Este estudiante visita ganaderías de Boyacá palpando e inseminando vacas

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Enero 2020
compartir
Estudiante medicina veterinaria Boyacá, Palpación rectal, servicios de medicina veterinaria en ganadería, médico veterinaria ganadería, estudiante ganadería, Estudiante Palpación Rectal, Ganadero Saboyá Boyacá, José Rafael Rojas, crónica ganadero Boyacá, producción de un ganadero Boyacá, Círculos de excelencia ganaderos, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Luis Felipe Rojas se ha convertido en un especialista en reproducción bovina. Aquí se ve haciendo una palpación a una vaca. Foto: Cortesía

Luis Felipe Rojas, hijo del ganadero Rafael Rojas de Saboyá, se formó de la mano de uno de los médicos veterinarios más reconocidos de la región en temas reproductivos y hoy en día visita las fincas vecinas ayudando en tareas que solamente han aprendido unos cuantos en la región.

 

Además de aprender del oficio gracias a sus padres, Luis Felipe resolvió estudiar Medicina Veterinaria en la Universidad de la Salle en Bogotá. Ad portas de obtener su título, reveló cuál es el enfoque que más le interesó. (Lea: Los 4 objetivos de la palpación rectal en bovinos)

 

“En primer semestre hice un curso de inseminación artificial, y luego de ver unas materias interdisciplinarias de la carrera empecé a interesarme por el tema de la reproducción, viajaba cada 8 días a la finca, palpaba las vacas y las inseminaba”, contó. 

 

Debido a su creciente interés, consultó al médico veterinario encargado de la reproducción en la finca de su padre, el Dr. Jorge Suárez, reconocido en varias regiones del país por prestar asistencia en servicios de biotecnologías de reproducción, especialmente en lecherías.

 

“Él palpaba 200 vacas y yo estaba junto a él haciendo lo mismo, aprendiendo cada día de su experiencia y de la teoría que él me daba”, relató el estudiante. (Galería: La finca Quebraditas I, un ejemplo para los ganaderos de Saboyá y otros municipios de Boyacá)

 

Para su padre, es un gran orgullo que su hijo haya aprendido de la mano del Dr. Suárez, no solo por los conocimientos que adquirió, sino también porque se trata de una rara oportunidad. Ante las múltiples ocupaciones del médico veterinario, no es común que aleccione a los estudiantes.

 

En principio, Luis Felipe se dedicó únicamente a la finca de su padre, mientras ganaba experiencia. Con el tiempo, se aventuró a asesorar a otros productores que le consultaban. A medida que se notaron los resultados, los ganaderos lo recomendaron a sus vecinos.

 

Cuando iba a diagnosticar una vaca o a sincronizarla para que inseminarla y el procedimiento era efectivo, esa persona me recomendaba con otra, le pasaban mi número y yo iba, y así me di a conocer”, dijo. (Lea: La importancia de la asistencia técnica integral en predios ganaderos)

 

De la misma manera, Rojas se interesó por la clínica veterinaria, profundizando su conocimiento en enfermedades y cirugías, atendiendo los casos que ocurren en la finca familiar, en las de sus parientes o en las de los vecinos.

 

Así comencé a trabajar, a llenarme de confianza a la hora de hablar a las personas. Ahora les explico, les doy el diagnóstico. Con la palpación o la inseminación, es igual”, dijo. (Lea: Esta finca lechera de Saboyá es un ejemplo de producción para sus vecinos)

 

El estudiante ha asumido su rol como médico veterinario especializado en reproducción para la zona rural de Saboyá y de los municipios circunvecinos, cumpliendo una necesidad sentida de los ganaderos que requerían estos servicios pero no disponían de un profesional para realizarlos. 

 

En la zona, son muy pocas las personas que se dedican a hacer este trabajo, con esa eficiencia. Tengo que seguir estudiando, leer sobre patologías y actualizarme todo el tiempo, practicando para seguir siendo efectivo en esta labor”, concluyó.