Ganaderos de Guaviare y el Meta en alerta por ataques de la langosta

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Julio 2020
compartir
langosta, insecto, pérdidas, Praderas, establecimiento, ganaderos, Meta, Vichada, Comité de Ganaderos, Llanos Orientales, ganadería extensiva, quemas, control biológico, control químico, ICA, Agrosavia, pastos nativos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La langosta que por esta época ataca las praderas de regiones de Vichada y Meta tiene en alerta a los ganaderos quienes piden la pronta intervención del ICA. Foto: prensalibrecasanare.com

Ante las noticias de langostas que atacaron en el sur del continente, los ganaderos y agricultores de los Llanos Orientales de Colombia prendieron las alertas por la presencia de dichos insectos en esta parte del país.

 

Aunque no se trata de la misma langosta que atacó en el sur del continente, la que se presenta en los Llanos Orientales tiene presencia en Colombia hace más de treinta años, es cíclica y siempre está presente, pero cada tres o cuatro años aparece con más virulencia. (Lea: Plaga de langostas amenaza salud alimentaria de África)

 

Según el gerente del comité de ganaderos del Vichada, Alcibiades Silva, la langosta siempre ha existido en el llano y como allí la ganadería es extensiva no había problema que se comieran 100 o 200 hectáreas de pasto, pero ahora se ha reducido el tamaño de las fincas, se aumentó el hato y hay mayor productividad, por lo que el problema con este insecto es cada día más serio.

 

Además, establecer una hectárea de pasto cuesta alrededor de un millón de pesos y por eso un ataque de langostas que arrase varias hectáreas genera una pérdida importante.

 

Así mismo, el llanero tenía una práctica cultural que no es recomendable pero que resultaba efectiva para acabar con este insecto que eran las quemas de la sabana en verano, entre diciembre y marzo, para que con la llegada de las lluvias en abril no se reproduzca la langosta pero esto se prohibió y se está convirtiendo en una plaga.

 

En estos momentos hay una población grande de estos insectos principalmente en Cumaribo, Puerto Carreño y La Primavera y no tanto en Rosalía porque allí las sabanas son más bajas y se inundan y a las langostas no les gusta el agua. (Lea: Preocupación por brote de langosta llanera en Vichada)

 

En el caso de la ganadería, La Primavera es el sitio de mayor preocupación porque allí se focaliza el 60 % del hato ganadero del Vichada y donde hay mayor productividad.

 

Como están prohibidas las quemas se le está pidiendo al gobierno que intervenga y realice el control biológico y que le enseñe a los ganaderos porque no se tiene la experiencia para realizarlo.

 

Si no se controla de aquí a septiembre es imposible porque ya crece y con la entrada del verano pasa y pone sus huevos en diciembre y vuelve y brota”, dijo.

 

En estos momentos no es catastrófico pero en tres años lo va a ser y de ahí empezar a controlar desde ahora. “El ICA está tratando de buscar una solución, de ver cómo se hace pero por ahora no parece que tengan nada. Están tratando de establecer un protocolo”. (Lea: La 'plaga bíblica' de vuelta en Colombia)

 

En el Meta

 

Por su parte, el gerente del comité de ganaderos del Meta, Luis Eduardo Arias, señaló que el actual episodio de la langosta comenzó por la información de que estaba subiendo la langosta de Argentina a Brasil y se pensó que llegaría a Colombia pero se debe tener en cuenta que esa langosta del sur del continente no es la que está en nuestro país porque la otra tiene una barrera natural que es la selva amazónica donde terminan.

 

En cambio, la langosta que se está propagando en los Llanos Orientales es una que se conoce como langosta de arena y tiene de 3 a 5 centímetros y es de color café.

 

Además, esta es cíclica y se presenta en brotes que atacan a las praderas de ganadería cada determinado tiempo, el último fue hace tres años y antes de eso hacía cinco años no se registraba por lo que no se puede precisar cuándo se va a presentar.

