La agricultura, base de la alimentación en cualquier sistema productivo

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Septiembre 2021
compartir
Día Mundial de la Agricultura, alimentación, agricultores, consumidores, cultivos, Cambio climático, plagas, enfermedades, Pandemia, COVID, fuerza laboral, pasturas, cereales, animales, crecimiento poblacional, Recursos Naturales, empalme generacional, equidad de género, productividad, eficiencia, optimización de costos, inocuidad, Acceso al crédito, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El Día Mundial de la Agricultura es la oportunidad propicia para reflexionar sobre el papel de los cultivos y de los productores en la seguridad alimentaria. Foto: curadas.com

Este 9 de septiembre se cumple el Día Mundial de la Agricultura, una fecha para pensar en el papel fundamental que cumple como medio de alimentación, tanto para los humanos como los animales.

 

La creación de este Día Mundial, responde a la necesidad de exponer las dificultades a las que se enfrentan los agricultores día a día para ofrecer a los consumidores los mejores productos y centrar la atención en la necesidad de crear mecanismos que contribuyan a enfrentar los factores que afectan a los cultivos, tales como el cambio climático, las plagas o las enfermedades.

 

Durante la pandemia, la agricultura destacó su importancia debido a que no ha parado la producción de alimentos pese a que muchos otros sectores tuvieron que enfrentar el confinamiento para reducir el riesgo de contagio. (Lea: Prepárese: durante este trimestre aumentarían las lluvias)

 

Según el reporte del mercado laboral del Dane, en Colombia 3 millones 95 mil personas se dedican específicamente a la agricultura. Esto representa un 17 % del total de la fuerza laboral del país.

 

La ganadería no es ajena a la agricultura y por eso es que se dice, que el ganadero primero tiene que ser agricultor ya que debe sembrar pasturas y otros productos como cereales para poder asegurar el alimento para sus animales, especialmente en épocas difíciles.

 

Este día sirve para recordar los retos que debe afrontar el sector agrícola a escala global cómo necesaria adaptación al cambio climático y a los nuevos hábitos de consumo, generados luego de la pandemia.

 

Según la directora de la Cámara Procultivos de la Andi, María Helena Latorre, entre los desafíos de la agricultura nacional está atender el crecimiento poblacional, el cambio climático, el uso eficiente de los recursos naturales, el empalme generacional, la equidad de género, el incremento de la productividad, la eficiencia y optimización de costos, la inocuidad y calidad de los alimentos, el acceso al crédito, entre otros.

 

Para la presidenta de Procolombia, Flavia Santoro, “tenemos las condiciones para convertirnos en una potencia agrícola en la región. Somos el quinto país más grande de Latinoamérica con una superficie de 114 millones de hectáreas, de las cuales cerca de 40 millones son la frontera agrícola nacional, 8 millones de ellas cultivadas, por lo que el potencial para el auge agrícola es amplio, sumado a las condiciones climáticas tropicales que hacen posible la producción de una rica variedad de alimentos durante todo el año”. (Lea: Tecnologías de protección de cultivos son determinantes para la productividad)

 

Entre tanto, Jaime Alberto Rendón Acevedo y Álvaro Andrés Pulido Castrillón, del Observatorio Rural de la Universidad de La Salle, plantearon en la Revista Sur que los productores agrícola “se deben enfrentar a la incertidumbre normal del cambio climático y el régimen de lluvias del Fenómeno de la Niña; el aumento en el precio de los insumos importados como los plaguicidas, fertilizantes y las materias primas para la fabricación del alimento balanceado que se importan y que son nubarrones para el sector, precisamente por un aumento en sus costos y, por ende, en los precios de las diferentes cadenas productivas, que redundarán en mayores costos para el consumidor vía inflación, mayor especulación en los mercados mayoristas”.

 

De acuerdo con lo expuesto por el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rodolfo Zea Navarro, desde ese despacho se apoya a los productores por medio de programas que buscan la retribución de sus esfuerzos, como 'Agricultura por Contrato', 'El Campo a un Clic', 'El Campo Emprende', líneas especiales de crédito y la campaña 'Sabor de Colombia', orientada a promover un mayor consumo de alimentos de nuestro campo".

 

Por su parte, Montserrat Benítez, Directora de Asuntos Corporativos de Syngenta, en una nota de la agencia EFE, señala que la tecnología aplicada cultivos es uno de los caminos a seguir para combatir el rezago del campo, mejorar las condiciones, sobre todo, de los pequeños agricultores a través del incremento de la productividad de sus parcelas, la protección de su siembra y la reducción del tiempo que dedican al trabajo.

 

“Alcanzar el desarrollo del campo al mismo tiempo que se apoya a los agricultores, se protege a la naturaleza y se cumple con las necesidades alimentarias de la población es uno de los grandes retos que afronta el planeta entero y, al igual que en muchos otros rubros, la innovación es la ventana que se abre en una era donde el desarrollo tecnológico es primordial en casi todos los aspectos cotidianos”, indicó Benítez.

 

El sector agrícola a nivel mundial ha efectuado notables avances para el mejoramiento de las técnicas y métodos de producción, así como en la calidad de los alimentos. (Lea: “Podemos pasar de un 2 % a un 4 % en el PIB agrícola del país”: directora de Cámara de Procultivos de la ANDI

 

Algunos de los avances tecnológicos tienen que ver, por ejemplo, con la tecnología GPS para la medición, registro y cálculo de área de terrenos; sensores de temperatura y humedad, para la medición de diversos Índices de vegetación y contenido de clorofila, a fin de minimizar el impacto del suelo durante la etapa de crecimiento de las plantas, detectar el contenido de vegetación y la cantidad de nitrógeno en los cultivos; uso de drones para la distribución de plaguicidas para contrarrestar la invasión de insectos y para la obtención de datos como niveles de saturación del agua, altura de las plantas y determinar la biomasa de los cultivos.