Mediciones biométricas, aliadas en el cruzamiento de ovinos de pelo criollo

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Agosto 2018
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, ovinos, Camilo Caicedo Velásquez, Maestría en Ciencias Agrarias, universidad nacional, La Guajira, wayúu, Reserva Natural El Hatico, Valle del Cauca, Red Meteorológica Automatizada del Centro de Investigación de la Caña de Azúcar de Colombia, Brasil, España, méxico, estados unidos, Nueva Zelanda, Australia
Medir a los ejemplares es esencial para elegir a los mejores para adelantar proyectos de reproducción. Foto: Agencia de Noticias UN.
Con las medidas del alto, ancho y largo de los animales vivos se predice el peso que tendrían después del sacrificio; así, los pequeños productores podrán seleccionar los mejores ejemplares para la reproducción.
 
La predicción sobre el peso que tendría la canal caliente –lo que queda del cuerpo de los ovinos después del sacrificio y la remoción de ciertas estructuras anatómicas– tuvo un acierto del 87 %. De otra parte, la predicción sobre el peso de la canal después de la refrigeración tuvo una precisión del 92 %. (Lea: Uniagraria impulsa consumo de carne de conejos, ovinos y codornices)
 
Las anteriores son las conclusiones del trabajo de investigación adelantado con ovinos resultantes de cruces entre la raza pelibuey y variedades colombianas, por el estudiante Camilo Caicedo Velásquez, de la Maestría en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia sede Palmira.
 
El zootecnista explica que los indicadores obtenidos dan cuenta de un buen nivel de pertinencia de la metodología de medidas biométricas para seleccionar los ovinos reproductores; con ellas se pretende producir poblaciones con mejor rendimiento en razas criollas y mestizas, en especial si se tiene en cuenta que a los pequeños productores les pagan por kilo de canal.
 
La metodología es accesible para aquellos productores de ovinos que no cuentan con los recursos para realizar ultrasonidos o tomografías computarizadas, herramientas que se utilizan para predecir características de interés comercial de la canal”, afirma. (Lea: 10 mandamientos de la producción ovina)
 
Así mismo sostiene que en la actualidad se suelen realizar cruzamientos sin criterios cuantitativos, que atienden solo al conocimiento tradicional. Es el caso de La Guajira, uno de los mayores productores de ovinos, donde la cría de ovinos y de chivos es realizada por los wayúu y otras comunidades.
 
Resistencia de las variedades criollas
 
La primera parte de la investigación adelantada por el zootecnista Caicedo Velásquez  consistió en la medición previa al sacrificio de 40 ovinos en la Reserva Natural El Hatico, en el Valle del Cauca.
 
Después del sacrificio se tomaron medidas nuevamente teniendo en cuenta variables como peso y cantidad de grasa dorsal. El objetivo de las mediciones pre y pos es evaluar la coincidencia de las estimaciones y los resultados de los experimentos en campo. (Lea: Identifican ocho genes asociados con óptimo rendimiento de ovejas)
 
Una segunda parte del trabajo consistió en analizar las variaciones de peso que tuvieron los ovinos de pelo criollo ante cambios en la temperatura y el clima. Para ello se recogió información de las estaciones de la Red Meteorológica Automatizada del Centro de Investigación de la Caña de Azúcar de Colombia (Cenicaña) sobre humedad relativa, radiación solar, evaporación, temperaturas y lluvias que se presentaron en la región entre 1994 y 2017. Los datos se cruzaron con el registro histórico del peso de los animales criados en la Reserva en ese periodo.
 
De esta manera se evidenció que en el Valle del Cauca las temporadas de lluvias suelen presentarse en entre marzo y junio, y entre septiembre y diciembre. Cuando las crías nacieron en temporadas de sequía, su peso fue mayor en esos primeros días.
 
El investigador señala que lo anterior se debe a que para estos individuos el periodo de gestación se desarrolló durante meses de lluvias en los que había una mayor disponibilidad y una mejor calidad de pastos. “Por eso los productores prefieren realizar los apareamientos cuando inician los periodos de precipitaciones”. (Lea: Encuesta Nacional de Recursos Zoo Genéticos)
 
Sin embargo, a medida que los ovinos iban creciendo su peso no volvió a verse afectado por efectos del clima, lo cual da cuenta de la gran capacidad de adaptación que tienen las variedades criollas ante situaciones de escasez de agua y pastos de menor calidad.
 
Por otro lado, al alimentarse, los animales pueden servir como controladores de malezas y parásitos en cultivos como los de caña de azúcar, en los cuales crecen arvenses en los callejones que se forman entre un lote y otro.
 
El investigador sostiene que es importante que seguir investigando las variedades criollas por su potencial genético y adaptativo a las condiciones tropicales. De hecho, “dentro de la revisión bibliográfica que hicimos encontramos estudios referentes en Brasil, España, México, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, pero en su mayoría en torno a razas altamente especializadas en producción cárnica”, amplía. (Lea: Colombia tiene más de 2 millones de cabezas de ovinos y caprinos)
 
El estudio, realizado desde el grupo de investigación en Recursos Zoogenéticos de la U.N. Sede Palmira, avanza como trabajo de grado del zootecnista Caicedo Velásquez, con la dirección de la profesora Luz Ángela Álvarez Franco.