Vaca maniquí, formación académica con sello colombiano

Por: 
Andrés Moncada
26 de Abril 2013
compartir
Vaca maniquí
El Simulador Bovino F1 es una representación a escala de una hembra vacuna elaborada en fibra de vidrio y látex. Foto: Embriovinos.
Solo existen cinco vacas de este tipo en el país, pero ya son muchos los estudiantes beneficiados con este proyecto que tiene sello 100% colombiano. Su costo no sobrepasa los $30 millones.
En muchas ocasiones, los animales que sirven para ser estudiados en los diferentes institutos del país donde imparten programas relacionados con la agricultura, y en especial con la reproducción bovina, terminan sufriendo estrés alterando su productividad y e incluso sus condiciones de salud.
 
Por ello, y buscando reducir esas condiciones externas a las que son sometidos los bovinos, Jhon Fredy Durán Mendoza, gerente de Embriovinos, una empresa cordobesa que trabaja en pro de las buenas prácticas ganaderas y veterinarias, creó el Simulador Bovino F1, una representación a escala de una hembra vacuna elaborada en fibra de vidrio y látex. (Vaca maniquí ayuda a la formación de aprendices en Buga). 
 
Es un instrumento educativo que permite realizar buenas prácticas en los procesos reproductivos, cirugías y diferentes vías de administración, contribuyendo principalmente al bienestar animal y es empleado como complemento de los métodos de formación educativos existentes”, agrega Durán Mendoza.
 
Esta vaca maniquí permite conocer el manejo de procesos de reproducción y gestacionales, además orienta a los estudiantes en las técnicas a utilizar para manipular de la forma menos traumática al bovino, a conocer las principales vías de administración y a saber como enfrentar casi de forma real los diferentes procedimientos que se pueden presentar con algún semoviente.
 
 
 
 
Solo existen cinco en Colombia  
Solo 5 ciudades en Colombia gozan de los beneficios que este maniquí le aporta a los estudiantes: Cartago, Buga, Bogotá, Santander y Antioquía. Aunque la inversión es de $30 millones, el provecho que se le puede sacar a esta herramienta compensa de lejos la inversión.
 
Jacinto Álvarez Ramírez, instructor de la Unidad Pecuaria del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, con sede en Buga, fue uno de los primeros en conocer los procesos que se pueden realizar con este maniquí.
 
Conocer el procedimiento correcto para aplicar inyecciones, saber a ciencia cierta cómo se aplican los implantes hormonales o cómo se practica un parto distócico o una cesárea, son algunas de las tareas que el Simulador Bovino F1 permite aprender de forma efiicente”, comenta Álvarez Ramírez.
 
La ubre de esta vaca de fibra de vidrio y látex, es perfecta para que los universitarios aprendan la manera perfecta para ordeñar y, asimismo, saber determinar la mastitis en el animal, esa enfermedad que se da por la inflamación de la glándula mamaria. (Galería: Simulador Bovino F1)
 
Fredy Sepúlveda, estudiante del Sena, asegura que la vaca ha servido para formentar el bienestar animal dentro de la sede universitaria. “Gracias a este maniquí, hemos podido identificar las malformaciones o enfermedades que tienen los semovientes en la Institución. Además, hemos aprendido mucho de las enfermedades zoonóticas y de cómo prevenir la transmisión hacia los seres humanos”, agregó el aprendiz.
 
 
 
 
En Bogotá, más de dos mil estudiantes beneficiados
 
En la capital del país, la Universidad de La Salle es la única Institución educativa que cuenta con un Simulador Bovino F1. Allí, más de 2mil estudiantes se han visto favorecidos con esta herramienta.
 
Gloria Marcela Mayor, MSc en biotecnología de la reproducción porcina de la Universidad de Murcia, en España, y docente de la Universidad de La Salle, asegura que con esta vaca maniquí, no hace falta tener una hembra en su clase para poder enseñarles a sus estudiantes cómo hacer los procedimientos. (Las carreras agropecuarias no son tan apetecidas en las universidades). 
 
Hay muchas prácticas que desgraciadamente van en contra del bienestar animal, pero los muchachos tienen que aprenderlas a hacer. Entonces, se están buscando modelos de animales como este para poderlos realizar. Todas las funciones que tiene esta herramienta sirven para tantas cosas, que es seguro que los estudiantes podrán afianzarse con la actividad y con los semovientes”, asevera Gloria Marcela.
 
Próximamente, la misma empresa con sede en Montería, Córdoba, presentará al mercado un modelo equino que permitirá a los estudiantes afianzar sus estudios con estos animales ecuestres.