Con genética y pasturas, ganadero cordobés es ejemplo en su región

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Marzo 2014
compartir
Gyrolandas
Con uso de genética de la raza gyrolanda, sumado a alimentación natural, Roberto Vuelvas es ejemplo a seguir en Córdoba. Foto: Suministrada.
A esta conclusión llegó un productor pecuario cordobés, quien desde su finca ubicada en Sahagún ha logrado unos altos niveles de rendimiento en materia de lechería, siendo un ejemplo a seguir por parte de sus colegas.
 
Lograr elevados rendimientos en materia de producción de leche, trabajar arduamente en inseminación artificial y ser un dinamizador de la economía local, son algunos de los éxitos que ha obtenido Roberto Vuelvas, un ganadero cordobés, quien gracias a su amor y dedicación por el quehacer productivo, se ha convertido en un ejemplo a seguir por sus colegas en Sahagún. (Lea: Cauca respalda fortalecimiento de la lechería especializada)
 
El empresario ganadero viene trabajando en su hato con vacas de raza gyrolanda, las cuales reciben genética de forma artificial de toros gyr, holstein y gyrolanda, llevándolo a obtener durante tiempo seco 11.6 litros en ordeño manual y en invierno alcanzó 14.6 litros bajo la misma técnica.
 
Sin embargo, el éxito no es solo consecuencia de los embriones que reciben las reses que tiene Vuelvas en su predio, una adecuada alimentación a base de pasturas frescas, las cuales son rotadas cada 12 horas, han permitido que los animales estén en óptimas condiciones de peso, sin necesidad de usar suplementos de forma permanente.  (Lea: Experto mundial en lechería visitó hatos ganaderos en Cundinamarca)
 
“Nosotros hemos logrado estos rendimientos con mucho esfuerzo. Para llegar a una óptima producción láctea hemos alimentado de la mejor manera a las reses, es más si un animal produce menos de 10 litros, lo sacamos del hato, porque queremos es calidad. Y el otro aspecto importante es el uso de 2 pajillas, lo que ha permitido un elevado índice de preñez, muy superior a lo que se conoce en la región”, argumentó Roberto Vuelvas.
 
En materia de genética el ganadero amplió y aseguró que su estrategia de introducir 2 muestras de semen aunque podría parecer más costoso, no lo es, ya que durante su época de celo es importante hacer un procedimiento adecuado y así evitar pérdidas económicas por una baja cantidad de vacas preñadas. (Lea: Todo un reto producir leche en el trópico del Meta)
 
Sin embargo, para Jorge Aguirre, gerente de Empresa Genética Especial, este procedimiento no es el más idóneo, ya que si realiza 2 veces la aplicación del semen, no solo hay un sobrecosto en el procedimiento, sino que la calidad de la pajilla no es de óptima calidad. 
 
"Si se están usando 2 muestras genéticas de las más económicas del mercado que pueden estar alrededor de los $10 mil cada una, serían $20 mil solo en el proceso de preñez, que sería un aumento en los precios, por lo que sería necesario revisar qué semen se está usando, la raza y los motivos para que se esté presentando esta situación", replicó Aguirre.
 
El ganadero también se ha visto afectado por el intenso verano que azota a la región Caribe, a tal punto que su pozo artesanal y de cual proveía de agua a su empresa productiva se secó, lo que lo obligó a movilizar un poco más a las reses hasta una represa con la que ha sabido sortear las inclemencias del clima.
 
“La idea ahora es construir un pozo profundo y trabajar con un sistema de riego en un espacio de 30 hectáreas, para que cuando se presenten estas temporadas de verano tan extensas, no falte alimento ni agua”, le contó Vuelvas a CONtexto Ganadero. (Lea: Al alza producción y comercialización de leche colombiana)
 
Su constancia y dedicación le permitió al ganadero que una reconocida compañía lechera le pagara su producto a $1.010 por litro, debido a las buenas prácticas de ordeño que les ha inculcado a sus 17 empleados, quienes todos viven en la zona, la buena cantidad de sólidos, grasa y proteínas. Además de este precio, la entidad lo ha buscado en varias ocasiones para que les explique a sus colegas productores el éxito de su explotación. (Lea: Productores dan un paso más hacia la formalización de su labor)
 
“Acá ha venido mucha gente a conocer nuestra experiencia, pero si uno no es un enamorado de la lechería, es muy complicado que tenga muy buenos resultados, porque muchas veces hay que ensayar, equivocarse y seguir trabajando”, remató el ganadero.