Infertilidad vacuna podría deberse a gen de toros presente en algunas reses

Por: 
CONtexto Ganadero
25 de Abril 2014
compartir
reproducción bovina
Se debe avanzar más en la investigación para conocer las causas de la presencia del cromosoma Y en las vacas. Foto: CONtexto Ganadero.
Un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, USDA (por sus siglas en inglés), reveló que la infertilidad en algunas vacas se debe a la presencia del cromosoma Y en su ADN.
 
Los científicos analizaron 6.400 vacas con la prueba DNA pooling y se comprobó que las reses infértiles o con baja reproducción tenían fragmentos del cromosoma Y en su ADN, el cual se halla solo en los machos que reúnen genes XY, mientras que las hembras heredan los cromosomas XX.
 
El estudio se hizo para guiar a los productores y médicos veterinarios sobre las causas que pueden afectar patrones genéticos, algo que necesariamente se refleja en los índices productivos del negocio ganadero. La investigación no paró allí y el resultado se verificó con otro método. (Lea: eCon ADN de pelo bovino se pueden mejorar fertilidad y sanidad)
 
“Para verificar estos hallazgos, los científicos utilizaron un test adicional de PCR, que es una forma barata y efectiva de identificar fragmentos del cromosoma Y. Entre los animales con bajo rendimiento reproductivo, la PCR mostró que el 25% de estas hembras en la población de Florida y el 20% en Nebraska tenían al menos un marcador genético significativo del cromosoma Y. Ninguno de los animales con alto rendimiento reproductivo presentaron estos marcadores, lo que indica que las hembras que no quedan gestantes es porque portan en su ADN fragmentos del cromosoma Y”, señaló el portal veterinario.
 
Claudia Jiménez, docente en el área de reproducción animal de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, señaló que el cromosoma Y está presente solo en machos y es “anormal” encontrarlo en hembras y esa puede ser una de las razones de la infertilidad.
 
"Dentro de las posibles causas está la presencia de freemartinismo (condición genética de bovinos) así como alteraciones que puedan ocurrir al momento de las divisiones que dan como resultado el espermatozoide donde el material del cromosoma X y del cromosoma Y se puedan cruzar o por mutaciones en los cromosomas y arreglos anormales. También se hace una hipótesis sobre la posibilidad de que esto sea una característica heredable".
 
La experta manifestó además: "habría que esperar los resultados definitivos que indiquen si es una característica que se ha transmitido, o si hay otra explicación a este evento. Sería interesante explorar en Colombia, pero el estudio se debe continuar para realmente demostrar qué es lo que está pasando".
 
Señaló que en Colombia se avanza en la investigación de los tratamientos hormonales más eficientes que puedan reducir problemas reproductivos, pero como son procedimientos costosos no se utilizan en grandes proporciones en la ganadería.
 
Para la especialista, la desnutrición es la principal causa de infertilidad en vacunos. “Si no se da suficiente alimento o el adecuado hay problemas en la reproducción”, anotó.
 
Esperanza Polanía, coordinadora de seguimiento epidemiológico de la Federación Colombiana de Ganaderos y el Fondo Nacional del Ganado, Fedegán-FNG, explicó que en el país se reportan varias enfermedades reproductivas, las cuales son de control no oficial. Por lo tanto, cada productor en su finca tiene la responsabilidad de prevenirlas, principalmente con una dieta nutritiva de alimentos.
 
La rinotraqueitis infecciosa bovina, lesptopirosis y neospirosis son enfermedades reproductivas presentes en Colombia. La primera genera abortos continuos, sumado de afecciones respiratorias y genitales. (Lea: Análisis de genes del ganado, una práctica con múltiples beneficios)
 
La lesptopirosis es una patología que afecta a humanos que tienen contacto con la bacteria leptospiras que se aloja en fuentes hídricas, alimentos o suelos. Las vacas padecen abortos, mastitis y en machos se detecta sangrado en la orina.
 
 La neosporosis causa abortos, y según la dimensión de la enfermedad, se sacrifican los animales infectados.