Aprenda sobre alteraciones abdominales en ganado bovino

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Junio 2022
compartir
alteraciones abdominales en el ganado bovino
Aquí puede encontrar una lista de algunas de las alteraciones abdominales que se presentan en ganado bovino, como torsiones o desplazamientos. Foto: fmvz.unam.mx

Aquí puede encontrar una lista de algunas de las alteraciones abdominales que se presentan en ganado bovino, como torsiones o desplazamientos. Aprenda los nombres de estas alteraciones y cuáles son los signos relacionados con cada una. 

 

Óscar Perusia, profesor en Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional del Litoral (Argentina), explicó algunas enfermedades abdominales en el ganado bovino que pueden ser tratadas con la laparotomía como método terapéutico. 

 

Alteraciones abdominales en bovinos

 

Timpanismo ruminal agudo o crónico

 

El primero ocurre por una distensión grave de rumen que no puede desalojar los gases del rumen y no se puede solucionar con sonda. Se debe realizar ruminotomía por el flanco izquierdo alto. (Lea: Los remedios caseros para aliviar el timpanismo)

 

El segundo ocurre por papilomas reticulares, que se suelen ubicar en la zona cardial y actúan como válvula obstructiva impidiendo la normal eliminación de gases. Producen timpanismo y son de difícil diagnóstico clínico.

 

 

Desplazamiento abomasal izquierdo

 

Esta alteración suele ser común en el postparto. La vaca presenta un perfil abdominal levemente aumentado en el lado izquierdo y la parte ventral, mientras que las heces son pastosas, muy desmenuzadas y con brillo.

 

En la auscultación, se escucha un sonido claro y alto. El diagnóstico se puede confirmar realizando una punción de la zona de percusión, extrayendo líquido que será color marrón y ácido. (Lea: Las múltiples causas de la distocia en las vacas (parte 2))

 

 

 

Desplazamiento abomasal derecho con o sin torsión

 

En este caso hay distensión abdominal del lado derecho en la parte superior. En caso de torsión es un proceso grave que necesita rápida intervención quirúrgica, las heces son semejantes al barro. En las primeras horas puede haber cólicos.

 

En el flanco superior derecho hay una zona con las mismas características sonoras descritas en la desviación izquierda. El acceso quirúrgico se realiza por el flanco superior derecho, se vacía el abomaso y se corrige su posición si existe torsión.

 

 

Sobrecarga abomasal

 

Se produce una distensión crónica del abdomen de lado derecho en la parte ventral. Por palpación abdominal en la zona abomasal se puede percibir crepitación nívea (sonido en el organismo) preferentemente en animales jóvenes.

 

 

Úlceras hemorrágicas del abomaso

 

Materia fecal negra y signos de anemia hemorrágica aguda. Se debe actuar rápidamente con transfusión sanguínea y accediendo por la zona retrocostal derecha baja. Se realiza una eliminación quirúrgica de la zona ulcerosa y posterior sutura.

 

 

Dilatación de ciego con o sin torsión

 

El perfil abdominal se presenta agrandado del lado derecho y en la parte superior. Las heces son pastosas, oscuras, semejante al barro y con mucho moco. (Lea: ¿Es más grave cuando el abomaso se desplaza a la derecha que a la izquierda?)

 

Por tacto rectal se palpa el ciego distendido con su eje mayor horizontal. Si la distensión no es muy grande se lo puede desplazar. Cuando hay torsión existe cólico en las primeras horas. El tratamiento quirúrgico es semejante al de la desviación abomasal derecha.

 

 

Retículoperitonitis traumática

 

La retículoperitonitis traumática es una patología frecuente en vacas lecheras, dependiendo mucho del tipo de manejo del establecimiento. Como características clínicas hay un leve aumento de la temperatura o quejidos espontáneos o provocados.

 

La laparatomía diagnóstica y terapéutica se realiza en el flanco izquierdo alto. Se explora la zona reticular diafragmática, comprobadas las adherencias y/o fibrina, se continua con ruminotomía para explorar el retículo y extraer el cuerpo extraño.

 

 

Peritonitis aguda difusa

 

Esta patología abdominal, de pronóstico grave, es poco frecuente debido al rápido y notable poder de adherencia del peritoneo bovino. (Lea: ¿Qué sucede cuando se produce la acidosis ruminal del ternero lactante?)

 

Se presenta un perfil abdominal simétrico, redondo y tenso. Las heces son duras, verde oscuras y brillantes debido al íleo paralítico. El recto es un tubo rígido que no permite que el brazo del veterinario se desplace. Hay quejidos espontáneos y toxemia.

 

Por punción abdominal alta se puede confirmar el diagnóstico por la obtención de un líquido purulento, pútrido con mucha fibrina. La laparatomía izquierda alta por el flanco y el posterior lavado peritoneal es la única posibilidad de tener alguna posibilidad de éxito en el tratamiento.

 

El lavado peritoneal se puede realizar con agua potable tibia y antibiótico hidrosoluble. La posterior extracción se realiza con el vacío de la máquina de ordeñar. Esto se puede realizar 2 o 3 veces.