¿Qué es lo que usted no ve cuando compra una semilla?

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Septiembre 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, semillas, escogencia de semillas, compra de semilas, compra de semillas finca, cuál semilla compro, qué semilla compro, qué semilla le sirve a mi finca, semillas para pasturas, semillas para fincas, ganaderos, ganaderos colombia
Una de las cosas que no se ve al comprar material para establecimiento de pasturas es la calidad de la semilla, encontrando que muchas no cumplen con su función de germinación. Foto: hablemosdeculturas.com

La elección del material genético para una pastura es un proceso de mucho cuidado, pues dentro de un mismo empaque pueden llegar elementos que no garanticen la germinación de la semilla. Conozca qué es lo que no se ve cuando se compra una semilla.

 

El material de alta calidad garantiza más duración de los potreros y menos fumigadas al año, por lo que para eso la elección de la variedad juega un papel clave en las necesidades de la finca. Una siembra mal planteada, incide y repercute de forma negativa en la productividad y rentabilidad de la explotación ganadera. (Lea: ¿Sabe usted cómo escoger una semilla para su finca?

 

El especialista Pablo Felipe Valenzuela indica que “no todos los empaques funcionan bien para las semillas, pues esto hace que estas duren más o menos en el tiempo, teniendo una buena oxigenación y con poca humedad relativa”, explica el experto.

 

Existen muchos aspectos interesantes que el productor no logra ver a la hora de comprar una semilla para el establecimiento de las pasturas con precios que son muy por debajo de lo normal.

 

“Probablemente cuando compramos material de precio irreal nos encontramos con semillas inmaduras, con mala formación y hasta material que tiene hongo. Esto trae como consecuencia que las semillas no vayan a nacer”, describe Valenzuela.

 

A esto también hay que sumarle que en muchas ocasiones, dentro de un mismo empaque el productor puede encontrar pequeños residuos de palos, piedras y otro tipo de material residual que también afectan la calidad de la semilla y aumenta la probabilidad de poca germinación.

 

“Si a eso le hacemos una sumatoria, nos hemos encontrado que en un kilo pueden llegar a haber hasta 250 y 300 gramos de producto no funcional, que es material que no va a nacer”, expone Valenzuela.

 

Por ejemplo, en una compra de 10 o 20 kilos, pueden existir muchas semillas que se pierdan, que llevado a la rentabilidad es un golpe importante para el bolsillo del productor porque son factores que no se logran ver. (Lea: Siembras inician con alerta por semillas de mala calidad)

 

“Yo siempre le digo a los clientes que cuando compren las semillas hagan pruebas de germinación, la analicen y registren las cosas anormales. Además, hay que dejar siempre una muestra de 50 – 60 gramos de semilla guardada, así como las bolsas, de tal forma que se pueda mirar el proceso germinatorio”, menciona Valenzuela.

 

Todo lo que no se ve en una semilla puede traer importantes repercusiones para la siembra, porque ocasionarían una falta de funcionalidad en el proceso. El experto radica el problema en la mala escogencia del material, ya sea por los precios o por la calidad del mismo.

 

“Hay que mirar las semillas que se tienen, pues algunas no tienen fuerza al momento de la germinación y mueren. Pero todo esto tiene un costo, por lo que para llegar a eso hay que hacer unos procesos porque hay muchas cosas que no se ven pero que definitivamente sí existen”, comenta el especialista en semillas.

 

Finalmente, el experto Valenzuela sostiene que todo depende de la calidad de la semilla, del lugar donde se compra y de la garantía que puede darle esta empresa con respecto al material que se está adquiriendo. (Lea: Colombia tiene en las semillas potencial como despensa alimentaria del mundo)