Mycoplasma bovis, la enfermedad que pone en jaque a Nueva Zelanda

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Abril 2018
compartir
mycoplasma bovis, mycoplasma bovis nueva zelanda, ganadería nueva zelanda, ganaderos nueva zelanda, fusil sanitario nueva zelanda, enfermedades vacas, enfermedades ganado, ganadería internacional, noticias ganadería, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero, ganadería colombia
La enfermedad tiene en alerta a los ganaderos de Nueva Zelanda. Foto: researchgate.net.
La presencia de dicho mal en suelo neozelandés, llevó al Ministerio de Industrias Primarias a tomar la medida de aplicar el fusil sanitario a más de 20 mil animales afectados. El mundo ganadero está atento a lo que genere esa situación.
 
El Ministerio de Industrias Primarias de Nueva Zelanda determinó que todos los bovinos ubicados en las propiedades infectadas con la enfermedad denominada como Mycoplasma bovis serán sacrificados, por dicha razón se trabajará con los granaderos de forma inmediata. (Lea: Enfermedades infecciosas de los bovinos que se pueden incrementar por la ola invernal)
 
"La depuración de hatos enteros en 28 propiedades infectadas es una medida crítica para controlar la propagación de la enfermedad y trabajaremos estrechamente con esos ganaderos para planear cómo se ejecutarán esas medidas", dijo Geoff Gwyn, jefe del ministerio.
 
"Este será un gran trabajo y no se hará de la noche a la mañana, pero nos reuniremos con los afectados en los próximos días para analizar la operación, desarrollar los planes y hablar sobre la compensación", amplió.
 
Todos los productores en donde hay presencia de la enfermedad serán compensados ​​por sus pérdidas. Mientras que el Ministerio de Industrias Primarias continúa construyendo su equipo de compensación para asegurarse de que los agricultores reciban una compensación lo más rápido posible. Una vez las granjas queden limpias y despobladas de la enfermedad, los agricultores pueden comenzar a reconstruir un hato libre de Mycoplasma bovis. (Lea: 3 enfermedades infecciosas que se pueden incrementar por la ola invernal) 
 
"Entendemos que este ha sido un momento increíblemente difícil para los agricultores mientras esperan que se tomen decisiones críticas sobre la gestión y el control de esta enfermedad", agregó Gwyn.
 
La prueba de leche de todas las fincas lecheras en Nueva Zelanda está muy avanzada y hasta la fecha solo ha identificado una nueva propiedad infectada.
 
"Esto, combinado con el extenso trabajo de vigilancia del MIP que rastrea todos los movimientos posibles de animales de granjas infectadas, nos da la confianza para decir que la enfermedad no está muy extendida, sino que está limitada a una red de fincas conectadas por movimientos de animales", reveló. (Lea: 9 enfermedades respiratorias que afectan al ganado bovino)
 
El ministro Gwyn sostuvo que la cartera trabajará con los ganaderos para desarrollar planes de manejo individuales en cada una de las propiedades, hasta que se tome la decisión de erradicar Mycoplasma bovis o pasar a la administración a largo plazo.
 
"Todos queremos erradicar el Mycoplasma bovis, pero tiene que ser técnicamente posible, prácticamente alcanzable y asequible para todos. Nos centramos en la resistencia de nuestras industrias láctea y la de carne vacuna, que contribuyen de manera significativa a nuestra economía y la de los agricultores”, argumentó.
 
Mientras MPI con los socios de la industria continuará centrándose en la vigilancia y seguimiento de la propagación de la enfermedad, se está trabajando para modelar la propagación potencial de Mycoplasma bovis en diferentes escenarios y en la comprensión de los costos y beneficios de las decisiones sobre la erradicación. (Lea: Cómo identificar, tratar y prevenir 7 enfermedades en vacas frescas)
 
¿Qué es Mycoplasma bovis?
 
Según lo explica Miguel Ángel Quiroz Martínez, médico veterinario-zootecnista de la Universidad Nacional Aútonoma de México, la enfermedad infecto contagiosa es causada por Mycoplasma mycoides variedad mycoides, microorganismo que pertenece a la familia de los Mycoplasmatales. Produce la enfermedad conocida como Pleuroneumonía contagiosa bovina (PCB).
 
Algunos de los signos que se presentan en los bovinos son fiebre de 40° C y una caída brusca de la producción de leche, anorexia, atonía ruminal, tos, bradicardia y depresión; el animal se aparta, no se mueve y permanece con las patas abiertas, el lomo arqueado y la cabeza extendida. Presentan dolor a la percusión torácica.
 
“El diagnóstico de la micoplasmosis se basa en la historia y los signos clínicos, en las lesiones y la histopatología. La pruebe de fijación del complemento y la de ELISA dan resultados confiables. Hay laboratorios de diagnóstico que aíslan micoplasmas a partir de la leche de vacas con mastitis, permitiendo identificar a las vacas para su aislamiento o segregación rápida del hato”, sugiere Quiroz Martínez. (Lea: 14 enfermedades sin control oficial atacan al ganado en Colombia)
 
La situación tiene a la expectativa a todos los ganaderos neozelandeses, ya que hasta el momento le fue aplicado el fusil sanitario a más de 22 mil animales.