Ganadería intensiva, una opción rentable en cualquier parte del mundo

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Agosto 2013
compartir
ganadería intensiva en Argentina
Si el ganado recibe comida con todos los nutrientes, la producción de su leche y carne será de calidad. Foto: Alejandro Avendaño.
Con ganadería intensiva se reponen nutrientes a menos costo, es la conclusión a la que se llegó en las IV Jornadas Internacionales de Actualización Ganadera para la Pampa Húmeda, en Argentina.
 
Durante las actividades que tuvieron lugar entre el 27 y 28 de agosto, Martín Correa Luna, especialista del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, INTA, Venado Turco-Santa Fe, dio a conocer un estudio que muestra que la recuperación de los nutrientes que consumen los bovinos, puede costar menos de 100 dólares por hectárea en sistemas ganaderos que producen 1.000 kilogramos de carne.
 
Producir 1.000 kilogramos de carne por hectárea al año significa sacarle al suelo alrededor de 30 kilogramos de minerales y eso cuesta USD80 dólares", indicó el especialista, en un comunicado publicado en el portal del INTA.
 
La tarea de los ganaderos de Argentina consiste en optar por la utilización de forrajes de calidad de los cuales los bovinos extraen todos los nutrientes necesarios para la producción de carne y leche. (Lea: Silos, la mejor opción para alimentar al ganado en épocas críticas)
 
Cuando la vaca pastorea, explicó Correa Luna, no solo recibe los nutrientes que requiere, sino que además los repone mediante la orina y las heces.
 
El experto señaló que en una región con elevada fertilidad en los suelos, como la Pampa Húmeda, se favorece el crecimiento de los pastos. “La producción ganadera depende de la conversión de forrajes en carne que hace cada animal, por eso es tan importante que el pasto sea el mejor”, afirmó.
 
En Argentina, la integración de la producción agrícola y la intensificación de la ganadería pastoril, ha permitido aumentar la carga animal por hectárea y obtener mayor producción de carne de buena calidad.
 
Correa señaló que los restos de maíz y la soja, más las pasturas de base alfalfa son las que contribuyen a mantener 5 vacas por hectárea de pasturas en primavera y verano y más de un cabeza de ganado en otoño e invierno. (Lea: Usar microorganismos mejora sistemas silvopastoriles: estudio)
 
Héctor José Anzola Vásquez, coordinador de Investigación y Desarrollo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, explicó que los bovinos sobreviven con agua, 11 aminoácidos, 11 vitaminas, 11 minerales, más la fibra que proviene de forrajes de leguminosas y arbustos.
 
El torrente circulatorio y las células captan los nutrientes necesarios que se incorporan en la leche y carne que produce el ganado. Después, “lo que no sirve sale en forma de heces y orina, y es reciclado al volver a formar parte de los árboles y leguminosas”, señaló Anzola Vásquez. (Lea: Cuando el confort y la productividad pueden ir de la mano)
 
Es así como ambos expertos coinciden en afirmar que la adecuada alimentación de los bovinos repercute en la calidad de la producción de leche y carne; además hace más rentable el negocio ganadero en cualquier parte del mundo.