Atresia coli en bovinos
Foto: Axón Comunicación - Accounter

Cargando...

6 preguntas sobre la atresia coli en bovinos

Por - 07 de Abril 2023

¿Ha presentado en su finca o en la de algún vecino un caso atresia coli en sus bovinos? Si no se le viene nada a la mente, le contamos por qué esta patología es poco común y qué consecuencias trae para el animal.


El Hospital Clínico Veterinario Complutense (HCVC) explica en una [investigación](file:///Users/melannyorozco/Downloads/ecob,+049-059.pdf) que la atresia coli es una malformación congénita con interrupción del tránsito intestinal. Su eptiopatogenia es desconocida y su pronóstico es reservado. Esta es una patología fundamental en terneros, pues puede llegar a provocar una alta mortalidad. (Lea: 16 malformaciones genéticas en bovinos)

¿Qué es la atresia coli?

Pero se debe estar preguntando, ¿en qué consiste? Es una malformación que tiene la peculiar característica de la ausencia de luz intestinal. Esto quiere decir que puede limitarse a segmentos de intestino delgado, ciego o grueso, o ser de múltiple presentación.

Según la localización se clasifica en atresia ani, atresia coli o atresia yeyuni, existiendo distintas formas de abordar el tratamiento, que generalmente es quirúrgico.

Esta patología puede verse en diversidad de especies como bovinos, equinos, porcinos, caprinos en incluso en los humanos.

Los investigadores del HCVC exponen que la etiopatogenia de esta malformación es aún desconocida, pues por lado se cree que puede existir un componente genético pues puede tener una predisposición racial, como el caso de los terneros raza Holstein, aunque de forma puntual no existe evidencias lo suficientemente fuertes que relación esta malformación con alguna enfermedad hereditaria.

Cuando se menciona que la raza Holstein tiene mayor predisposición a presentar la patología se hace referencia a que durante el desarrollo embrionario, su colon parece crecer más rápido y alcanzar una mayor longitud que en otras razas bovinas.

¿Dónde se ubica la malformación?

La malformación se sitúa habitualmente en la porción espiral del colon, que corresponde con la localización más habitual de la atresia coli, considerando que el asal central está comprometida en la mayoría de los casos (50-60%), los giros centrífugos en el 35% y los centrípetos en el 15%. (Lea: ¿Por qué se da la artrogriposis congénita múltiple en terneros?)

¿Cómo se diagnostica la atresia coli?

Para tener claro un diagnóstico de la enfermedad y cuál es su clasificación, en relación a la atresia coli, los investigadores sugieren que los diagnósticos de gestación por palpación rectal del saco amniótico antes del día 42 puedan contribuir a la aparición de este problema por posible daño causado en la organogénesis.

La realización de pruebas de diagnóstico por imagen es útil para confirmar el diagnóstico presuntivo y descartar otras patologías como invaginación, atresia de segmentos de intestino delgado e impacto en el meconio.

El estudio radiológico con contraste es la prueba que generalmente se elige ya que permite identificar la zona atrésica mediante una interrupción del tránsito del mismo.

Sin embargo, los investigadores del Hospital Clínico Veterinario Complutense manifiestan que hay que considerar que puede conllevar algún riesgo y que aumente el costo, así como el tiempo en el diagnóstico, lo que finalmente termina por ser más complicado de realizar si se hace en condiciones no hospitalarias.

Es por esta razón que el diagnóstico ecográfico es eficaz para demostrar signos de ílero paralítico y líquido libre en el abdomen, pero rara vez se puede identificar la porción ciega del colon.

El diagnóstico definitivo se confirma mediante una laparatomía exploratoria.

¿Qué signos presentan los animales con atresia coli?

El común denominador de los bovinos que lo presentan son signos como debilidad progresiva, anorexia y en pocos días, desarrollan un dolor cólico y distensión abdominal. (Lea: Conozca 10 defectos hereditarios en el ganado bovino)

¿Qué tratamientos existen para la atresia coli?

Por lo tanto, uno de los pocos tratamientos existentes para que el animal sobreviva es por medio de un procedimiento quirúrgico el cual no es posible de practicar en todos los casos. Esta es la razón por la que muchas veces se recurre al sacrificio del animal.

Hay que tener claro que, sin un tratamiento precoz, los terneros desarrollan rápidamente septicemia, fallo cardiocirculatorio y rotura intestinal con la consiguiente peritonitis y posterior muerte.

La atresia coli es una patología poco frecuente, pero se puede decir que es común dentro de las malformaciones congénitas en terneros y presenta consecuencias devastadoras si no se trata quirúrgicamente.

Cuando se decide llevar a cabo la intervención, el protocolo anestésico puede realizarse bien con anestesia general o con anestesia loco-regional y sedación.

Esta última es la habitual debido a que es una intervención más corta que la realización de una anastomosis. Además, conlleva menos riesgos para el animal que la anestesia general y supone un menos costo económico para el productor.

¿Sobrevive el animal luego de la cirugía?

Los investigadores aseguran que distintos estudios sobre la atresia coli revelan que los ratios de supervivencia a corto plazo de los animales que reciben el tratamiento quirúrgico son considerablemente variables en un 73% con una importante influencia de la edad. Sin embargo, hay autores que menciona tasa de supervivencia entre 33 y 55%.

Es fundamental tener presente que la mortalidad postoperatoria temprana se asocia con hipotermina, peritonitis y necrosis isquémica del intestino grueso.

La investigación muestra que la tasa de supervivencia es baja, si compara con otras malformaciones de este tipo. Un punto clave es que los animales operados, no tienen el mismo crecimiento que un bovino sano, todo esto, debido a una insuficiente fermentación ruminal o a una reducción de absorción en el intestino grueso.

Las más vistas