Cómo controlar las micotoxinas en las reservas de alimentos de bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
31 de Agosto 2022
compartir
Control en las reservas de alimentos de bovinos
Para el control de las mixotoxinas, los expertos recomiendan que se mejoren las prácticas agrarias y se haga un control de los alimentos. Foto: bmeditores.mx

Las micotoxinas son metabólitos tóxicos de composición variada producidas por hongos en los distintos sustratos donde crecen. Conozca cómo se puede controlar, especialmente en las reservas de alimentos elaboradas por productores.

 

Nicole Cuthbert, médico veterinario, explica que entre los microorganismos que existen en la naturaleza, los hongos poseen una diversidad impresionante porque son capaces de adaptarse y vivir en cualquier medio ambiente, por lo tanto, se puede afirmar que se encuentran en todas partes. (Lea: Atención a micotoxinas y taninos presentes en el alimento del ganado)

 

“En lo que respecta a la agricultura, los hongos se producen en la gran mayoría de cultivos que están presentes en los campos, y aunque nadie lo vaya a creer, también se pueden tener en las praderas”, menciona Cuthbert.

 

Una vez que han colonizado la superficie de la reserva de alimentos como un ensilaje, el metabolismo de los hongos genera una gran diversidad de micotoxinas que son compuestos tóxicos perjudiciales para salud del animal y la de los humanos. Los efectos de las micotoxinas son varios, pero a grandes rasgos se explican en este artículo.

 

La primera consecuencia es que dañan el hígado de los bovinos, la segunda es que son cancerígenas, la tercera es que alteran la reproducción de los animales y la cuarta es que inhiben la síntesis de proteína, afectando el desarrollo de los vacunos.

 

“Al disminuir la síntesis de proteínas, se dejan de producir anticuerpos y en consecuencia, se tiene un sistema inmunológico debilitado, y por lo tanto, el animal puede enfermarse y morir por infecciones de diversa naturaleza”, dice Cuthbert.

 

Estas micotoxinas son de los tóxicos más potentes que se pueden encontrar en la naturaleza, pues basta con encontrar un microgramo de micotoxina por kilo de alimento, para que este ya genere un daño hepático grave en el animal, comprometiendo así tanto la salud como la producción del hato ganadero, y por ende, la rentabilidad del negocio. El efecto de la alta toxina, produce una sustancia tóxica que es capaz de ser secretada por la leche. (Lea: ¿Qué son las micotoxinas “enmascaradas” y por qué son motivo de estudio?)

 

Para controlarla, es fundamental que el productor actúe de forma preventiva, pues dado que “en las materias primas que se adquieren para generar dietas balanceadas, ya vienen con una carga de micotoxinas y esto se puede agravar si las condiciones de almacenamiento son inadecuadas”, menciona Cuthbert.

 

En ese orden de ideas, se debe cosechar y obtener materias primas de calidad, además de incorporar productos que estén desarrollados para bloquear los efectos nocivos de las micotoxinas.

 

El productor también debe tener en cuenta que su objetivo es producir alimentos saludables e inocuos, por lo que está en sus manos evitar que estas peligrosas sustancias terminen en el organismo de un ser humano.

 

Por esa razón que, para prevenirlas, se deben mejorar las prácticas agrícolas, así como prevenir el uso de antifúngicos.

 

Los expertos dicen que es necesario que se haga un correcto almacenamiento del alimento de los bovinos, así como un control físico del mismo debido a que existen varios tipos hongos, por eso es necesario hacer uso de los captadores de micotoxinas. (Lea: ¿Los rumiantes se ven afectados por micotoxinas?)