Bloqueos y paro frenarán el crecimiento del sector agropecuario

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Junio 2021
compartir
Bancolombia, PIB, sector agropecuario, Café, Fedecafé, Asoexport, paro, bloqueos, Vías, manifestaciones, abastecimiento, exportaciones, puertos, pérdidas, perecederos, costos logísticos, plantas de procesamiento, centros de consumo, insumos, mano de obra, demoras, entrega de productos, clientes, distribuidores, comercializadores, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Los bloqueos de vías harán que el comportamiento del sector agropecuario que fue favorable en el primer trimestre del año se estanque ante la imposibilidad de comercialización y adquisición de materias primas. Foto: lavilla.com.co

El resultado favorable que presentó el PIB agropecuario en el primer trimestre del año, con un crecimiento del 3,3 %, se podría frenar por culpa del paro y los bloqueos de las carreteras en el país.

 

Así lo plantea un informe de Bancolombia, citado por El Nuevo Siglo, donde indica que este buen comportamiento ahora está en riesgo por los paros y bloqueos que en muchas partes del país, impiden el abastecimiento y complican las exportaciones.

 

Agrega el análisis que “los efectos que muy posiblemente observaremos en el agro a partir de la situación por la que atraviesa el país estarán en varios frentes: pérdidas de producto, en el caso de perecederos; aumentos de los costos logísticos entre puertos, plantas de procesamiento y centros de consumo; encarecimiento de insumos; dificultades para garantizar la mano de obra en labores de campo, y demoras en la entrega de productos a los clientes, tanto a nivel local como internacional”.

 

Sobre este último aspecto destaca que es posiblemente el que podría tener un impacto más duradero en el tiempo. “No podemos perder de vista que el país viene desarrollando una oferta exportable más diversa, en la cual, además de la calidad del producto, está en juego la puntualidad y cumplimiento en la entrega a los distribuidores y comercializadores en el exterior, activo intangible de gran valor, especialmente para las cadenas agroexportadoras que apenas están emergiendo”. (Lea: Los retos para Colombia en una economía de pospandemia en el Congreso Ganadero)

 

De acuerdo con el reporte “el café fue el rubro que más impulsó el crecimiento. El PIB real del cultivo de café creció en el primer trimestre 21,4 %, después de un comportamiento negativo en el primer trimestre de 2020 (-19,1 %). Sin embargo, aunque existe un efecto base inmerso dentro de la cifra de este año, un aumento de la producción a marzo del 13 % explica, en buena medida, este repunte.

 

Los crecimientos en los rubros de cultivos agrícolas (sin café) y ganadería dan muestra de las ventajas de una producción diversificada. Es en estos rubros donde se observa una variación anual positiva para el primer trimestre durante cinco años seguidos, o incluso más si se analiza el rubro de ganadería, que agrupa las diferentes actividades de producción pecuaria y muestra esta tendencia desde 2015.

 

Precisamente, luego de más de un mes de paro, bloqueos en las vías y saqueos, el café ha sufrido las consecuencias, pues la falta de movilidad tiene más de 700.000 sacos del grano represados, y el problema se focaliza en el incumplimiento en las entregas internacionales que esto genera.

 

Importadores de café colombiano y que comercializan, sobre todo, en Estados Unidos ya avizoran un panorama desalentador y aseguran que alrededor de cinco semanas o más será el retraso para entregar las cargas de café nacional a los tostadores en el resto del mundo.

 

Ante esto, Gustavo Gómez, presidente de Asoexport, en una entrevista con el diario La República, advirtió que el problema radica en los tiempos de tránsito que le toma al grano llegar a su destino, pues así todo se normalice en un día, los retrasos en las entregas y en el café que hay represado generará que los tiempos de los contratos no se cumplan normalmente.

 

Señaló que otro problema que esta demora generará es que los tostadores del mundo, que no paran su actividad, empezarán a preferir el café de otros países. (Lea: Colombia más que café)

 

“El café colombiano por sus cualidades está presente en casi todas las mezclas de café de los tostadores del mundo, pero esta situación hace que los tostadores empiecen a evaluar otras opciones de reemplazo de nuestro café”, indicó Gómez.

 

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, coincidió en que este no es un problema que se refleje inmediatamente en el sector, sino que tendrá sus consecuencias a largo plazo. Esto, porque con el incumplimiento de fechas pactas de entrega se empieza a perder la clientela, lo que a futuro conlleva a que se prefiera el café de otros países por encima del local.

 

A esto se suma que el café alcanzó esta semana el precio más alto en los últimos siete años, en momentos cuando su exportación y producción tienen dificultades por los efectos de los bloqueos desarrollados desde que inició el paro nacional, los cuales aún no se superan del todo.
 

La libra del café suave colombiano en Nueva York no solo cerró el mes de mayo al alza sino que este primero de junio alcanzó los 2,11 dólares por libra, un precio que no se veía desde agosto de 2014, cuando en promedio la libra se ubicó en ese mismo nivel, año en el que la cotización promedio cerró en 1,97 dólares. 

 

“Los caficultores siempre han aportado al desarrollo social y económico de Colombia. Hoy cuando el sector puede volver a ser un actor fundamental en la recuperación económica, los bloqueos y el vandalismo son un obstáculo para este fin y una fuente de desasosiego para los colombianos”, expuso el cuerpo directivo de la Federación de Cafeteros.