7 hechos que pueden empañar una feria ganadera

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Octubre 2015
compartir
Las ferias ganaderas son los espacios propicios para comprar genética animal de alta calidad. Foto: El Líder Caqueteño-CONtextoganadero.
Una feria ganadera en Colombia y cualquier parte de mundo puede tener resultados negativos por distintas circunstancias. Cuidar todos los detalles les permitirá a sus organizadores lograr sus objetivos y a los visitantes cumplir con sus expectativas.
 
Una actividad de talla mundial se vio empañada por un hecho significativo tras su finalización en días pasados. Se trata de la 562 Feria Internacional Ganadera de Zafra, en España. La cita por excelencia en Extremadura tuvo una reducción del 20 % en el número de reses que participaron, respecto a los datos de años anteriores.
 
La Asociación Nacional de Retinto, responsable del desarrollo del evento, dio a conocer a medios internacionales que la tuberculosis bovina fue prevalente en la zona y por ende en la feria, lo que terminó por “empañar” el encuentro alrededor de bovinos de alta genética.
 
En Colombia, los eventos ganaderos se han visto afectados por 7 razones que se deben considerar para evitar resultados que puedan repercutir en el bolsillo de los organizadores y ganaderías asistentes. (Lea: 7 eventos que usted no se puede perder en lo que resta de 2015)
 
La deficiencia en el tamaño de los recintos junto con el deterioro de sus instalaciones han provocado que muchas veces se desista de la realización de ferias que congregan ganaderías de diferentes zonas del país.
 
Jaime Isaac Náder, presidente de la Corporación de Ferias Agropecuarias de Sucre, Corfasucre, organiza el evento ganadero en Sincelejo bajo presión, al no tener un espacio con capacidad suficiente para albergar el número de reses que se inscriben.
 
La estrategia empleada para no acabar con la feria ha sido dividirla en varias fechas durante el año. Por eso, es normal que se escuche de la programación de esta en el primer y segundo semestre, lo que duplica el esfuerzo y trabajo por la búsqueda de recursos y logística.
 
El recinto ferial en Sincelejo tiene una capacidad para recibir 280 animales y en cada versión se inscriben más de 350 bovinos y equinos, razón por la que Náder aseveró que “el coliseo de ferias se quedó pequeño”.
 
Carmen Villalba, miembro de la Asociación de Ganaderos de Sucre, Asogasucre, expuso que la necesidad de ampliar o construir un nuevo coliseo en Sincelejo se ha discutido con gobernador, alcalde y hasta senadores, sin que se haya finiquitado un proyecto puntual con recursos definidos para ofrecerles a los productores una feria como la que demanda la región.
 
“Nada ha pasado, todo ha quedado en pañales y buenas intenciones. La Alcaldía dijo que donaría un terreno pero no se ha sabido nada al respecto; la Gobernación también iba a hacer un proyecto para verificar un sitio ideal para la feria pero tampoco pasó nada. Todas son promesas”, afirmó Villalba.
 
Sin apoyo gubernamental, consideraron Náder y Villalba, no es factible congregar a las ganaderías de todo el país en un evento que busca mejorar la economía de las regiones. (Lea: Recinto de ferias de Yopal pasó a manos de la Alcaldía)
 
La XIII Feria Doble Propósito Agroindustrial y Comercial de Casanare estaba programada para principios de octubre en el recinto ferial de Yopal. Sin embargo, la actividad no se llevó a cabo tras la determinación del Comité Regional de Ganaderos del municipio, que ofreció disculpas a los ganaderos que pretendían participar en ella. (Lea: Feria de Caqueta: la vitrina más vendedora del sur de Colombia)
 
La suspensión de evento bovino se dio por no disponerse de un coliseo de ferias en Yopal con una infraestructura adecuada. A la planta física no le han hecho mantenimiento desde hace varios años, según determinó la Personería luego de una inspección que hizo al lugar. 
 
A estas alturas todavía se discute quién debe administrar el recinto, si la Alcaldía que pasó a hacerlo desde este mes octubre o la Subasta Ganadera de Casanare, Subacasanare, que lo tuvo a cargo durante 15 años.
 
La inseguridad en las regiones donde se convoca a ferias ganaderas también ha reducido la presencia de animales en los eventos. Así ocurrió en la versión 21 de la vitrina ganadera de Arauca en 2014.
 
Javier Barbosa Rozo, presidente del Comité de Ganaderos de Arauca, dio a conocer para esa fecha que el factor que influyó en la poca asistencia al certamen fue la inseguridad.
 
Nosotros teníamos confirmada la presencia de ganaderos de otros municipios de Arauca y departamentos vecinos como Meta y Casanare, pero ante el temor de que la guerrilla les quitara sus animales en las vías, mucha gente prefirió no arriesgarse y por eso no vinieron”, relató en su momento.
 
El deterioro de vías primarias y secundarias para acudir al llamado de los organizadores de eventos ganaderos pone a pensar a más de un productor si es conveniente arriesgar el estado de salud y bienestar animal de su hato por participar en las ferias.
 
El verano es otra causa que ha frenado la participación de animales de alta genética en eventos de todo el país. Durante la época de sequía, los bovinos pueden presentar pesos deficientes o sus dueños desisten de exponerlos a temperaturas elevadas durante el desplazamiento a municipios lejanos. 
 
La participación en ferias sin que se hagan negociaciones de material genético o animales, pone el tela de juicio la rentabilidad de las ferias, que tienen su razón de ser, dijo Manuel Jesús Moscoso, presidente del Comité de Ganaderos de Purificación y Sur del Tolima, en lograr difundir las bondades de terneros, toros y vacas para pagar un precio por ellos y no solo por verlos exhibidos en juzgamientos y corrales durante las ferias.
 
“La feria de Purificación es pequeña pero nos hemos esforzado porque se logren comercializar ganados y genética, lo que no ocurre con otras ferias grandes a las que la gente solo va a ver animales”, afirmó Moscoso. (Lea: 10 mil personas asistieron a Feria Ganadera en San Vicente del Caguán)
 
Finalmente, el último factor que podría entorpecer el éxito de una feria ganadera es la incidencia de patologías en los hatos. Sin embargo, en el país todo bovino que acude a una actividad de esta magnitud está en la obligación de presentar certificaciones de animales libres de enfermedades de control oficial y otros indicadores exigidos por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.
 
Si en su región se reportan inconvenientes para realizar un evento ferial ganadero no dude en contarnos del caso en el correo [email protected].