Salers, bovinos adaptados al verano e invierno que dan un ternero al año

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Noviembre 2022
compartir
Características de la raza salers
Entre las características de la raza salers está su alto nivel de productividad, y en los toros, su fertilidad y fecundidad.

Originaria del suroeste de Francia, la raza salers se conoce desde hace más de siete mil años, por lo que se cree que son descendientes del ganado Rojo egipcio. Conozca más detalles de esta raza.

 

Para ser más exactos, la raza salers es originaria del Cantal, por lo cual es considerada una de las razas del macizo central francés. Estos animales presentan un conjunto de características que la hacen más rentable y fácil de criar, comparadas con otras razas de ganado vacuno.

 

Existen varios expertos que expresan que los animales salers se derivan del Longhorn neolítico, primer tipo doméstico de bovinos de la zona francesa, que habrían migrado desde la península ibérica. A esto hay que anotarle que los bovinos salers se parecen a los retinta y alentejana. (Lea: 5 razas bovinas continentales francesas que han conquistado el mundo)

 

En esta zona, el clima es muy complejo con características de suelo pobre, con altura que varía de 750 a 2.100 msnm, lo que ha generado que la raza sea extremadamente rústica. Es por esta razón que se considera que tienen aptitudes mixtas o doble propósito, es decir que se puede usar en sistemas de producción de carne y de leche como mencionan en el portal Generalidades de la ganadería bovina.

 

Actualmente, es una raza en la que sus vacas son consideradas nodrizas por su facilidad de parto, producción de leche y robustez. Estos factores hacen que los bovinos sales sean conocidos como los campeones de la productividad.

 

El factor que se destacaba de productividad, genera garantía al momento de destetar un ternero con un peso elevado cada año, sin necesidad de alimentación complementaria.

 

La facilidad de parto de estas vacas es superior a la mayoría de razas con un índice del 99% de partos fértiles, que permite disminuir los gastos veterinarios, que es uno de los aspectos más delicados y fuente de muchas pérdidas en cría de ganado.

 

Además, presenta una elevada fertilidad y longevidad, resultando ser una vaca muy prolífica que garantiza un ternero por vaca al año, clave para la rentabilidad del hato.

 

En cuanto a las características funcionales, expertos dicen que las vacas pueden dar 2700 kilogramos de leche en una lactación, pero la producción de estos animales de doble o triple actitud debe juzgarse teniendo en cuenta sus evidentes cualidades de cebamiento y producción cárnica. (Lea: ¿En qué se diferencian las razas bovinas continentales a las británicas?)

 

La rusticidad de este animal se manifiesta en los buenos aplomos que le dan muy buena estabilidad en terneros irregulares como bosques y pendientes, lo cual genera que se adapte bien a los cambios de temperatura sin que se vea afectada su fertilidad.

 

Se puede decir que el carácter rústico de la raza salers se ha forjado a lo largo del tiempo, utilizada antiguamente para la producción de animales de ordeño, siendo los principales protagonistas de la trashumancia. Es por esto que su pasado y presente han contribuido a desarrollar sus miembros y pies, por lo que gracias a esto los animales pueden soportar largos períodos en establos entramados o sobre losas de entarimado durante el invierno.

 

Cuando se habla de fertilidad, las vacas salers tienen buena fertilidad, fecundidad y longevidad. El intervalo entre partos es de 365 a 376 días y la gestación dura aproximadamente 280 a 286 días, lo que permite al criador reducir al máximo los periodos improductivos. Esto le permite a la vaca vivir hasta más de 10 años.

 

Todas estas características la convierten en una campeona en materia productiva con número de terneros destetados durante la vida de una vaca, con facilidad al parto gracias a su amplitud pélvica y con terneros con un peso promedio adecuado al nacimiento de 36 kg en hembras y 38.5 kg en machos. (Lea: Cómo seleccionar la mejor raza bovina de carne)

 

En cuanto a los toros, estos son muy fértiles, de hecho, cuando las vacas de otras razas tienen dificultades para fecundarse, se emplean toros salers para solucionar este inconveniente.

 

Esta raza de vacunos puede producir hasta 3.000 kg de leche por año. Su leche posee cualidades excepcionales para la elaboración de queso, según se menciona en el portal Generalidades de la ganadería bovina.

 

Las aptitudes lecheras de la raza ahorran al criador la tarea de complementar la alimentación de los terneros y hacen de la salers la mejor de las nodrizas entre las vacas lactantes.

 

En raza pura, el crecimiento o ganancia media cotidiana de los terneros está entre 1.000 y 1.100 g/día para los machos y entre 900 y 1.000 g/día para las hembras. Estos crecimientos permiten obtener un peso mínimo al destete de 320 kg para los machos y 300 kg para las hembras, sin ayuda de alimento concentrado.

 

Además, se menciona que, en cruce con un toro de raza de carne, el crecimiento medio de los terneros mejora aproximadamente 100 gramos en comparación con los rendimientos en raza pura.

 

Características físicas de los salers

 

Su capa es de color rojo caoba uniforme con pelo largo o mediano y con frecuencia ligeramente rizado, pero es posible encontrar animales negros, pues esta raza porta un gen negro, en ocasiones presenta pequeñas manchas blancas, con morro estrecho y porciones sin pelo del cuerpo, que son de coloración rosada pero nunca negra.

 

Su piel es gruesa y su cabeza robusta triangular y convexa en los machos. El cuello es corto en los toros y largo, pero esbelto en las vacas. Además, sus patas presentan buena conformación ósea como se había mencionado antes.

 

Los cuernos son de sección transversal elíptica y se encorvan hacia afuera y hacia adelante adelante con puntas hacia arriba y hacia atrás.

 

Una particularidad de estos animales es que su cuerpo es grande con pecho profundo, y en vista lateral da la impresión que las líneas dorsal y ventral son aproximadamente paralelas. Los cuartos traseros se escurren hasta el nacimiento de la cola, pero están buen provistos de musculatura, que llega hasta los jarretes.

 

Finalmente, esta raza puede caminar grandes extensiones de terreno en busca de alimento sobre terrenos difíciles, este mismo le confiere una gran resistencia al calor, como lo indica su buena adaptación a las zonas cálidas, además su pelo crece en invierno, lo que facilita la resistencia al frío, es decir que la raza salers soporta perfectamente variaciones de temperatura.