5 árboles comúnmente utilizados en sistemas silvopastoriles

Por: 
Mayra Pallarez
23 de Mayo 2016
compartir
sistemas silvopastoriles, tipos de árboles, importancia de los árboles, bondandes de los árboles, sector ganadero, trópico alto, trópico bajo, contexto ganadero
El tipo de árbol que se utiliza en un sistema silvopastoril depende de la región, la necesidad, interés y gusto del productor. Foto: Contexto ganadero.
En el país existen más de 4.000 hectáreas que cuentan con este tipo de plantaciones, que se constituyen como la gran apuesta del sector para mejorar la productividad y sostenibilidad de la actividad ganadera.
 
Este tipo de sistemas toman cada vez más fuerza en Colombia y los ganaderos han aprendido a valorar sus beneficios productivos y económicos.
 
Existen un sinnúmero de especies que son utilizadas en estos sistemas. A la hora de escoger el tipo de árbol influyen aspectos como la región del predio, la necesidad de la finca, el interés y gusto del productor.
 
Contexto Ganadero decidió hacer un top 5 de los árboles que son empleados usualmente por los productores pecuarios en Colombia. (Lea: Sistemas silvopastoriles ayudan a conservación del agua)
 
Totumo
 
Andrés Zuluaga, coordinador del proyecto de Ganadería Colombiana Sostenible, de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, explicó que es una especie muy utilizada en diversas zonas del país, especialmente en el Caribe, porque tiene un buen desarrollo, produce frutos y puede tolerar condiciones de sequía e incluso encharcamiento.
 
“Es una variedad interesante para los ganaderos ya que tiene múltiples bondades y es muy fácil de reproducir”, indicó.
 
De acuerdo con Luis Solarte, zootecnista e Investigador de la Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria, Cipav, este árbol es muy utilizado por los productores del Cesar y La Guajira.
 
Expuso que un árbol de 2 años o 2 años y medio puede llegar a generar entre 50 y 100 kilos de frutas al año, material que se pueden aprovechar para las épocas de escasez. Anotó que se pueden tener plantaciones por encima de 400 unidades por hectáreas en las fincas. (Lea: Sistemas silvopastoriles: no se trata de solo sembrar árboles)
 
“Lo más importante es cosecharlo, sacarle provecho a su subproducto y entregarlo a los animales en ensilaje salino, mezclado con otros elementos o dejar que lo consuma en campo. Es fácil de propagar con técnicas tradicionales o también se pueden conseguir en viveros”, precisó.
 
Guásimo
 
Zuluaga indicó que este árbol generalmente crece en zonas secas y que se usa mucho para la alimentación animal, ya sea sus hojas o sus frutos. Apuntó que es una especie que en condiciones de sequía tiene un buen desempeño ya que durante ese momento del año es donde produce la mayor cantidad de frutos.
 
Agregó que los ganaderos pueden aprovechar los frutos para brindárselos a los bovinos o pueden dejar que ellos mismos los recojan.
 
Solarte recalcó que esta variedad siempre ha tenido importancia en la zona de trópico bajo. Detalló que es un arbusto muy grande que se puede sembrar en densidades muy grandes como por ejemplo, 5.000 guásimos por hectárea o más. (Lea: Sistemas silvopastoriles: el futuro de la ganadería tropical)
 
Así mismo recordó que a pesar de que no es una leguminosa y no fija nitrógeno en el suelo, sus hojas tienen muy buen contenido de proteína, por encima del 18 %, y que este dura todo el verano, lo cual es de gran beneficio en las épocas difíciles, pues se contará con forraje todo el tiempo.
 
“En temporadas de sequía los productores podan estos árboles y esa hojarasca se la dan directamente al ganado”, comentó.
 
Matarratón
 
El coordinador del proyecto de ganadería colombiana sostenible de Fedegán explicó que esta una especie leguminosa con hojas útiles para la alimentación animal. Anotó que puede utilizarse como cercas vivas, árboles dispersos en potrero o como banco de forraje.
 
“Este árbol produce una muy buena cantidad de forraje con un gran contenido de proteína”, aseveró.
 
Roble Andino
 
El representante de Fedegán señaló que esta es una especie que se utiliza y tiene muy buen desarrollo para el trópico alto y que ‘desafortunadamente’ está amenazada debido a que ha tenido una gran extracción pues cuenta con una madera de una excelente calidad, por lo cual se requiere promover su plantación.
 
Expuso que algunos ganaderos se interesan en este tipo de árbol porque de cierta manera tienen material o disponibilidad de una madera muy fina para utilizar en diversos propósitos. (Lea: Finca colombiana es modelo internacional en sistemas silvopastoriles)
 
“La recomendación es que se planten muchos más árboles de esta especie porque no son tan comunes como los mencionados anteriormente. Otra ventaja que tiene este arbusto es que produce muy buena sombra y es muy valioso sobre todo para la fauna silvestre”, indicó.
 
Aliso
 
Según Zuluaga, esta es una especie que se desarrolla muy bien en trópico alto y que si bien no es leguminosa, tiene una gran bondad y es la de fijar nitrógeno atmosférico en el suelo, elemento básico para el desarrollo de las pasturas.
 
“Los alisos tienen un desarrollo precoz y puede establecerse rápidamente en cercas vivas o en árboles dispersos en potrero”, afirmó.
 
Los árboles cuentan con raíces penetrantes que les permiten absorber agua y nutrientes de zonas más profundas, donde las pasturas no alcanzan a llegar. Además, en épocas de verano, los frutos y las hojas pueden ser consumidos por el ganado. También son una fuente de sombra para que los animales puedan pastar bajo ellos o refugiarse del sol. (Lea: Aprenda a mitigar la sequía con sistemas silvopastoriles)