¿Cómo reconocer entre un bovino fértil y uno infértil solo con mirarlo?

Por: 
Pedro Fonseca
27 de Septiembre 2021
compartir
causas de infertilidad en bovinos, características toros fértiles, características bovinos fértiles, infertilidad en bovinos, bovino estéril, problemas de fertilidad en ganado bovino, qué es la subfertilidad, fertilidad en ganado bovino, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Con la observación de estos signos físicos se puede inferir si un bovino es fértil o subfértil sin tener que hacer una evaluación más profunda. Foto: infoagro.com.ar - pxhere.com

A la hora de adquirir un bovino, es importante reconocer las cualidades que lo hacen un ejemplar de buen rendimiento. En el caso de la reproductividad, aquí le ofrecemos algunas claves sobre cómo distinguir entre machos y hembras fértiles a los que podrían ser subfértiles.

 

El artículo “Evaluación exterior de los signos de fertilidad y subfertilidad de un rodeo” escrito por Bavera y Peñafort describe la subfertilidad como un estado de disminución permanente de la potencialidad reproductiva, que puede ser heredada por las crías del progenitor afectado.

 

Explicaron que, según el enfoque de Bonsma, la selección de bovinos por eficiencia o aptitud funcional se basa en la observación de los caracteres sexuales secundarios de cada sexo, es decir, la manifestación externa de las hormonas sexuales masculinas o femeninas.

 

De este modo, ofrecieron algunas características para reconocer a los vacunos que son fértiles de los subfértiles a la hora de seleccionarlos, recalcando que no se deben elegir toros y vacas que se parezcan a su producto, el novillo, pues este es un tipo diferente.

 

La primera característica visible es el tamaño, pues el esqueleto de un animal es diferente según esté bajo influencia de hormonas sexuales o no. “El castrado no tiene ninguna influencia de ellas, el subfértil la tiene parcial y en el macho y la hembra fértil la influencia es total”, anotaron.

 

Por ejemplo, en los animales sexualmente maduros, la osificación de dichos cartílagos es total, por lo cual el largo de sus huesos es definitivo. En cambio, “en el animal subfértil y por supuesto en el castrado, la osificación se produce muy lentamente y nunca en forma total”.

 

De igual modo, la fertilidad está estrechamente ligada al medio ambiente, por lo que a la hora de buscar reproductores de gran tamaño se deben tener en cuenta las posibilidades de alimentarlos eficientemente, lo que es variable en las distintas zonas del país.

 

Cada zona tiene un tamaño de animal dentro de una raza adaptado a sus condiciones climáticas, alimentarias y de sanidad (biotipo local), pues la disponibilidad de recursos incide en su desarrollo. (Lea: Preste atención a los animales que sufren de subfertilidad en su hato)

 

Los autores advirtieron sobre seleccionar animales más grandes del tamaño medio del hato, pues puede ser un signo de subfertilidad debido a un desbalance hormonal por una excesiva producción de somatotrofina y una deficiente secreción de gonadotrofinas.

 

Tampoco hay que seleccionar animales de gran tamaño pero con genitales no acordes al desarrollo corporal y a su raza. En razas con cuernos, cuando aparece por mutación el carácter mocho, en forma ligada generalmente se transmiten también características de infantilismo.

 

Toros

 

El macho tiene más músculo que la hembra, en tanto que el novillo tiene menos músculo que el macho entero pero más que la hembra. Dado que la testosterona hipertrofia los músculos y los endurece, los músculos de los novillos no se hipertrofian por falta de acción de la hormona.

 

La acción de la testosterona diferencia los músculos de los toros fértiles no solo al caminar sino también cuando están quietos y son visibles todos los músculos superficiales hasta en sus mínimos detalles. Por el contrario, en un toro subfértil ninguno de estos detalles es visible.

 

Los toros con anormalidades en los órganos sexuales deben ser inmediatamente descartados y castrados. Los fértiles tienen los testículos grandes, de forma ovoide, iguales ambos, con consistencia firme. En los subfértiles, los testículos son chicos, blandos y las perillas no se notan.

