Predios en norte de Sucre afectados por fuertes vientos y lluvias escasas

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Agosto 2016
compartir
región Caribe, Sucre, norte de Sucre, Sincelejo, vendavales afectan predios ganaderos en Sucre, afectaciones Sucre lluvias irregulares 2016, reservorios de agua norte de Sucre, vendavales arrancan ramas de cercas vivas, vendavales Sucre noticias 2016, lluvias irregulares, afectaciones gusano y mión de los pastos en el Caribe, lluvias irregulares en Sucre, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
Fuertes vientos, plagas en pastos y malezas son los problemas que más están afectando a los ganaderos del norte de Sucre. Foto: elbosquesilencioso.com / www.bioeco.co.cr / foro.portalplantas.com.
Los fuertes vendavales que se registraron en días pasados en Sincelejo también han afectado algunas fincas ganaderas, que ya tienen dificultades por cuenta de las plagas y las malezas en sus potreros.
 
Jorge Eliécer Pérez Buelvas, profesional en Sincelejo del Fondo Nacional del Ganado, FNG, declaró que el pasado sábado 20 y la noche del lunes 22 de agosto hubo vientos fuertes que levantaron los techos de las casas y provocaron la caída de árboles.
 
“(Los vientos) están en todas partes, lo que pasa es que se sienten más en la ciudad porque hay más casas. Pero usted va a las fincas y encuentra árboles en los suelos y las cercas vivas dañadas”, precisó. (Lea: Ganaderos de la sabana de Sucre denuncian olvido del Gobierno)
 
El profesional explicó las afectaciones en predios por los fuertes vientos
 
Pérez Buelvas explicó que las cercas vivas que rodean algunos predios se deterioraron por la caída de las ramas, por lo que los trabajadores han tenido que reparar alambres y colocar postes de madera donde antes había troncos de árboles, o reemplazar con nacederos y esperar a que crezcan.
 
El otro problema para los ganaderos ha sido la falta de precipitaciones constantes. Si bien es cierto que el pasado sábado cayeron 18 mm y la noche del lunes 18 más, el profesional del FNG precisó que es necesario un régimen prolongado, porque de lo contrario no hay una recuperación completa.
 
Las lluvias ocasionales han ocasionado la continua aparición de plagas y malezas en los pastos. Juan Carlos Romero, productor de la región, aseguró que el sector está atravesando un difícil momento. Por la escasez de lluvias, los ganaderos han demorado mucho en erradicar las plagas. (Lea: Ganaderos del país no están preparados para el fenómeno de La Niña)
 
Los serenos han sido esporádicos y sectorizados. En el golfo de Morrosquillo hemos tenido mucho problema con el gusano y el mión, que se ha originado por la falta de agua”, precisó.
 
Romero hizo referencia a las plagas del gusano y el mión de los pastos, que salen con las primeras lloviznas. Normalmente, cuando comienza la temporada de precipitaciones, el agua ahoga a los insectos y el predio completa su recuperación.  
 
A esto se suma la aparición de malezas como la pringamosa (Urtica), el bicho (Cassia tora) y la zarza (Rubus ulmifolius). Este tipo de plantas y los insectos que comen pastos evitan el crecimiento de forrajes para alimentar a los bovinos. (Lea: Condiciones climáticas de Sucre vuelven a empeorar)
 
De acuerdo con el profesional, la situación ha sido menos dramática que a comienzos del año, pues los productores optaron por trasladar gran parte de sus bovinos a la ciénaga de San Jorge y La Mojana, al sur de Sucre, como tradicionalmente lo hacen.
 
En esta ocasión, la región tuvo una mejor recuperación y dispone de más pastos que en enero y febrero, por lo cual los ganaderos llevaron las vacas recién paridas y dejaron las escoteras en esa zona del departamento.
 
Finalmente, Pérez Buelvas insistió en la necesidad que tienen los ganaderos de construir más reservorios de agua para paliar la escasez del líquido vital, no solo en épocas de intensa sequía sino en temporadas como esta, pues las lluvias irregulares también afectan. (Lea: Lluvias irregulares en el Caribe terminan afectando al sector)
 
En el verano, las fincas se quedan sin agua para el ganado y los potreros. Sería bueno que hubiera reservorios de agua más grandes, para que los productores puedan tener un riego de una o 2 hectáreas de pastos”, señaló.