Recomendaciones para enterrar los animales en la finca

Por: 
CONtexto Ganadero
06 de Julio 2016
compartir
entierro de bovinos en la finca, muerte de bovinos en la finca, disposición del cuerpo de un bovino muerto, análisis de la muerte del bovino, causas de muerte en bovinos, uso de cal al enterrar bovinos, manejo animal, CONtexto ganadero
En el caso de que el vacuno muera en la finca, lo recomendable es enterrarlo y no desplazarlo, a menos de que sea necesario. Foto: teescrachoya.blogspot.com - www.perulactea.com
Cuando un bovino muere debido a una enfermedad, por cuenta de una caída o por otras causas, culturalmente los ganaderos tienden a enterrar el animal en la misma finca. A continuación,  presentamos unos consejos para realizar este proceso de forma correcta.
 
Óscar Leonardo Jiménez, zootecnista y experto en manejo animal expuso que lo primero que se debe hacer es tratar de identificar los síntomas o las causas de la muerte y si es posible tomar muestras y llevarlas al laboratorio.
 
Indicó que luego de esto, es necesario darle la disposición final al cuerpo del animal. Explicó que algunos productores cometen grandes errores como dejar el cadáver a campo abierto o de incinerarlo y la idea es evitar estas prácticas. (Lea: Aprenda a evitar la muerte prematura de crías recién nacidas)
 
"Si bien no hay sitios adecuados para colocar los restos de los animales muertos, el proceso más apropiado y el que los ganaderos generalmente utilizan más es el de abrir una fosa en un potrero de la finca y enterrarlo allí", comentó.
 
Agregó que es importarte agregar al agujero donde se va a ubicar el animal cierta cantidad de cal viva u otro producto que genere seguridad en caso de que el bovino haya fallecido por cuenta de una enfermedad y se desee evitar la propagación de la misma.
 
El zootecnista señaló que cuando se dejan los animales expuestos, esto atrae a las especies carroñeras y, adicionalmente, se pueden propagar enfermedades y generarse malos olores. Por otra parte, sostuvo que cuando se incineran los cuerpos es posible que se presenten diferentes tipos de contaminaciones.
 
Con respecto a la carne, Jiménez comentó que si el animal murió por algún agente infeccioso lo mejor es no darle ningún uso a esa proteína, pero que si el ejemplar falleció por cualquier tipo de trauma los productores tienden a utilizar o vender la carne no tanto para con un fin netamente comercial sino para mitigar o disminuir un poco la pérdida económica. (Crónica: Cuando las reses caen como fichas de dominó por cuenta del verano)
 
Laudy Pérez Ovalle, médica veterinaria y funcionaria en Santander del Fondo Nacional del Ganado, FNG, aseguró que para darle un manejo adecuado a la situación es mejor asesorarse con un profesional en salud animal y de esa manera y a través de una necropsia poder conocer si el animal murió por una enfermedad o no y si hay otros individuos del hato que pueden correr con el mismo riesgo.
 
Apuntó que lo ideal es que un médico veterinario tome una muestra de sangre y otra de material orgánico del animal para su posterior análisis.
 
Pérez Ovalle coincidió con Jiménez en que es recomendable agregar cal viva al agujero o encima del animal y además manifestó que si se presume que la causa de la muerte fue producto de una enfermedad, es mejor dejar el potrero donde se enterró el bovino en cuarentena preventiva para evitar que los otros ejemplares entren en contacto con ese lugar.
 
En conclusión, en el caso de que el vacuno muera en la finca, lo recomendable es enterrarlo y no desplazarlo, a menos de que sea necesario y a eso se le suma el uso de cal para evitar que se propaguen enfermedades y malos olores. (Lea: Muerte masiva de bovinos en Cesar a causa del verano)