Alarma en Nariño ante el exceso de sacrificio ilegal

Por: 
CONtexto Ganadero
15 de Julio 2013
compartir
Sacrificio en Ipiales
Ipiales es uno de los municipios que cuenta con planta autorizada por el Invima. Foto: Alcaldía de Ipiales.
El departamento, que solo cuenta con 6 plantas autorizadas para el beneficio de bovinos y porcinos, se encuentra en alerta ya que no hay ningún tipo de control para detener esta actividad que perjudica seriamente a los productores.

65 municipios integran el departamento de Nariño. De estos, solo 6 tienen una planta de sacrificio autorizada por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, para sacrificar bovinos y porcinos, el resto de la carne que se consume en esta zona de Colombia proviene de mataderos clandestinos que no cuentan con las condiciones mínimas de salubridad, situación que tiene alarmados a quienes se dedican a esta actividad de manera legal. (Lea: Certifican planta de sacrificio en Santa Bárbara de Pinto)

Según expresó Elber Muñoz, jefe operativo del Frigorífico Jongovito en Pasto, esta situación cada vez es más compleja, porque en el resto de zonas donde no hay lugar apto para el sacrificio, lo hacen en las peores condiciones de sanitarias, poniendo de este modo en riesgo la salud de quienes consumen los productos.

“Es una problemática muy compleja, porque en Nariño los municipios de Pasto, Ipiales, Sandoná, Samaniego, Túquerres y Guachucal, son los únicos autorizados por el Invima para realizar el beneficio de forma legal, el resto son mataderos ilegales que no cumplen las normas o en el peor de los casos son clandestinos”, sostuvo Muñoz. (Lea: Expendedores de carne construirían planta de sacrificio en Caquetá)

Álvaro Berdugo, profesional del Invima en Nariño, aseguró que la entidad se encarga de ejercer vigilancia sobre los frigoríficos legalmente constituidos y que no es su competencia controlar la situación del sacrificio ilegal.

“Esa es una obligación por parte de los representantes legales de los municipios, es decir de los lcaldes municipales, así lo expresa el decreto 414 de 2007. Nosotros podemos hacer una labor de acompañamiento, siempre y cuando la soliciten, pero la responsabilidad frente a los mataderos clandestinos es de los municipios”, precisó Berdugo. (Lea: Planta de sacrificio de Marsella será adecuada por la Alcaldía)

Ante esta crisis, Horacio Restrepo propietario de la planta de sacrificio de Tumaco, que espera poder reabrir en poco menos de 2 meses, aseguró que la decisión está en veremos hasta que no se haga algo con las personas que se dedican al beneficio clandestino.

“Nosotros cerramos el frigorífico porque la cantidad de reses para beneficiar bajó notoriamente, pues pasó de 20 a 8, lo cual nos obligó a despedir personal, todo esto por cuenta del sacrificio ilegal que nos afecta seriamente”, expuso Restrepo. (Lea: Planta de sacrificio de Tumaco será abierta en 2 meses)
 
Por su parte, Álvaro Arturo, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Nariño, aseguró que esta crisis que presenta el departamento se debe a que el Invima ha cerrado algunas plantas en varios municipios sin ofrecer solución alguna, lo cual ha obligado a que los ilegales hagan de las suyas ante la necesidad de carne que tienen las poblaciones nariñenses.

“Como no hay un lugar legal para sacrificar el ganado, la gente de los poblaciones pequeñas ha optado por hacerlo en sus fincas o en un potrero, sin ningún control de Salud Pública, que en algunos municipios ni existe”, sostuvo Arturo. (Lea: Gobernación del Tolima controlará el impuesto al sacrificio de ganado)

Ante esta situación, este medio habló con el Intendente jefe, Juan Alejandro Chicaiza, Subcomisario del Grupo de Carabineros y Guías Caninos de la Policía en Nariño, quien aseguró que el personal que tiene a su cargo ha venido trabajando para combatir este delito que pone en riesgo a los consumidores del departamento.

“Nosotros hacemos un control permanente en las plazas de mercado de Túquerres, Guachucal y Pasto, además vamos frecuentemente a las famas y expendios de carne en compañía de Salud Pública para controlar esta situación. Con estas operaciones, el año pasado incautamos 5.5 toneladas de carne que fue sacrificada de forma ilegal, pero seguimos trabajando para contrarrestar este delito", explicó el Subcomisario. (Lea: Leve incremento de sacrificio de ganado al final de 2012)

Restrepo invitó a las autoridades de Policía a hagan un control más fuerte para evitar esta situación que sigue poniendo en riesgo a los consumidores de carne del departamento.