¿Qué debe contener y cómo manejar un programa reproductivo eficiente?

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Agosto 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, tasa de preñez, tasa de servicio, tasa de concepción, programa reproductivo eficiente, parámetros programas reproductivo eficiente, vaca problema, indicadores tradicionales reproductivos
Los programas reproductivos deben contener indicadores de tasas de preñez, tasas de gestación y tasas de concepción. Foto: deagronomia.com

Los programas de reproducción intensivos no solo son eficientes, sino también disminuyen la cantidad de descartes por vacas que no se preñan y generan más gasto de dinero. Conozca qué factores o indicadores son los que se necesitan los programas reproductivos.

 

Jhon Londoño Sossa, médico veterinario zootecnista y consultor internacional en reproducción ganado de leche y carne, indica en una charla con Fedegán que más allá de evaluar los indicadores tradicionales como los días abiertos, intervalo entre partos, servicios por concepción, porcentaje del hato preñado y vacas en producción, se debe analizar los indicadores de velocidad. (Lea: ¿Cuál es el método de reproducción que más le conviene a su ganadería?)

 

“Cada vez que vemos la tasa de servicio, de concepción y de preñez podemos identificar en tiempo real, o sea en periodos no mayores a 21 días, si estamos bien o si estamos mal. Como siempre necesitamos tasa de preñez de 20 % cada 21 días, entonces cuando evaluamos nuestros datos vemos si vamos bien o mal, si hay que hacer ajustes, si tenemos que presionar la tasa de servicio o si nos toca revisar la tasa de concepción”, explica Londoño Sossa.

 

Esto quiere decir que si los indicadores de velocidad, es decir tasa de servicio, concepción y preñez, sobre todo esta última está mayor o igual al 20%, los indicadores tradicionales probablemente estarán cuadrados.

 

Además, “el inventario de partos proyectados y cuota de monta consiste en coger los animales adultos que se tienen, es decir vacas paridas más vacas horras sin contar las novillas, se multiplica por el 90% para llevarlas al límite biológico y ese número lo dividimos en los 12 meses del año y da como resultado cuántos partos de los animales adultos son los que se deben tener cada mes”, describe Londoño Sossa.

 

La idea de dicha operación es que se pueda tener claro cuántos servicios se deben hacer cada mes en las ganaderías para así alcanzar las metas propuestas de forma individual.

 

Programa reproductivo

 

De acuerdo con Londoño Sossa, un programa reproductivo eficiente debe buscar “una tasa de servicio mayor o igual al 50%, una tasa de concepción mayor o igual al 40% y cuando multiplico estas dos debe dar una tasa de preñez mayor o igual al 20%”.

 

En ese listado de indicadores que hacen parte del programa reproductivo, el productor debe tener claro que las vacas problemas, entendiendo estas como animales que no superen los 150 días de parida, debe ser de menos del 10%.

 

En ese orden de ideas, el programa reproductivo implica “que todas las vacas al día 100 deben ser inseminadas porque quiero preñarlas antes de ese día entonces todas deben tener una oportunidad. Además, se debe conseguir preñar el 50 % de las vacas antes del día 100, por lo que cuando no logro hacerlo debo tener un programa de reproducción y de diagnóstico rápido con veterinario cada 14 días o cada 7”, menciona Londoño Sossa.

 

Ese programa consiste en que las vacas que no son preñadas, rápidamente deben ser sincronizadas. Si no se logra hacer antes del día 100, la idea es que se pueda hacer antes del día 130 y así alcanzar ojalá el 70% de los animales. 

 

El programa debe incluir “vacas vacías de más de 200 días en leche que deben tener un porcentaje de menos del 10 % y vacas vacías de más de 305 días entre 1 y 3% porque nunca falta la vaca que aborta, la que tiene mastitis, la viejita, entonces digamos que tenemos un pequeño espacio para permitir que nos dañen los indicadores porque estarán de manera temporal regulando los parámetros de producción”, concluye Londoño Sossa. (Lea: El manejo para producir más leche)