¿Qué tipos de productos corrigen problemas en el suelo?

Por: 
Pedro Fonseca
03 de Octubre 2016
compartir
Corrección de suelos, acondicionares orgánicos suelos, corrección de suelo, análisis físico y químico del suelo, correctivos del suelo, enmiendas del suelo, fertilizantes, correcciones o enmiendas en el suelo, balance de nutrientes del suelo, sector ganadero, pastos para el ganado, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Los correctivos, las enmiendas y los acondicionadores orgánicos permiten restaurar determinadas fallas en el suelo. Foto: enmiendasorganicas.blogspot.com - www.rutadearroz.com - www.ne.jp
Uno de los recursos naturales más importantes en un sistema de ganadería es el suelo, por lo cual el ganadero debe estar atento a cualquier falencia o deficiencia que pueda presentar. Conozca qué sustancias solucionan estas fallas y cómo deben emplearse.
 
El productor debe conservar el suelo a través de las Buenas Prácticas Agrícolas, BPA, pues de su buena condición depende el éxito de una pastura. (Lea: 3 pasos que usted debe seguir para hacer correcciones de suelo)
 
Según Ramón Eduardo Valbuena, experto en suelos, el 80 % de los suelos ganaderos del país tienen problemas de acidez por estar localizados en una zona tropical lluviosa. Cuando el agua cae, se lleva los minerales más nutritivos y deja a su paso los metales más pesados.
 
Por esta razón, los productores deben prestar atención a sus suelos, pues la elevada acidez evita que los pastos desarrollen raíces más largas y muchos forrajes no crecen de manera adecuada.
 
Valbuena indicó que existen 3 tipos de productos para mejorar el terreno: correctivos, enmiendas y fertilizantes. (Lea: La lista de pastos tolerantes a los diferentes tipos de suelos)
 
Los correctivos modifican el pH, bien sea si es ácido o básico. Las enmiendas aportan algunos elementos esenciales como calcio o magnesio cuando se presentan deficiencias. Y los fertilizantes son los que aportan elementos nutricionales para cada cultivo, en el caso de los ganaderos para el pasto”, precisó.
 
Estos productos son inorgánicos, porque se elaboran con minerales que se encuentran en la tierra. Pero también existen los acondicionadores orgánicos, que se fabrican con materia orgánica, como el estiércol de las vacas o desechos de cultivos.
 
Los acondicionadores pretenden mejorar las características fisicoquímicas del suelo, en cuanto a disponibilidad de materia orgánica, capacidad de intercambio catiónico y textura”, explicó. (Reportaje: Tipos de suelo y sus posibles correcciones)
 
Mientras que los correctivos pueden modificar el pH, las enmiendas pueden equilibrar el desbalance entre calcio y magnesio, un factor de suma importancia en los terrenos, porque de él depende el éxito de los fertilizantes.
 
Aunque existe la clasificación de “mejorador de suelos”, Valbuena se abstuvo de usar este término porque puede resultar muy ambiguo y generar falsas expectativas, pues podría pensarse como un potenciador más que un corrector. “No es un término técnicamente exacto, sino como una estrategia de mercadeo”, aclaró.
 
De acuerdo con el experto, los ganaderos y demás productores agrícolas deben utilizar estas sustancias cuando empiezan a observar defectos en el crecimiento de los forrajes o falencias en la producción.
 
Uno se puede dar cuenta de (los defectos) cuando se disminuye la producción de forraje o se empiezan a ver cambios físicos en los pastos, como cambio de color o se queman las puntas o se presenta necrosis intervenal, como líneas pálidas a lo largo de la hoja”, sostuvo.
 
De igual manera, en época de verano o invierno, el impacto es mucho mayor porque el pasto se hace más susceptible y se desgasta de forma más rápida. Otra manera de observar algún problema es porque el ganadero no ve resultados a pesar de haber iniciado prácticas de fertilización.
 
En cuanto a la producción, el experto afirmó que una vez se empiezan a ver disminución en parámetros como ganancia de peso o cantidad de litros de leche al día, hay que analizar qué puede estar pasando en el alimento y la tierra donde se cultiva. (Galería: Correcciones de acuerdo al tipo de suelo)
 
Ante estas situaciones, Valbuena recomendó hacer un análisis del terreno y aplicar los productos necesarios para corregir los problemas. En este sentido, señaló que el suministro de las sustancias se debe hacer al principio de las lluvias una vez al año.