 

Sin embargo, cuando se presenta hace ataques bastante virulentos dañando las praderas nativas de sabana, pastos mejorados y algunos cultivos, particularmente lo que tiene que ver con gramíneas. (Lea: Metenses se preparan para combatir la langosta llanera)

 

La afectación directa en la ganadería es la reducción en el alimento para los animales porque es mucho el daño que hace al forraje pero no se tiene conocimiento que haya efectos nocivos en la salud del ganado porque tendría que haber una ingesta muy grande de insectos para ello.

 

En esta ocasión inició con brotes y ataques muy fuertes en el Vichada y se ha venido trasladando hacia el departamento del Meta y se tienen reportes que está causando daños principalmente en el municipio de Puerto Gaitán e incluso parece que llegó a Puerto López y algo en Mapiripán.

 

Aunque en estos momentos en el departamento del Meta no se registra una afectación grave, sí se presentan casos esporádicos. Generalmente aparecen en este pico de invierno y van hasta final de año cuando comienza la temporada seca.

 

Sobre cómo controlar la langosta, la recomendación que desde el comité se les hace a los ganaderos es que informen y se informen en el ICA que tiene unos protocolos establecidos de tiempo atrás para el control de este insecto y cuál es la metodología para tratar de evitar todo el daño que causa.

 

Lo importante es atacar en las fases primarias del desarrollo de este insecto que es donde se puede controlar con mayor facilidad. (Lea: Covid-19 y langostas del desierto amenazan la seguridad alimentaria en África)

 

Responde el ICA

 

El ICA a través de un comunicado informó que desde el año 2014, junto a Agrosavia, hacen seguimiento a este insecto luego de que los ganaderos hicieron los primeros reportes de la presencia del mismo en los municipios de Puerto Gaitán, Puerto López, Mapiripán y Puerto Concordia en el Meta. De manera inmediata, el ICA inició el manejo respectivo aplicando controles biológicos a través de un hongo entomopatógeno, el cual controla la población sin causar daño a otras especies y depredadores naturales.

 

El ICA con el apoyo de las autoridades locales y los productores, realiza continuamente acciones de monitoreo y control, en municipios como la Primavera, Vichada y otras zonas de la Altillanura con el objeto de brindar el conocimiento, manejo y control adecuados. Actualmente, las dos entidades acompañan a los productores en el monitoreo de los focos o brotes y para su control se recomienda el uso de métodos biológicos.

 

Este insecto se alimenta especialmente de pastos nativos y cultivos de pancoger, generando un impacto negativo para el alimento y la producción animal del esta región país.

 

El ICA también tiene implementadas estrategias de control químico, con las cuales busca atacar focos de manera local en los predios afectados, de esta manera se pueden reducir las poblaciones y evitar que las nuevas generaciones de insectos sean aún más numerosas. Las aplicaciones se hacen directamente a ninfas en los meses de abril a agosto, efectuando fumigación a los focos de afuera hacia adentro con equipos que garanticen una cobertura mínima de cinco metros. (Lea: Langosta brasilera vuelve a las sabanas del Vichada 16 años después)

 

La dosis con la cual se aplican los diferentes productos para controlar el insecto se definen, entre otras, por el estado biológico de la langosta, dado que en estados ninfales tempranos, el insecto es más susceptible a los productos aplicados, en estado adulto se necesita una concentración mayor de producto por su cutícula gruesa.

 

La multiplicación de estas langostas es favorecida por condiciones ecológicas óptimas para la especie, tales como suelo de textura dominante areno- arcillosa, temperatura media de 27°C, humedad relativa alta (70 a 85 %) y vegetación constituida principalmente por pasturas y praderas.

 

El Instituto recomienda a los productores de la región proteger la avifauna ya que son depredadores naturales de insectos, los cuales ayudan a mantener baja la población de langostas; adicionalmente, aconseja no efectuar quemas de pastos donde haya presencia de este insecto plaga ya que los rebrotes son consumidos inmediatamente por la langosta.