¿Por qué es importante capacitar al personal?

Por: 
*José Luis García
18 de Agosto 2017
compartir
administración, administración de empresas, administración de empresas ganaderas, Ganadería Sostenible, capacitación del personal de la finca, fincas ganaderas, ganadería colombia, CONtexto ganadero
Foto: CONtexto ganadero.
Destinar recursos económicos para capacitarse es una sabia decisión, de hecho es señal de una excelente gestión gerencial. Invertir en este componente significativamente contribuye con el desarrollo de la ganadería, y aumenta las posibilidades de alcanzar las metas y objetivos de la empresa.
 
Un agricultor asignó a su hijo menor, la tarea de hacer una selección rigurosa de un puñado de frijoles.
 
Cuando regresó para ver el avance observó que el chico no había hecho nada; el agricultor molesto quiso recriminarlo: ¿Por qué no hiciste lo que te pedí? A lo que el chico responde: papá, mira que esto es de color diferente, y mira que además hay unos granos más pequeños que otros, hay algunos con la piel rugosa, y todos parece que son muy buenos para alimento. El agricultor reflexionó y le dijo: hijo, discúlpame, es que olvidé indicarte que tu trabajo es seleccionar la semilla para la nueva siembra. (Lea: Cada vez es más difícil conseguir gente para trabajar en ganaderías)
 
A cuántos nos ha pasado que en más de una ocasión hemos podido identificar las dificultades de nuestra empresa pero por no tener bien definidos los propósitos y objetivos de la empresa, como también las estrategias y/o los métodos a emplear para poder lograrlos, y el hecho de no estar debidamente entrenados para ejecutar las acciones requeridas, nos quedamos entonces “sin hacer nada”.
 
Esta es una de las principales razones para considerar que la capacitación es un factor determinante para lograr eficiencia y con ello tener como resultado el cumplimiento de las metas y objetivos de la empresa ganadera. El conocimiento hace al trabajador consciente de sus funciones por lo tanto está mejor preparado no solo para identificar las causas de los problemas que surjan sino que tiene más posibilidades de resolverlos.
 
Es cierto que la capacitación que se les da a los empleados no va a permitir resolver todos los problemas de la empresa ganadera, pero propicia un ambiente más favorable y confiable, ya que al fortalecer el conocimiento en ellos se mejora el nivel competitivo de la empresa. Cada día el negocio de la ganadería se vuelve más complejo, tener pasión por esta actividad ayuda mucho a perseverar en las adversidades pero me temo que no es suficiente, en la actualidad ser eficiente es el complemento de la pasión. (Lea: Prácticas sencillas para aumentar la rentabilidad ganadera)
 
Hay muchos ganaderos que tienen miedo de invertir en capacitar al recurso humano de su empresa ganadera. Lo tenemos diagnosticado hace muchísimo tiempo en nuestro equipo de profesionales, porque en las asesorías y cursos ellos mismos así lo confiesan. Y el argumento en el que se afirman es que los trabajadores no son de confiar ya que si alguien les paga más no lo piensan 2 veces para irse.
 
Pero en este sentido hay 2 cosas que podemos decir: la primera es una muy conocida frase del experto Richard Branson que dice “Entrena a la gente lo suficientemente bien como para que se puedan ir, trátalas lo suficientemente bien como para que se quieran quedar”; y lo segundo, es que la gente con las que trabajamos no es tonta y sabe cuando algo le conviene (no siempre deciden todo por dinero), y en ese sentido, el gerente de una empresa ganadera debe disponer de un plan de capacitación continua con la consciencia de que esto mejora la expectativas del trabajador y por lo tanto se mantiene motivado y enfocado en su trabajo. Evidentemente el factor compromiso debe ser recíproco para generar sinergismo.
 
¿Cómo diseñar el plan de capacitación para la empresa ganadera?
 
Etapa 1. El diagnóstico
 
Identificar la necesidad o los vacíos que hay dentro de la empresa es la primera tarea que realiza el propietario o gerente para poder comenzar el proceso de fortalecer las capacidades del personal de modo que ellos puedan resolver tales necesidades o vacíos. (Lea: Campesinos serán capacitados como técnicos agropecuarios)
 
El diagnóstico se puede enfocar de la siguiente manera: una vez que se ha identificado cuáles son los aspectos en los que hay que trabajar, se procede a clasificarlos según orden de prioridad para darles cumplimiento en el plan de trabajo. Algo importante para considerar es que el diagnóstico se hace tomando en cuenta el plan estratégico de desarrollo de la empresa ganadera, que involucra los objetivos y metas específicos de la empresa en el mediano y largo plazos, para que coincida con ellos.
 
Una manera práctica y sencilla de identificar las áreas que deberán ser fortalecidas con capacitación es la siguiente:
 
1.- Identifique las áreas o procesos de producción en su finca o rancho, por ejemplo área de administración, producción, comercialización etc. y determine cuáles son las necesidades particulares de cada área.
 
