La cura contra la mastitis bovina está en manos de los productores

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Abril 2013
compartir
mastitis bovina
La clave para que el hato esté libre de mastitis es un buen ordeño. Foto: CONtexto Ganadero.
De 661 muestras de leche remitidas por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, para detectar agentes infecciosos causantes de mastitis, 434, es decir el 66%, fueron positivas. Entérese acá cómo prevenir y tratar esta enfermedad.
 
La mastitis, esa inflamación de la glándula mamaria que se da porque no se ha preparado el pezón antes de dar de lactar, aparte de afectar el componente sanitario de una empresa ganadera, impacta negativamente la estructura de costos de aquellas que producen leche, tanto en sistemas de lechería especializada como de doble propósito.
 
El golpe económico está representado en el costo de tratamientos veterinarios, control de prevalencia, descarte de vacas, disminución en la venta de leche, menor calidad del líquido, entre otras razones. Tradicionalmente, los productores bovinos del país no recurren al servicio de diagnóstico veterinario para detectar motivos o causas relacionadas con esta enfermedad, sino que llevan a cabo tratamientos bajo otros criterios diferentes. (La ilusión de conocer las claves y secretos del ordeño manual). 
 
Como apoyo al conocimiento del sector ganadero, la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Fondo Nacional Ganadero, elaboraron el documento “Situación en Colombia de las enfermedades bovinas no sujetas a programas de control oficial”, en el que publican los resultados de diversos diagnósticos de un trabajo realizado desde el año 2005 hasta 2009, y de algunas tesis de grado realizadas desde 1998 hasta 2008.
 
Durante dicho periodo de tiempo, fueron remitidas 661 muestras de leche para detectar agentes infecciosos causantes de mastitis, de las cuales, 434, es decir el 66%, fueron positivas a alguno de ellos. Las regiones con mayores prevalencias en el territorio nacional fueron los departamentos de Quindío y Valle del Cauca.
 
La situación general del país
 
Es relevante mencionar que se han desarrollado estudios para medir el impacto sanitario de las mastitis, en los cuales se han encontrado prevalencias en predios que van desde el 22% en el departamento del Meta, hasta el 100% en Bolívar.
 
En el departamento de Caldas, se detectó en vacas una prevalencia de mastitis sub-clínica en el 64,4% y el 36,5% de los cuartos mamarios se encontraban afectados. (Presentan moderno sistema de ordeño automatizado). 
 
Cuando las reses hembras sufren de esta enfermedad, la producibilidad de la leche baja entre un 10% y un 100%. René Pérez, veterinario de la Universidad Nacional de Colombia, expresa que la mastitis es la culpable de la poca competitividad de Cundinamarca en los mercados locales y en los nacionales, pues “un estudio realizado en el departamento por el claustro universitario, reveló que este padecimiento afecta el 28% del hato en esta zona del país, lo que traducido a litros deja en evidencia una pérdida diaria de 4 millones de litros”.
 

Para mitigar la pérdida de leche en este departamento del centro del país, la Institución universitaria, el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias, y el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, desarrollan desde comienzo de año un proyecto que asesora a los productores de este líquido en el país para controlar la mastitis bovina en sus hatos. La meta: recuperar estos litros que se están perdiendo como consecuencia de la enfermedad.

 
En el mundo, la situación es crítica
 
De acuerdo a un estudio realizado por el Departamento de salud de los animales de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos, una de las más prestigiosas de Europa, un caso clínico positivo de mastitis genera una pérdida económica que va desde los $164 hasta los $235 euros, dependiendo del mes de lactancia. Asimismo, las pérdidas por leche no vendida a causa de mastitis sub-clínica y clínica, puede comenzar en $65 y llegar a los $182 euros por vaca/año, según el recuento de células somáticas.
 
Por su parte, en un estudio de impacto realizado por la Universidad sueca de Ciencias Agrícolas en Uppsala, se observó que las pérdidas económicas totales por la mastitis clínica y sub-clínica se encuentran en $275 y $65 euros, respectivamente. Las pérdidas en términos de producción oscilan en 0,7 a 2,0 kg de leche en vacas primíparas y 1,1 y 3,7 kg en vacas multíparas. Además, en lactancia de 305 días se pierden en vacas primíparas y multíparas desde 150 a 450 kg, respectivamente.
 
Recomendaciones para prevenir la mastitis
 
Para prevenir la mastitis y producir leche de óptima calidad higiénica, es necesario poner en práctica cuatro reglas de oro que el gremio bovino en Colombia les ofrece a los ganaderos en un manual práctico
  • Ordeñar pezones limpios y secos
  • Hacer un ordeño rápido y completo que respete la fisiología de la vaca
  • Proteger los pezones de la infección, una vez terminado el ordeño
  • Tratar los casos de mastitis sub-clínica durante el período de vaca seca.
Estas reglas, que no son negociables, hay que aplicarlas en los dos ordeños de los 365 días del año; desde luego, hay que adaptarlas a las condiciones de cada explotación. (Las claves que usted necesita saber para el buen ordeño de una vaca). 
 
Tratamiento para la enfermedad
 
Los tratamientos para los animales afectados por mastitis, deben tener en cuenta varios aspectos por parte de los ganaderos. Uno de ellos, y quizá el más importante, es tratar durante la lactancia, solo las vacas con mastitis clínica, de acuerdo con las recomendaciones del médico veterinario y concluir con la aplicación de productos para vacas secas, lo que previene la aparición de la enfermedad en la siguiente lactancia.
 
También, en el hato bovino, a los animales con mastitis sub-clínica se les debe tratar solo en el momento de secarse, con un producto para vacas secas y usar únicamente la droga indicada por el médico veterinario, de acuerdo con el resultado del antibiograma, que determina cual es la más efectiva.
 
Otras recomendaciones que Fedegán le hace a los ganaderos del país, son: leer cuidadosamente el rótulo del producto, especialmente en lo relacionado con el “tiempo de retiro” de la droga que hace referencia al número de días que deben transcurrir entre la aplicación y el momento de enviar la leche para el consumo y al aplicar los productos para vacas secas, hay que desinfectar el pezón e introducir menos de 1 centímetro de la cánula.