Cuando prevenir es sinónimo de sobrevivir

Por: 
Diego Castrillón Franco
22 de Noviembre 2012
compartir
Producción de silos.
La producción de silos y henos es vital para alimentar bien a los ganados durante la sequía. Foto: Ruth Álvarez - Fedegán.

Tras la ola invernal que azotó al país en los últimos dos años y dejó más de 3 millones de damnificados, era claro que el fenómeno del Niño llegaría con todos los bríos. Control, abastecimiento, y previsión son las claves para hacerle frente al inclemente verano.

 

En Colombia la costumbre no es prevenir ni anticiparse a los hechos. Esto no hace parte de la cultura nacional. La grave situación que vivió el país como consecuencia del fenómeno de la Niña en 2010 y 2011, donde las lluvias dejaron como saldo 418 muertos, 516 heridos y 77 desaparecidos en 28 departamentos, según cifras de la Dirección de la Gestión del Riesgo, muestran que en asuntos de prevención estamos rajados.

 

Por eso la idea es que, ante la sequía que viven la mayoría de regiones del país,  las lecciones que dejó la Niña se apliquen y tanto las entidades del Gobierno como los campesinos aporten su granito para que las pérdidas se reduzcan considerablemente. Pero ¿cómo hacerlo?

 

“La preparación no debe ser ahorita, es algo que debemos trabajar durante todo el año, en mi caso, siembro maíz y elaboro los forrajes con tiempo para que mi ganado esté bien alimentado y no sufra tanto con los cambios climáticos”, así lo afirmó Gustavo Gnecco, ganadero de la región de Codazzi, quien aseguró que gracias a su esquema de planeación, las cabezas de ganado que tiene, se mantienen bien alimentadas y fuertes durante la época seca.

Las pequeñas represas son una alternativa para conservar agua. Foto: Fernando Uribe y Víctor Galindo

Las pequeñas represas son una alternativa para conservar agua. Foto: Fernando Uribe y Víctor Galindo

Por su parte, Héctor José Anzola Vásquez, coordinador de Investigación y Desarrollo de la Federación Colombia de Ganaderos, “hay diversas formas de prepararse y todo va en el que el ganadero se dé cuenta que este tipo de variables climáticas van a ser más fuertes y más frecuentes de lo que nosotros pensamos”.

 

Para enfrentar estos cambios que se avecinan, es vital abastecerse de agua que sea apta para el consumo humano y animal. Los bovinos, en promedio, consumen 60 litros de agua diariamente, un dato que también depende mucho del tipo de ganado que tenga, y si es posible para el riego de praderas. Ante la posible falta del preciado líquido, es importante que la carga bovina baje un poco para que sea más fácil alimentar a todos los animales, ya que la cantidad de forrajes y agua no siempre alcanzan para toda la temporada seca y es mejor vender los animales a que se enfermen o mueran.

 

Según Eudoro Bravo, Director Ejecutivo de la SAGAN (Sociedad de Agricultores y Ganaderos de Nariño), “durante la sequía que vivió el departamento desde julio hasta octubre de este año, los lecheros quebraron producto de las heladas, lo cual obligó a los ganaderos a comprar forrajes y henos en Caldas y el Valle del Cauca para alimentar su ganado, pero producir leche y carne se volvió muy costoso. Además no todos contaban con sistemas de riego y una previa preparación para controlar al Niño”.

 

Este caso se repitió en Tolima y Huila y allí fueron los arroceros quienes dejaron de sembrar ya que no contaban con un sistema de riego y recolección de aguas que les permitiera seguir regando sus cultivos durante la época seca.
Los bloques de alimento son una alternativa para combatir los efectos de los fenómenos. Foto: Juan Cardona - Fedegán

Los bloques de alimento son una alternativa para combatir los efectos de los fenómenos. Foto: Juan Cardona - Fedegán

El gran desafío
Saber sobrellevar estas temporadas es uno de los principales retos que tiene Fedegán, por lo cual “tenemos varios programas para que si son bien usados, el ganado va a sobrevivir a la temporada seca, uno es el de los sistemas silvopastoriles intensivos que permiten tener todo tipo de alimento para el ganado. Esta comida que los animales consumen, es más adecuada y aumenta su productividad.  Y otro es el de la monta estacional, aquí queremos que el ganadero sea consciente que la reproducción de su hato debe ser por épocas y no esporádicamente, lo cual le asegura mejores terneros, uniformidad en el predio, animales de mejor calidad y alimentos todo el año”, aseguró Anzola.

 

Estos bloques poseen toda clase de alimentos para que el ganado siempre esté bien alimentado. Foto: Juan Cardona - Fedegán

Estos bloques poseen toda clase de alimentos para que el ganado siempre esté bien alimentado. Foto: Juan Cardona - Fedegán

Cabe destacar que no todas las regiones del país producen los mismos tipos de silos, forrajes y henos, razón por la cual se deben identificar y administrar las dietas regionalizadas, donde el ganado consuma los alimentos que dé la tierra y el productor pueda sembrar, durante todo el año, comida de buena calidad para sus animales durante toda una temporada.

 

Sin embargo, aunque es posible que la temporada seca no le permita a todos los ganaderos estar bien preparados para enfrentarla, Fedegán abrió 41 bodegas dentro del programa de Suplementación Bovina en todo el país, donde el productor encontrará todo tipo de alimentos para sus animales a precios más bajos y así evitar que su ganado muera producto de la sequía y la falta de  comida con alto valor nutricional.