2.- Responda a los siguientes interrogantes: ¿Qué cantidad de personal labora en la empresa? ¿Cuáles son los conocimientos o capacidades del personal en relación al trabajo que desempeñan? ¿Qué saben hacer y qué no? (Lea: Colombia tiene falencias en administración de fincas ganaderas)
 
3.- Revise y compare la información con la proyección de su empresa: ¿Cuáles son los objetivos y metas (planes) de la empresa en el mediano y largo plazo? ¿Podrán los empleados de la empresa ejecutar las acciones requeridas para lograrlos?
 
Etapa 2. El plan
 
Cuando se determinan las necesidades de capacitación del personal y por ende de la empresa, se procede a incluir el programa de capacitación en el plan estratégico. Es decir este es un componente que no debe faltar en el plan anual de actividades.
 
El programa de capacitación se organiza cumpliendo algunos criterios tales como:
 
1.- La necesidad y/o prioridad: cuáles son los temas que deben ser tratados con la mayor brevedad posible. Normalmente estos tienen una relación directa con los procesos de producción y que afectan los indicadores económicos y productivos por ende la sostenibilidad de la empresa. (Lea: Aspectos que convierten a un ganadero en un gerente eficiente)
 
2.- Disponibilidad de recursos: cuando se elabora el programa hay que tener en cuenta la cantidad de recursos disponibles para este fin. No tiene ningún sentido organizar un buen plan de capacitación si no hay recursos para llevarlo a la práctica.
 
3.- Objetivos y metas: diseñe el plan de capacitaciones de su empresa cuidando de que este responda al cumplimiento de los objetivos y metas de la empresa en el mediano y largo plazo. Por ejemplo si proyecta cumplir con procesos de certificación entonces debe considerar capacitaciones para que su personal además de conocer las normativas tenga conocimiento de los protocolos a cumplir en los procesos de producción.
 
Etapa 3. Ejecución del plan
 
1.- Asesores o capacitadores: Indague y haga una lista de las empresas, instituciones gubernamentales, ONG, universidades o profesionales privados que pueden brindar el servicio de capacitación o asesoría. La empresa o profesional prestador de servicio deberá entonces conocer sobre las necesidades particulares de su negocio en tema de capacitación para lograr buenos resultados. (Lea: Gerenciar bien una lechería: cuestión de empeño y dedicación)
 
Importante: Tenga en cuenta que aunque hay cursos de capacitación que parecen ser muy buenos por la temática que abordan, no siempre se ajustan a las necesidades propias de su empresa ganadera. Prefiera capacitadores capaces de ofrecerle un plan de capacitación para su personal “a la medida de sus necesidades particulares”.
 
2.- El cronograma: en ningún momento improvise el plan de capacitaciones. Organícelo cuidando que este pueda ser cumplido en un 100 % y de ser posible sin modificar el calendario (no siempre es viable, hay que tener algo de flexibilidad prevista, pero lo que definitivamente perjudica a la empresa es la procrastinación, es decir, cuando se aplazan las actividades de capacitación una y otra vez por darle prioridad a lo urgente y descuidando lo importante.
 
Tenga en cuenta que la tendencia humana nos lleva siempre a permitir que lo urgente desplaza lo importante, y esto nos conduce a aplazar tanto que pasa mucho tiempo y lo importante se va quedando relegado o nunca se hace). Recuerde también que la utilidad del cronograma de capacitaciones no se limita a organizar el tiempo, también sirve para la asignación de recursos. (Lea: 3 pasos para que un ganadero se convierta en gerente eficiente)
 
3.- Evaluación: la empresa debe fijar parámetros para evaluar los resultados que se esperan de cada capacitación. Cuando se empieza a dar el cambio en algunas formas o métodos en la ejecución de actividades es importante estar atento, puede suceder que a más de un trabajador le resulte difícil realizar sus tareas a pesar de estar capacitado, y si no se da el acompañamiento oportuno terminarán haciendo lo mismo de antes. En una situación así no vendrán los resultados positivos.
 
Conclusiones
 
El desarrollo de la empresa ganadera depende de un conjunto de acciones que son planeadas para lograr tal fin. Una de esas acciones es mejorar las capacidades competitivas de los empleados de la empresa mediante el conocimiento. De esa manera aunque los problemas sean grandes siempre habrá una gran solución.
 
Destinar recursos económicos para capacitarse es una sabia decisión, de hecho es señal de una excelente gestión gerencial. Invertir en este componente significativamente contribuye con el desarrollo empresarial de su ganadería, y aumenta las posibilidades de alcanzar las metas y objetivos de la empresa. (Lea: 6 estrategias para hacer más rentable la finca ganadera)
 
Comunique a su equipo de trabajo sobre las disposiciones relacionadas con el tema de capacitación, hábleles de la importancia no solo para la empresa sino a nivel personal, no suponga que ellos lo saben valorar, es importante concientizarlos.
 
*José Luis García, ingeniero en Gerencia Agropecuaria