¿Cómo hicieron Nicaragua, Costa Rica o Namibia para exportar carne a EE. UU.?

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Abril 2021
compartir
países que exportan carne a Estados Unidos, Nicaragua, Costa Rica, Namibia, Importaciones carne de res Estados Unidos 2020, récord importaciones carne de res Estados Unidos 2020, importaciones de carne vacuna, imports beef USA 2020, compras carne de res Estados Unidos, beef Estados Unidos 2020, carne de res Estados Unidos 2020, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganader
Nicaragua y Costa Rica llevan varios años exportando carne de res a EE. UU., en tanto que Namibia logró hacer envíos importantes desde febrero de 2020, cuando el país norteamericano autorizó este comercio. Foto: countryflags.com - comecarne.org

Las dos naciones centroamericanas figuran en el top 10 de países que envían carne a Estados Unidos, siendo Nicaragua el mayor exportador de esta región geográfica. Por su parte, Namibia se convirtió en el primer país africano en lograr la admisibilidad a la primera potencia del mundo. Conozca cómo lo lograron.

 

En 2020, el volumen de importaciones de carne de res en EE. UU. superó el millón y medio de toneladas. De estas, Nicaragua aportó 85 957, Costa Rica, 13 121, y Namibia, 749, una cifra importante si se tiene en cuenta que en el año precedente (2019) solo envió menos de 1,4 t.

 

 

Nicaragua

 

La ganadería en este país es una actividad extendida a nivel nacional, tanto que es el primero en Centroamérica que más produce y exporta carne. Las exportaciones de carne empezaron en 1959, año en que fue certificada para exportar a EE. UU., su principal mercado

 

De hecho, según el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura representación del IICA en Nicaragua, es el destino más atractivo principalmente por la cercanía, la rentabilidad del mercado y el Tratado de Libre Comercio (DR-CAFTA), que facilita beneficios arancelarios.

 

En los últimos tres años, el crecimiento ha sido sostenido, pasando de 71 115 t en 2018, a 82 884 t en 2019, y 85 957 el año pasado. Esto se debe en parte a que la carne bovina nicaragüense ha sido reconocida como una de las mejores carnes de calidad en Latinoamérica.

 

Una de las razones por las cuales este país logró llegar a EE. UU. es que desde hace varios es reconocido como país libre de fiebre aftosa sin vacunación, estatus que gozan todos los países de la región centroamericana el Tapón del Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá.

 

Pero además, Nicaragua cuenta con un programa de trazabilidad bovina que inició en 2006 y con el cual hoy tiene abiertas las puertas del mercado estadounidense. (Lea: Trazabilidad bovina, clave para exportaciones de Nicaragua a Estados Unidos)

 

El director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), Juan Velázquez, explicó a la agencia EFE que el programa fue financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

De más de 146 000 fincas ganaderas, 125 220 se encuentran registradas en el Sistema Nacional de Información de Trazabilidad Bovina (SNITB), equivalentes al 76 % del total a nivel nacional, y en donde se crían 6,28 millones de cabezas de ganado.

 

Eso permite que los ganaderos se enfoquen en mejorar la productividad y la calidad del ganado para atender mercados internacionales, ofreciendo calidad, inocuidad y la certeza que se trata de un producto de origen legal y que no destruye ningún área protegida.

 

Por su parte, el gerente general de la Comisión Nacional de Ganadería (Conagan), Ronald Blandón, manifestó a la agencia de noticias lo siguiente: (Lea: ¿Por qué los países de Centroamérica pueden exportar carne bovina con mayor facilidad?)

 

Los consumidores europeos y norteamericanos lo primero que hacen es ir al producto y ver la etiqueta, dónde es producido, si tiene trazabilidad, si es producido de manera natural que es como produce Nicaragua a campo de cielo abierto, en praderas, bajo sombra, y a base de pasto, principalmente”.

 

Añadió que en Nicaragua hay prácticamente una cabeza de ganado por habitante y que la estrategia del gremio es seguir avanzando en el fortalecimiento de estas herramientas de control para colocarla en mercados exigentes y luego crear una marca-país para la carne.

 

En el país centroamericano se cuenta con ocho plantas industriales de las cuales siete están autorizadas a exportar, incluida una de capital mexicano y otra con recursos de Panamá, que anualmente son certificadas por Estados Unidos en análisis de riesgo y punto crítico de control.

 

Nicaragua se ha caracterizado por exportar a Estados Unidos carne industrial, la que se consume en hamburguesas y tacos, sin embargo a lo que apuesta el sector ganadero es colocar también cortes de carne bovina selecta en ese gran mercado.

 

De acuerdo con lo expuesto por Blandón, a Estados Unidos y a otros mercados se les puede conquistar si se esfuerzan en producir una carne diferenciada, de mejor calidad, con inocuidad y cumpliendo con las herramientas de control y verificación.

