¿Sabe cómo afectan subsidios al sector lechero en EE. UU. a otros países?

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Mayo 2022
compartir
subsidios ganaderos Estados Unidos
Los apoyos a productores lecheros en Estados Unidos no solo han afectado a los países con menor producción que importan más lácteos como México, sino también a exportadores netos como Australia y Nueva Zelanda. Foto: CONtexto ganadero

Los apoyos a productores lecheros en Estados Unidos y otros países no solo han afectado a los países con menor producción que importan más lácteos. También están perjudicando a los grandes productores, como Nueva Zelanda y Australia. Así lo explicó un experto.

 

Ramón Robledo Padilla de la Universidad de Guadalajara explicó en este artículo que en la mayoría de países desarrollados, salvo Australia y Nueva Zelanda, existen diversos mecanismos para apoyar la producción agropecuaria, especialmente la producción de leche.

 

Como sostuvo, este ha sido uno de los problemas principales del sector primario entre países desarrollados y subdesarrollados, pues en los primeros los apoyos han impulsado la producción interna y lo protegen de la competencia comercial del exterior.

 

De este modo, los productores lecheros en Estados Unidos y otros países que han aplicado este tipo de mecanismos o políticas tienen garantizados más ingresos y mejor rentabilidad. (Lea: ¿Qué subsidios reciben los productores lecheros en EE. UU.?)

 

Por el contrario, en los países menos desarrollados, el sector agropecuario es esencial por los empleos que genera, pero los gobiernos no contribuyen o aportan bajos subsidios. Esto los pone a competir en desventaja frente a los países más desarrollados.

 

En el caso de la producción de leche en EE. UU., aseguró que ha sido “una de las más reguladas durante mucho tiempo”. Si bien en los últimos años esta regulación y apoyo ha disminuido de forma importante, “para muchos, aún sigue siendo considerable”.

 

El autor explicó que este tipo de apoyos “propician un crecimiento de la producción a nivel mundial y posteriormente una reducción de los precios agrícolas a escala internacional”. (Lea: Entre enero y marzo se importaron USD 90 millones en lácteos)

 

En el caso específico del mercado mundial de leche, los productores de países que cuentan con poco apoyo por parte de sus gobiernos tienen más dificultades para “competir con sus productos lácteos en un mercado internacional altamente subsidiado”.

 

De acuerdo con Robledo Padilla, esto ha ocasionado que estos países subdesarrollados eleven las importaciones de derivados, lo que impacta a los productores locales que ven reducidos sus ingresos porque no tienen cómo competir con productos extranjeros.

 

Esto sucede en países como México y Colombia, ambos en acuerdos comerciales con EE. UU. y que han visto mayores importaciones de derivados lácteos. El caso de México es diciente, pues según datos de la FAO, “importa alrededor de una tercera parte de lo que produce”.

 

Sin embargo, el experto anotó que “esta política de altos subsidios a la producción de leche no solo genera daños a los productores de países pobres con escasa protección”. (Lea: Estados Unidos apoyará a sus ganaderos lácteos con US$2000 millones)

 

“También perjudica a algunas economías desarrolladas como las de Nueva Zelanda y Australia que, como se mencionó, son muy eficientes en la producción de leche y tienen una fuerte presencia en los mercados internacionales”, advirtió.

 

El autor explicó que estas naciones son “exportadoras netas de derivados lácteos”, de manera que cuando los precios internacionales bajan por cuenta de los subsidios que se otorgan en EE. UU., Canadá y otros países, pierden rentabilidad a la hora de exportar lácteos.

 

“Esta competencia desleal, en el sentido de que en algunos países los productores reciben más apoyos que en otros y como se mencionó anteriormente, provoca incrementos en la producción y disminución de precios en el mercado internacional”, indicó.