ningún ejemplar está exento de adquirir parásitos externos, es vital que se haga un control de moscas y garrapatas con una verificación física de cada animal, así se descartan otro tipo de enfermedades que también pueden afectar a los ejemplares”, explicó.
 
El experto indicó que la fase en la que menos inconvenientes generan los animales por el tema sanitario es en el levante. En ese proceso se debe tener un plan enfocado a los ectoparásitos. Mientras que en las vacas que están en etapa de producción, lo que más dolores de cabeza generan son las enfermedades de tipo metabólico, carenciales, reproductivo o incluso la mastitis.
 
“Por ejemplo, es importante que se tenga presente la edad en la que están los animales, especialmente aquellos que están recién nacidos porque es muy frecuente que sean susceptibles a sufrir por cuenta de los presenten parásitos, neumonías o diarreas. Por eso, dependiendo del tipo de sistema de producción que se tenga, si es lechería, todas las acciones van encaminadas al manejo del lácteo, cantidades y cómo se organizan los teteros de las crías”, detalló. (Lea: Prevenir antes que curar, la filosofía pecuaria)
 

Entre más profundo y completo sea el plan sanitario de la finca, hay menos posibilidades de que se presenten enfermedades y por ende las inversiones en ese sentido se reducen considerablemente lo que ayuda a que el hato sea más rentable.