Prueba de Eficiencia de Conversión Alimentaria, una apuesta de la ganadería paraguaya

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Julio 2022
compartir
Conversión alimentaria del ganado
Las pruebas de eficiencia de conversión alimentaria realizadas en Paraguay arrojan resultados favorables para seguir implementado dicha práctica. Foto: productivacm.com

La Asociación Brangus de Paraguay junto a la Ganadería Los Lazos, vienen realizando pruebas de eficiencia de conversión alimentaria, con resultados muy favorables.

 

Según una nota publicada en la página web de la Asociación, Jorge Bobadilla de Ganadera Los Lazos, explicó que son uno de los pioneros en la implementación de esta tecnología a nivel nacional. Reiteró su importancia para el sistema productivo porque ayuda a evaluar animales que consuman la menor cantidad de alimentos, ganando 1 kilogramo de peso vivo.

 

“Con esto introducimos un lote contemporáneo de animales, tanto machos como hembras, para tratar de sacar los mismos animales, igual o mayor ganancia de kilogramo con la menor cantidad posible de alimento, acompañado de una medición de ultrasonografía para categorizar de acuerdo a su conversión y producción de grasa”, explicó.

 

En el caso de Los Lazos, los animales categorizados son utilizados en el establecimiento y otros comercializados. “Son animales más eficientes y productivos para cualquier cabaña”, aseveró Bobadilla.
 

Esta tecnología, calificada como una innovación eficaz porque establece los kilogramos de alimento que se requieren para producir 1 kg de carne, está ganando gran protagonismo en todo el mundo. A nivel de Sudamérica, la utilizan países como Argentina y Brasil, y ahora se suma Paraguay. (Lea: Aumente la conversión del alimento en carne y mejore la rentabilidad de su negocio)

 

El objetivo de la prueba es recabar información de crecimiento, desarrollo, eficiencia, fertilidad y comportamiento de animales de diferente constitución genética en condiciones estandarizadas de ambiente y alimentación. Los resultados permiten identificar toros genéticamente superiores, evaluar variabilidad en los reproductores respecto a sus curvas de crecimiento, características de carcasa, circunferencia escrotal y capacidad espermática. También, recolectar información útil a la hora de evaluar y planificar programas de mejora genética.

 

De acuerdo con José Chagra, directivo de la ganadera Los Lazos y miembro de la Comisión Directiva de Brangus, el consumo residual consiste en unos comederos inteligentes que poseen básculas electrónicas y por medio de un chip que se le coloca al animal, se detecta cuánto se alimenta. Los animales con menor consumo residual son los más eficientes, ya que han llegado a un mismo peso con un consumo menor a lo esperado, lo que representa una importante reducción en los costos para el productor”, explicó.

 

La tecnología tiene capacidad para 64 animales, una duración aproximada de 90 días, lapso en el cual el rebaño consume el mismo alimento y lo que se va observando es cuántos kilogramos de comida consumió para adquirir un kilogramo de carne. Representa una medición de la eficiencia alimenticia independiente del grado de producción, apreciada como la diferencia entre el consumo observado y el esperado para cada toro”, señaló Chagra.

 

Explicó que es importante identificar a los individuos con mejor conversión porque hay una alta heredabilidad en ese carácter. “Siempre medimos cuántos kilogramos gana un animal pero nunca nos preocupamos por cuánta comida necesita para ganar un kilo y con esto lo podemos hacer. Existe una variación muy grande entre los individuos, hay animales que necesitan tres veces menos comida que otros para producir la misma cantidad de carne en el mismo tiempo”, indicó. (Lea: Cómo se produce la conversión de músculo a carne)

 

Por su parte, el experto brasilero, Jaime Urdapilleta, manifestó que esta innovación es muy importante para la economía del sistema ganadero porque la alimentación representa el 70 % de los costos de producción en un sistema de rodeo completo. Es significativa porque disminuye la necesidad de los costos de mantenimiento, además mejora el aprovechamiento de la alimentación para la producción de carne”, acotó.

 

Resaltó que el beneficio directo o el ahorro que genera para el productor ronda los USD 30 a 40 por mes, comparando los animales más eficientes con aquellos que no lo son tanto.