Conozca cuáles son los aspectos positivos de las arvenses

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Marzo 2022
compartir
aspectos positivos de arvenses
Los ganaderos consideran las arvenses como malezas pero podrían resultar provechosas para su explotación. Foto: larepublica.co

Aunque las arvenses son consideradas malezas que deben ser erradicadas por perturbar el desarrollo normal de los cultivos, estas plantas pueden brindar ciertos beneficios que pueden ser aprovechados por los productores, para su rentabilidad y la biodiversidad del hato.

 

Según la M. Cs. Yaisys Blanco Valdés de Cuba, en su trabajo “El rol de las arvenses como componente en la biodiversidad de los agroecosistemas”, algunos autores mencionan que las arvenses son especies vegetales que conviven con los cultivos económicos.

 

Además, su manejo es considerado como la actividad de selección y conservación de coberturas nobles, que evitan la competencia interespecífica durante su período crítico y simultáneamente contribuyen a la protección del recurso natural suelo.

 

Por otra parte, otros argumentan que las arvenses son plantas silvestres que crecen en hábitats frecuentemente disturbados por la actividad humana. Una planta es arvense si en cualquier área geográfica específica, sus poblaciones crecen sin que sean cultivadas con deliberación.

 

Las arvenses tienen efectos negativos sobre las actividades del ser humano, por los costos en los que se incurre en su manejo para mantenerlas a un nivel que no reduzca el rendimiento del cultivo y no interfieran con las actividades de los humanos ni causen repulsión a la vista.

 

Entre sus aspectos negativos, se encuentran los costos por manejo, las dificultades que causan a las labores agrícolas, ser huéspedes de plagas, la reducción en el rendimiento de cultivos y la calidad del producto. (Lea: Las 5 malezas que aprovecha el hato ganadero)

 

Además, pueden envenenar a los animales y causar problemas de salud a los humanos, así como disminuir el valor de la tierra. A su vez, el Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé) precisó que las malezas limitan el crecimiento de los cultivos ya que compiten por luz, nutrimentos, agua y espacio.

 

Sin embargo, la autora cubana destacó algunos de los aspectos positivos de las arvenses, entre los que están su contribución a la conservación del suelo, ser fuente de alimento como algunas gramíneas y leguminosas y su utilidad como medicinas.

 

También aumentan la cantidad de material genético, elevan la estabilidad del agroecosistema y son fuente de materia prima para la elaboración de fertilizantes orgánicos. (Lea: Para iniciar con ganadería regenerativa, basta con dejar que la naturaleza actúe)

 

Importancia económica de las arvenses

 

Se han multiplicado las investigaciones y estudios sobre interacciones entre arvenses como plantas hospedantes, como indicadores ecológicos, como fuente de biomasa y agentes alelopáticos en sistemas de cultivos tropicales.

 

Sin embargo, la necesidad del manejo de arvenses se continúa investigando con el fin de encontrar la forma más eficiente de manejar o controlar y, en algunos casos, erradicar especies o poblaciones de estas plantas en los ecosistemas agrícolas del trópico.

 

Investigaciones realizadas en diferentes cultivos del trópico se han estudiado únicamente la eficiencia de los métodos químicos y los mecánicos aplicados. (Lea: Entre más variedad de pastos consuma el ganado mayor es su productividad)

 

En Cuba, Nicaragua y México fueron desarrollados estudios en cafetales sobre la composición de la flora adventicia, los efectos que causaron los diferentes métodos de control de las arvenses en las décadas pasadas y su impacto en la estabilidad ecológica de la fauna y la flora.

 

Como resultado de estas investigaciones surgió que se deben mejorar los conocimientos herbológicos sobre la flora adventicia por parte de los productores y los asesores, así mismo como se requiere la implementación del monitoreo en las fincas.

 

Las arvenses “nobles” o de poca competencia

 

De otro lado, Cenicafé indicó que las arvenses que se deben conservar son las “nobles”, plantas con porte bajo o crecimiento rastrero, raíz pobre y superficial. Si se mantiene el plato libre de ellas no compiten con el café y en las calles cubren el suelo, evitando la erosión.

Con desyerbas selectivas, o sea, sin eliminarlas, se favorece su establecimiento. Como ejemplo tenemos: coneja o siempreviva, golondrina, yerba de sapo, acedera, botoncillo, hierba de conejo o pasto ilusión, amor seco y grama de conejo o pelillo, por nombrar algunas.

 

La entidad destacó que las arvenses son plantas silvestres importantes, mientras no compitan con los cultivos. Entre sus ventajas, ayudan a prevenir o disminuir la erosión, como en el caso de las “arvenses nobles”. O en zonas de protección como cañadas, taludes y riberas de ríos.

 

Además, pueden aportar nutrimentos y materia orgánica al suelo, retienen humedad, brindan alimento a las abejas, a otros animales y a los humanos, así como proporcionan refugio a la fauna silvestre. Algunas son de uso doméstico y otras ornamentales o medicinales.