Mini horses están tomando terreno en Colombia

Por: 
Melanny Orozco Zabala
12 de Abril 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, mini horses, equinos, ponys, mini horses en Colombia, criadero de mini horses, Arnulfo Ramírez Sánchez
El criadero Los Panocos queda ubicado en la costa Caribe y es reconocido por su genética y labor con los Mini horses. Foto: Cortesía

Arnulfo José Ramírez Sánchez es un productor y emprendedor colombiano que desde hace muchos está dedicado a la cría y venta de genética equina, especialmente los llamados Mini horses que son tan apetecidos por el público infantil en el país.

 

Como él lo expresa, es un colombiano que siempre ha creído en el emprendimiento como oportunidad de negocio en Colombia. Todo empezó porque su familia le infundió el amor por el campo al estar rodeado de ganaderos dedicados a la cría de ganado brahmán en el Alto Sinú y a la ceba de macho en la zona costera del departamento de Córdoba.

 

En conversaciones con este medio, Ramírez Sánchez explica que desde muy niño ha sentido el gusto por los caballos, especialmente los de paso. Esta fue la razón por la cual fue a estudiar al Eje cafetero donde le quedaba muy fácil tener acceso a las diferentes ferias equinas que se celebraban en el Quindío, Caldas, Risaralda y el Valle del Cauca, siendo estos uno de los eventos en los que conoció acerca de la raza Mini horses. (Lea: Prodigioso, el potro de los 276 saltos a la semana

 

El inicio del trabajo con esta raza equina

 

“Desde hace más de 30 años, mi padre empezó con la cría de ponys en una de sus fincas donde inició todo el proceso de crías con dos yeguas y un macho. Estos caballitos los trajo en su momento del Valle del Cauca. En mi caso, siempre he tenido afición por los equinos y precisamente en algunas exposiciones equinas conocí la raza de Mini horses, por lo cual en un principio tratamos de hacer cruces con nuestros ponys pero no tuvimos ningún resultado”, expresa Ramírez Sánchez.

 

El empresario comenta que la raza Mini horses le llamó la atención por su mansedumbre y docilidad, pues hoy por hoy es el complemento perfecto a ideal para un niño pequeño. En el caso de este productor, en aquel momento cuando todo comenzó tenía sus hijos pequeños, por lo cual fue la oportunidad para compartir y dar amor y respeto por un animal en este caso los Mini horses.

 

En el año 2011 se le da la oportunidad de adquirir un pie de cría que tenía “un amigo en la ciudad de Montería y es allí donde nace el criadero Los Panocos, que inició con tres yeguas Mini horses y un reproductor muy lindo de la raza Shetland llamado Filipichín. Esta es otra raza unos centímetros más grande que la Mini horses”, explica.

 

Posterior a esto, Ramírez Sánchez. Adquiere otros vientres en Bogotá y de ahí en adelanta trató al máximo de retener los vientres que nacían para así hacer crecer el criadero. En 2015, el empresario tiene la oportunidad de viajar a Estados Unidos para comprar tres reproductores en un criadero con mucha trayectoria en la cría de Mini horses en La Florida, así como también unos vientres y las primeras Mini donkeys. Todos estos ejemplares con sus respectivos registros de la asociación americana de criadores de Mini horses y así mejorar la genética de Los Panocos.

 

“En el criadero siempre hemos tratado de mantener una alzada promedio de 80-85 cm, lo que nos permite producir caballitos muy pequeños, siendo este el tamaño ideal que percibimos en nuestras visitas en criaderos de Estados Unidos. En el caso de las hembras son más fáciles para el manejo reproductivo y más fuertes a la hora de montar un niño, pues cuando son por debajo de 75 cm les cuesta preñarlas o si se va a realizar la palpación no se puede por el tamaño ya que no cabe la mano del palpador”, comenta Ramírez Sánchez.

 

Los Mini horses frente a los equinos normales

 

Esta fue una de las razones que impulsó al productor a criar esta raza, pues la diferencia realmente es solo el tamaño porque todas las características fenotípicas del Mini horse son las de un caballo grande en proporciones miniatura. Hay una proporcionalidad entre cabeza, cuello, cuerpo y las extremidades que son perfectas al compararlas con un caballo usual. Esto difiere si se compara con un pony porque no hay proporción entre sus miembros ya que por lo general son más cabezones. (Lea: Jaime, el criador de mini horses en Colombia)

 

El empresario expresa que desafortunadamente en Colombia se confunde el Mini horse con el pony y son razas o ejemplares totalmente diferentes.