 

 

Costa Rica

 

Aunque este país inició el siglo XX con una producción deficitaria de carne, por lo cual se vio obligada a importar novillos desde Nicaragua, la Ley 36 de 1904 fue promulgada para evitar la falta de carne y promover la introducción de hembras aptas para la reproducción.

 

En las siguientes décadas, se identificaron enfermedades contagiosas y se evidenció el interés por la inmunización de los hatos, restringiendo el ingreso de animales que tuvieron registros sanitarios y fomentando la productividad y calidad de los productos procedentes de bovinos.

 

Para los años 70, la carne se convirtió en el tercer producto de comercio exterior, representando más del 10 % de las exportaciones a destinos como Perú, Venezuela, Panamá, Curazao y EE. UU. (Lea: Importaciones de carne de EE. UU. en 2020 alcanzaron récord histórico)

 

Así como toda Centroamérica, goza del estatus de país libre de fiebre aftosa sin vacunación. Históricamente nunca se ha presentado un caso. Sin embargo, en 1995 EE. UU. obligó a una reinspección sanitaria para la carne costarricense y solo hasta 2000 recuperó el estatus.

 

Durante las últimas 5 décadas, ha hecho envíos constantes a EE. UU., con mejores envíos en unos años que en otros. Por ejemplo, en 2015 envió 12 510 t, mientras que para 2018 envió 10 728 t, pero en 2019 redujo esa cantidad levemente a 10 441 t. El año pasado, logró subir a más de 13 000.

 

 

Namibia

 

En febrero de 2020, poco antes de que el mundo se sumiera en la pandemia del nuevo coronavirus, Namibia se convirtió en el primer país africano en exportar carne a EE. UU., luego de casi dos décadas de discusiones sobre regulaciones de seguridad y logística.

 

De acuerdo con la agencia Reuters, la árida nación del sur de África, conocida por la carne de res producida en corral y libre de hormonas, exportará 860 toneladas de varios cortes de carne en 2020 a los Estados Unidos, aumentando a 5 000 toneladas para 2025.

 

Al cierre del año pasado, logró enviar 749, y si bien no alcanzó la meta trazada, fue un crecimiento cercano al 53 500 % frente a las exportaciones de 2019, que fueron apenas 1,4 t. (Lea: Las exportaciones de carne argentina a Estados Unidos crecen más de 2000 %)

 

“Finalmente podemos exportar carne al lucrativo y grande mercado estadounidense”, dijo el ministro de Relaciones Internacionales de Namibia, Netumbo Nandi-Ndaitwah, en la capital Windhoek cuando se anunció la noticia a principios de 2020.

 

En esta ciudad tiene su sede la empresa cárnica estatal Meatco, desde donde partió el primer envío de carne después de negociaciones que duraron 18 años. El objetivo sería la industria masiva de comida rápida de Estados Unidos y franquicias como McDonald's, añadió el ministro.

 

El primer envío comercial se efectuó en febrero de 2020 luego de la remisión de muestras en los últimos 24 meses a laboratorios de EE. UU. para su análisis. Según el acuerdo, las exportaciones incluirán cortes de carne de res cruda y deshuesada en forma congelada o refrigerada.

 

Si bien la agricultura aporta alrededor del 5 % a la economía de Namibia, todo el sector agropecuario contribuye a casi dos tercios de los ingresos de la población. Pero además, este país ocupa el puesto número 77 en cuanto a inventario de ganado en el mundo, con solo el 0,16 % del hato mundial.

 

En 2019, Namibia exportó más de 24 300 t de carne a Sudáfrica, Reino Unido, Países Bajos, Botsuana y China (en ese orden). Esta cantidad representó un alivio para el sector ganadero, luego de que en 2016, 2017 y 2018 tuvieron caídas significativas frente a las cerca de 27 200 t exportadas en 2015.

 

Las caídas de esos tres años se debieron principalmente a una menor exportación a Sudáfrica, su principal destino por compartir frontera (así como con Botsuana), pues las fuertes sequías obligaron a los sudafricanos a sacrificar más ganado interno y a demandar menos externo.

 

Como destacó un informe del USDA en EE. UU., Meatco se centra actualmente en la exportación de materia prima para la producción de carne molida, aunque su objetivo eventualmente es llegar con cortes de carne de primera calidad y, en última instancia, asegurar una posición sólida en el nicho de carne de animales alimentados con pasto, libre de hormonas y antibióticos.

 

Namibia exportará la carne vacuna en virtud de la Ley de crecimiento y oportunidades de África (AGOA) y así se beneficia de las preferencias comerciales libres de derechos. Históricamente, Namibia no ha aprovechado las ventajas de AGOA porque no han tenido exportaciones significativas bajo el Sistema Generalizado de Preferencias.

 

“Namibia se beneficiará económicamente de acceder al mercado de consumo más grande con un poder adquisitivo de 13 billones de dólares, y los consumidores estadounidenses se beneficiarán del acceso a la carne de res de alta calidad, criada en libertad y alimentada con pasto”, dijo para Reuters la embajadora de Estados Unidos en Namibia, Lisa Johnson.