Sacrificio ilegal de reses mantiene en alerta a Córdoba y Cesar

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Enero 2014
compartir
Sacrificio clandestino de ganado
De acuerdo con Frigocer-Expocol, el sacrificio clandestino en Córdoba es de 10 mil 500 reses al año. Foto: Gobernación.
Aunque las autoridades policiales aseguran que han desarrollado estrategias para controlar este flagelo, los frigoríficos autorizados informan que cada día se sacrifican más semovientes de manera ilegal.
 
A pesar de que no hay cifras oficiales concretas sobre el sacrificio clandestino de ganado en los departamentos de Córdoba y Cesar, lo cierto es que, de acuerdo con los consumidores de las regiones, este flagelo sigue existiendo e incluso aseguran que la Policía Nacional, aunque conoce los casos en muchos municipios no realiza acciones por no quitarle el trabajo a los que viven de esto.
 
William Botero Masad, gerente general del frigorífico Red Cárnica, ubicado en el municipio de Ciénaga de Oro, asegura que un estudio realizado en su empresa concluyó que por cada res que se sacrifica en una planta apropiadamente acondicionada en el departamento de Córdoba, un total de 3,5 semovientes se inmolan por otro lado. (Lea: Sigue sin freno el sacrificio ilegal en el país)
 
Claro está, no todos los animales son sacrificados en forma clandestina, pues puede suceder que algunas sean beneficiadas en Corozal, en Sucre, o Caucasia, en Antioquia, porque el impuesto de degüello es más económico que en nuestro departamento”, agrega Botero Masad.
 
Asimismo, el gerente general de Red Cárnica, informa que el sacrificio clandestino está en este momento disparado por la falta de control de las entidades competentes, convirtiéndose en el mayor desangre económico de las empresas dedicadas al beneficio animal.
 
Impuesto de degüello, un arma de doble filo
 
De igual forma, William Botero Masad considera que la reducción de la tarifa del impuesto de degüello que realizó la Gobernación de Córdoba en 2013, no tuvo el efecto que se esperaba por no tener apoyo de entes municipales y departamentales. (Lea: Contrabando y sacrificio ilegal arremeten en Colombia y Venezuela)
 
Esta acción no estuvo acompañada de una estrategia interinstitucional de divulgación y control con elementos preventivos y sancionatorios estrictos en la que tendría que participar el Ministerio de Salud con el Invima, las secretarías de Hacienda y de Salud, y la Policía Nacional”, acota Botero Masad.
 
En la misma línea, Jorge López Velásquez, director comercial de la planta de beneficio Frigocer-Expocol, informa que la clandestinidad del sacrificio bovino en la región se está dando por la falta de control de las autoridades departamentales, municipales y, particularmente, policiales.
 
Nosotros somos hoy en día una planta regional, porque sacrificamos para municipios como Cereté, Ciénaga de Oro, Sahagún y Planeta Rica y, por jurisdicción, también le podemos prestar el servicio a San Pelayo”, añade López Velásquez.
 
De acuerdo con las estadísticas que manejan en esta planta de beneficio, el sacrificio clandestino en los municipios de influencia de la empresa es de 10 mil 500 reses al año, sin conocerse qué pasa en el resto de los municipios del departamento.
 
Gobernabilidad, la meta del ente de seguridad
 
Frente a esto, el comandante del Batallón de Ingenieros ‘Manuel Alberto Murillo González’, teniente coronel Diego Pastrana García, explica que los corregimientos alejados han sido en continuas ocasiones blanco de sacrificio clandestino y abigeato. (Lea: Contrabando y sacrificio ilegal preocupan al gremio ganadero)
 
Aunque se han desarrollado diferentes estrategias para frenar el flagelo, la solución no está en colocar un solado en cada finca, sino en tener buenas herramientas de inteligencia. Por eso, este año buscaremos compenetrar más a la población civil por medio de actividades como brigadas se seguridad y red de cooperantes”, culmina el teniente coronel Pastrana García.
 
Para 2014, el ente de seguridad tendrá como meta demostrar que el Estado está llegando a todas las zonas del país con gobernabilidad para que, acciones delictivas como el sacrificio ilegal, no continúe asechando la paz de la población colombiana.