Entre más variedad de pastos consuma el ganado mayor es su productividad

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Mayo 2015
compartir
forrajes para bovinos
El ganadero puede elegir entre gramíneas y leguminosas para sembrar en su predio. Foto: http://intainforma.inta.gov.ar/
El ganado bovino que habita en predios con diversas praderas y se alimenta de ellas es más resistente a las enfermedades y es más productivo. No obstante, la combinación entre gramíneas y leguminosas no se debe descartar.
 
Los productores pecuarios pueden sembrar en sus predios diferentes forrajes o pastos de corte para nutrir a sus animales. De acuerdo con las condiciones del suelo, se puede escoger entre 2 gramíneas y 1 leguminosa. (Lea: Oxigenar el suelo mejora la calidad del pasto que se da al ganado)
 
Roque Berrío, profesional en Planeta Rica, Córdoba, de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, señaló que el manejo de forrajes varía de acuerdo al número de hectáreas de cada predio, porque no es lo mismo hacerlo en uno que supere las 250, que en uno de un mediano o pequeño productor.
 
Por supuesto, en las fincas con más ganado y más extensión de tierra se tiene la posibilidad de sembrar más forrajes, aunque siempre predominan las mismas pasturas, según el tipo de ganadería y zona. “Acá en las fincas grandes se ven las brachiarias porque aguantan (el verano). En las pequeñas, se ve poca variedad de pastos”, afirmó el médico veterinario del FNG.
 
Fídiar Hernández Parra, profesional en el mismo cargo del FNG en Sucre, resaltó que en la región solo se ven kikuyo y angleton, forrajes predilectos para los animales, sin que sean los más resistentes a la sequía que afecta la región cordobesa. (Lea: La vaca lechera debe comer mucho pasto digestible)
 
En cuanto a pastos de corte, Hernández dijo que se ven el King grass y el Toledo, lo que demuestra que aunque no se han atrevido a explorar nuevas especies, los ganaderos sí varían en la elección de pasturas para alimentar a sus semovientes.
 
De qué sirven los multicultivos?
 
La diversidad de material vegetal en las fincas, según Mario Noreña, experto en pastos y forrajes, contribuye a la estabilización de las praderas, al evitar que se conviertan en un cultivo propenso a morir por plagas y, por lo contrario, favorecerá a su sostenimiento en el tiempo.
 
Lo importante a la hora de elegir la siembra de varios pastos es evaluar que sean compatibles en crecimiento y cosecha. “Se pueden tener 2 gramíneas y 1 leguminosa, lo que además favorece la nutrición del animal”, anotó el conocedor de especies forrajeras para el ganado.
 
Entre las ventajas de las leguminosas, señaló Noreña, está que ayudan a la fijación del nitrógeno al suelo. Adicionalmente, si a su lado se halla una gramínea, el desarrollo del predio mejora, debido a que esta tiene raíces de poca profundidad que contrastan con las del otro forraje, lo que contribuye a la estructuración de la tierra.
 
La determinación de tener predios con varios forrajes no es camisa de fuerza. Los monocultivos son aceptables, mencionó el experto, “pero hay riesgo de que se cause daño al animal porque se hace más sensible a las enfermedades". (Lea: Ganaderos podrán saber si hay pasturas tóxicas en sus predios)
 
“Las ventajas de la asociación de forrajes son innumerables y hay que tratar de hacerlas”, añadió Noreña, que recomendó conocer la zona y el suelo antes de elegir cuál será la combinación perfecta de pastos para el desarrollo de los rumiantes.