 

Los Panocos

 

“Inicialmente el criadero empezó como un hobby, parte de una pasión, pero con el pasar del tiempo hemos desarrollado un trabajo día a día más serio, organizado y hemos formado un equipo interdisciplinario con nuestros veterinarios que nos ha permitido posicionarnos en Colombia como uno de los mejores y más grandes criaderos de esta raza”, menciona Ramírez Sánchez.

 

El productor señala que no ha sido fácil porque por su tamaño, en los Mini horses la reproductividad es un poco más compleja por temas de manejo, pero afortunadamente la experiencia de los años y rodearse de profesionales capacitados les ha permitido superar los obstáculos que se han presentado.

 

De acuerdo a Ramírez Sánchez, “en nuestros criaderos nos propusimos brindarles tranquilidad y seguridad a las personas que compran nuestra genética, de tal forma que puedan conocer de antemano quiénes son los padres y abuelos del ejemplar que están comprando, es decir, que tengan la tranquilidad de lo que se están llevando”.

 

Detalla que esta es una ventaja si se está pensando en adquirir un pie de cría para empezar un criadero. Los Panocos le dejan claro a los clientes que no son revendedores de Mini horses, sino que venden únicamente en el criadero lo que se produce dentro de él. (Lea: Una granja temática llevará a niños a vivir el campo en Agroexpo Caribe)

 

“En un principio el criadero se visualizó teniendo un volumen numeroso de vientres, pero con el pasar de los años cambiamos nuestra filosofía trayendo genética importada que nos diera la posibilidad de ir mejorando día a día, por lo que antes que cantidad, ya nos enfocamos en la calidad de los ejemplares que producimos”, agrega Ramírez Sánchez.

 

En los Panocos se están esforzando por mejorar la genética para ofrecer a los clientes la seguridad y tranquilidad ante todo, de tal forma que sean animales mansos y de buena calidad que se ajusten a las alzadas o expectativas de los clientes. Esto quiere decir que el crecimiento sea coherente con la ascendencia que tienen los ejemplares desde sus padres y abuelos.

 

En palabras de Ramírez Sánchez, “nosotros desde que nacen los Mini horses tenemos contacto permanente con nuestras crías, lo que nos permite acentuar y trabajar esa mansedumbre y docilidad que tienen nuestros ejemplares porque siempre se tratan con amor y respecto para evitar resabios en los animales ya que nuestros clientes finales son los niños”.

 

El empresario expresa que en el país existen otros criaderos que están haciendo un trabajo serio y organizado, por lo que la recomendación para los futuros clientes es que adquieran un Mini horse en lugares donde les puedan brindar una información seria y confiable, pues es importante preguntar por la ascendencia de los caballos y la trayectoria del criadero, de tal forma que se puedan evitar sorpresas en la compra.

 

Los Mini horses criados en la costa Caribe colombiana

 

Ramírez Sánchez explica que “Montería es la capital ganadera de Colombia y goza de una ubicación estratégica en el país que nos ha permitido tener una gran acogida y facilita la logística del transporte en la costa Atlántica, especialmente Atlántico, sucre, Cesar, bolívar y también a la Sabana de Bogotá y Antioquia, donde se ubican nuestros principales clientes”.

 

Un sueño no muy lejano de alcanzar

 

El sueño que expresa Ramírez Sánchez es “seguir produciendo caballitos Mini horses con una excelente genética que pueda llegar a manos de muchos niños en Colombia, de tal manera que pueda crecer la afición por los caballos y que les ayude a crear y afianzar ese vínculo fuerte entre los niños y los caballos, siendo estos animales que nos brindan mucho amor y que por supuesto necesitan mucho amor”.

 

Finalmente, Los Panocos quiere seguir posicionándose como uno de los mejores criaderos de Mini horses a nivel nacional con el lema, ‘seguridad, tranquilidad y confianza para nuestros clientes al momento de comprar un ejemplar’.