Santander vive por estos días fuertes contrastes climáticos

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Marzo 2016
compartir
cambios climáticos afectan sector ganadero de Santander, incendios, Heladas, lluvias y sequía afectan sector ganadero de Santander, ganadero y productores de Santander preocupados por el cambio climático
Incendios, heladas, lluvias y sequía son panoramas que deben enfrentar los ganaderos de Santander. Foto: CONtexto Ganadero.
Actualmente, el departamento está viviendo las inclemencias que ha causado el fenómeno de El Niño. Incendios, heladas, lluvias y sequía son escenarios frecuentes en distintos puntos de la región.
 
Debido a los cambios bruscos de temperatura, los ganaderos de las provincias de Mares, García Rovira, Soto y Comunera se enfrentan diariamente con dificultades que ponen en riesgo su actividad.
 
Incendios 
 
Esther Prince Durán, profesional en Bucaramanga en Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado expuso que en el municipio de Sabana de Torres, en la vereda Provincia se presentó un incendio que arrasó más de 400 hectáreas.
 
La profesional del FNG comentó que en la provincia de Mares se han presentado diferentes conflagraciones, pero que lo preocupante del episodio en Sabana de Torres es que el incendio duró más de 7 días y dejó a su paso no solo pérdidas económicas sino afectaciones en la fauna que serán irreparables.
 
Cuando se presentan este tipo de eventos, los ganaderos se ven obligados a desplazar sus animales a otras regiones porque cuando el pasto se quema, es muy difícil solucionar el tema de la alimentación de las reses. Además, los daños que sufrieron los bosques y los animales que vivían allí es lamentable”, explicó Prince. (Lea: Verano pone en 'jaque' a ganaderías de Santander)
 
De acuerdo con Raúl Silvestre, ganadero afectado por el incendio en la Sabana de Torres, la conflagración se presentó porque un estudiante inquieto de un colegio agropecuario de la vereda la Provincia decidió prenderle fuego a una caña brava, lo que terminño afectando unos cultivos de palma y un bosque nativo que estaban en su predio.
 
Agregó que en el área natural que había en su predio, y que nunca había sido tocada, había yacimientos de agua, flora y fauna. Anotó que micos, iguanas, serpientes, chigüiros, tortugas, culebras y pájaros tuvieron que salir a buscar refugio, el daño a su hábitat fue muy grande. Los árboles nativos también sufrieron daños.
 
Más o menos, el incendio afectó unas 400 hectáreas de las cuales 46 eras mías. Cuando me di cuenta que las llamas se estaban esparciendo por mi predio me tocó recoger el ganado que estaba contra la montaña y llevarlo a otra finca. Hicimos guardarrayas con tractores para intentar controlar el incendio y evitar que siguiera avanzando”, relató Silvestre.
 
El ganadero perjudicado aseveró que las pérdidas económicas que sufrió son incalculables, que además de los daños en el bosque nativo y en las reservas de agua, también hubo afectaciones en las cercas de la finca y por supuesto en los potreros.
 
Heladas
 
Diego Eduardo Ríos, líder regional del proyecto de Asistegán en Santander y funcionario del FNG, aseveró que los contrastes por cuenta del cambio climático son muy marcados pues hay zonas en las que las temperaturas bajan a casi 0 grados centígrados, mientras que en otras regiones de Santander se vive una intensa sequía, con la que incluso se presentan cortes en el suministro de agua potable. (Lea: El río Suárez se está secando, ¿cómo afectará al sector pecuario?)
 
"Listara, vereda de San Andrés y Tinaga del Cerrito enfrentaron una helada tan fuerte que los cultivos de cerca de 250 hectáreas quedaron totalmente destruidos. Los productores de estas veredas de la provincia de García Rovira están muy preocupados por la situación. La mancha blanca en los predios tomó el aspecto de tierras cuando les aplican cal para corregir el PH. El hecho produjo además la afectación de cultivos de la zona, en especial de papa y pastos para los bovinos”, describió Ríos.
 
Lluvias
 
El funcionario del FNG afirmó que la situación que se vive en la provincia de Soto, que comprende todos los municipios que están alrededor de Bucaramanga es muy diferente. Comentó que en los últimos días se han presentado lluvias esporádicas que en vez de beneficiar, agravan un poco más la situación.
 
Últimamente han caído precipitaciones poco usuales, que han hecho que aumente el calor. Estas lluvias lo que hacen es perjudicar porque aumenta la presión atmosférica por el hecho de haber humedad y calor. El agua que cae no alcanza a ser aprovechada por el suelo, ni mucho menos a ser recolectado por las personas”, puntualizó el líder regional del proyecto de Asistegán en Santander.
 
Sequía
 
Carlos Andrés Pinilla Galvis, presidente del Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suárez, en Santander, aseguró que si bien en algunas zonas del departamento ya ha empezado a llover, en los municipios de su región aún no caído ni una sola gota.
 
Los municipios que están dentro de la zona de influencia y que se encuentran en emergencia debido a que no se han presentado lluvias en lo que va corrido del año son: Socorro, Palmas del Socorro, Galán, Palmar, Chima, Guadalupe, Simacota y Guapota.
 
“En algunas fincas ya no hay agua ni comida. Algunos ganaderos de la región han sido beneficiados con ayudas del Gobierno, pero las cantidades de alimentos no han sido suficientes para satisfacer la necesidad, por eso decidimos enviarle una carta a la Gobernación solicitándole ayuda para comprar caña, silo o cualquier otro tipo recurso para tratar de sobrellevar lo que queda del verano”, manifestó Pinilla. (Lea: Los 5 departamentos más afectados por el verano en el país)
 
Agregó que teniendo en cuenta la crítica situación económica de los ganaderos que ha sido generada por la escasez de alimento para los bovinos por cuenta del intenso verano, es urgente que el sector reciba ayudas. Planteó que el gremio espera trabajar en conjunto con la Gobernación en propuestas y programas relacionados con el tema, que se puedan llevar a la región.
 
La situación que enfrentan los productores y ganaderos de las diferentes provincias de Santander se complica con el paso de los días y la preocupación aumenta porque aún faltan algunos meses para que termine el verano. El gremio solicita ayuda al gobierno departamental y central para intentar hacerle frente a estas problemáticas.