 

La circunferencia escrotal (CE), el tamaño testicular y la producción diaria de espermatozoides tiene una alta correlación en toros jóvenes, más no en toros adultos, que puede tener procesos degenerativos. La CE también está correlacionada con intensidad de crecimiento y peso vivo.

 

Blockey indica que toros europeos de 18 meses o más deben tener una CE mínima de 30 cm y comprobó que los toros con menos de esta circunferencia, aunque tengan semen de buena calidad, logran poca fertilidad. Aconseja emplear toros de 2 años con 34 cm de CE como mínimo.

 

En cuanto a los cebuinos, que llegan a la madurez reproductiva a mayor edad que el bovino europeo, la CE escrotal mínima debe establecerse a los 24 meses y sería de al menos 27 cm. (Lea: Reconozca los factores que inciden en la capacidad de servicio de un toro)

 

Se deben buscar ojos vivos en los toros y tranquilos en las hembras, con buena transparencia (sin nubes). De otro lado, el macho maduro y fértil es más magro que la hembra y el novillo se parece más a la hembra que al macho en la distribución de la grasa.

 

El toro fértil, aunque esté en muy buen estado, nunca tiene acúmulos de grasa, ya que ella se distribuye en forma pareja por todo el cuerpo y nunca en exceso. En los machos subfértiles, la grasa se deposita en acúmulos en la cadera, cuello, pecho, costillar, encole, entrepierna, etc.

 

La gordura de los toros sobrealimentados incide en forma negativa sobre la fertilidad. La grasa absorbe o diluye las hormonas sexuales, reduciendo la libido. El exceso de peso, aunque sea temporario, conduce a problemas en las articulaciones.

 

Vacas

 

Los autores anotaron que el primer requisito de una hembra para cría es un buen desarrollo de los cuartos traseros y de los órganos sexuales secundarios. (Lea: 3 factores que afectan la fertilidad del toro y no hacen parte de su evaluación reproductiva)

 

En la hembra fértil, los estrógenos producen músculos más lisos, que no se diferencian entre sí, y con mayor cantidad de grasa intersticial que en los toros fértiles. Una vaca puede poseer gran musculatura, pero los estrógenos hacen que los músculos no se hipertrofien.

 

El virilismo en las novillas es un signo de desequilibrio hormonal debido a una deficiencia en la secreción de gonadotrofina. Este tipo de hembra es difícil de servir, especialmente si son demasiado masculinas en los cuartos delanteros y tienen pelos duros en el cuello y espaldas.

 

Las vacas y novillas propensas al aborto tienen un tipo característico de cuarto delantero, con el pecho pesado, en vez de estar rellenado de carne y grasa. Las espaldas, especialmente en la región inferior de la escápula son muy carnosas.

 

La vulva debe ser grande, bien nítida y haciendo relieve sobre los tejidos vecinos, sin exceso de grasa que la recubra, con piel suave cubierta de pocos pelos, sobrepasando el ancho de la cola. En una subfértil la vulva es de reducidas dimensiones y está confundida con la grasa adyacente.

 

Las ubres de las hembras fértiles deben producir leche en cantidades adecuadas para que sus hijos puedan manifestar su potencial genético. (Lea: ¿Sabía usted que las pérdidas por un toro estéril depende del tipo de producción?)

 

La ubre debe ser grande, bien implantada, con circulación venosa evidente. Sus cuatro cuartos iguales, que terminen en pezones de correcto tamaño y longitud. La piel que la cubre debe ser fina y cubierta por pocos pelos finos, incluso en invierno.

 

La producción de leche se debe mantener casi igual hasta el destete. Las ubres deben tener base de implantación amplia, para más capacidad y resistencia a los traumatismos. Las ubres de vacas subfértiles tienen una bola de grasa en su parte anterior y con pezones muy largos y rugosos.

 

A continuación, vea en las siguientes tablas un resumen de las características que deben tener vacas y toros fértiles frente a los ejemplares donde los rasgos físicos descritos pueden constituir un signo de subfertilidad:

Haga clic en la imagen para ampliar

 

Haga clic en la imagen para ampliar