Agricultores de Atlántico, en un vaivén climático

Por: 
CONtexto Ganadero
16 de Enero 2013
compartir
Ganaderos damnificados del Atlántico por cambio climático
Los ganaderos de Atlántico esperan que el Estado les brinde ayuda en esta época crítica. Foto: CONtexto Ganadero.
Mientras el sur del departamento sufre de inundaciones, el otro lado del Atlántico es azotado por la ola de calor que el fenómeno de El Niño deja a su paso. Y es que en las zonas tropicales como esta los cambios climáticos son excesivos y las sequías son largas y dañinas para la economía, especialmente para la agrícola.
 
William Moreno, ganadero de Barranquilla, le dijo a CONtexto Ganadero que en estas épocas de invierno “las lluvias torrenciales y la creciente del río Magdalena inundan las partes bajas arrasando los cultivos, dejando los terrenos sin utilidad y destruyendo las obras de infraestructura para dejar así al departamento en un crítico estado vial, lo que perjudica la salida de alimentos a los mercados”.
 
En Atlántico no se sabe qué produce más damnificados, si el invierno o el verano; lo cierto es que sus efectos se sienten con más rigor en los pequeños agricultores, pues al no contar con sistemas de irrigación que contribuyan a neutralizar los efectos del verano, las cosechas de los productores solo dependen de variables climáticas.
 
Eduardo Enrique Pallares Santodomingo, Coordinador de la URDG de Atlántico y Magdalena de Fedegán, enfatizó que el gremio ganadero está trabajando con los proyectos locales para “solicitarle al ministro de Agricultura, por medio de una carta, la apertura de una bodega ganadera en cada proyecto, con el fin de prevenir esta catástrofe. Si no actuamos ya, el ganado se quedará sin agua y sin pastos, y la mortandad será grande”. (Ganaderos damnificados del Atlántico no creen en promesas del Gobierno).
 
Con este proyecto, se espera ayudar a los productores afectados por los efectos generados por los cambios climáticos que hoy tienen a esta zona del territorio nacional llena de deficiencias en la agricultura, la única fuente de subsistencia que tienen los campesinos.