Blanco Orejinegro, genética para la conservación

Por: 
Sergio A. Ruiz Saldarriaga / Periódico Alma Máter
10 de Junio 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero,  Blanco Orejinegro, ganado BON, Asamblea Departamental de Antioquia, grupo de Genética, Mejoramiento y Modelación Animal, GaMMA, Mario Fernando Cerón Muñoz, coordinador de Gamma, Centro de Investigación El Nus, Agrosavia, Vegas de la Clara, Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, universidad de Antioquia, periódico alma máter, Sergio ruiz Saldarriaga,
El trabajo mancomunado entre varias instituciones ha permitido hacer investigaciones de mayor impacto en favor de la raza. Foto: Cortesía.

Hace tres décadas, pese a su potencial productivo y adaptabilidad, el ganado BON casi había desaparecido en Colombia. Hoy, la raza criolla gana presencia en los hatos gracias al mejoramiento genético desarrollado por universitarios y varias instituciones.

 

Todo estaba preparado en el recinto de la Asamblea Departamental de Antioquia para el acto conmemorativo. Había una invitada especial y los asistentes querían fotografías con ella. A su entrada, los flashes de las cámaras se combinaron con los aplausos: Ordenanza —la ternera de la raza blanco orejinegro, BON—, ya estaba en el recinto. (Lea: Los beneficios de declarar al BON como patrimonio genético de Antioquia

 

Así fue como, el 25 julio de 2018, esta raza de ganado puro pasó a ser patrimonio genético de Antioquia, un reconocimiento por su potencial productivo y arraigo en la cultura campesina. La distinción fue resultado del trabajo que viene realizando la Universidad de Antioquia en la conservación de esa raza, que hasta hace unos 30 años contaba solo con unos 1000 ejemplares en el país.

 

Este animal —pelo blanco, piel negra y particulares orejas oscuras— ha sido el foco de estudio del grupo de Genética, Mejoramiento y Modelación Animal —GaMMA—, cuyos investigadores trabajan en su mejoramiento genético, garantizando su conservación.

 

Mario Fernando Cerón Muñoz, coordinador de Gamma, señaló que, con las condiciones ambientales de Colombia, la BON es una raza con buenas características para la producción. “El trabajo serio de mejoramiento genético, sin perder adaptación, permite tener animales altamente productivos y longevos”, advirtió el profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias. (Lea: Corpoica trabaja a favor de los indicadores de la raza BON)

 

¿Por qué es importante esta raza en el campo colombiano? Su potencial productivo es muy amplio: sirve para leche, carne y su dócil manejo lo hace un excelente animal. Sin embargo, los especialistas coinciden en que la mayor ventaja del orejinegro está en su fácil reproducción y adaptación a diversas condiciones climáticas y geográficas, sobre todo en zonas montañosas, cafeteras y con pastos no tan productivos.

 

Según Juan Fernando Toro Tobón, director del Centro de Investigación El Nus de Agrosavia, en Antioquia se cuenta con aproximadamente 9.500 ejemplares de BON puros y 65 ganaderías que trabajan con la raza criolla.

 

Al rescate

 

En el municipio de Gómez Plata —en el norte antioqueño y a 90 kilómetros de Medellín—, está Vegas de la Clara, una de las tres fincas de la Facultad de Ciencias Agrarias, donde se concentra un alto número de ganado BON. En 2018, por ejemplo, uno de los ejemplares de Vegas de la Clara fue reconocido como mejor reproductor del país, seleccionado entre 5651 machos de 37 ganaderías de Colombia. La Universidad cuenta con aproximadamente 100 animales. (Lea: BON a un paso de convertirse en patrimonio genético en Antioquia)

 

Según el profesor Cerón, la tarea de reproducción del BON implica necesariamente un trabajo conjunto entre instituciones, por eso la alianza con instituciones como la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria —Agrosavia—, lo que permite investigación de mayor impacto.

 

Julián Ramírez Toro, estudiante del doctorado en Ciencias Animales en la línea de genómica, e investigador máster de Agrosavia, destacó la sinergia con esa entidad, encargada de los recursos genéticos del país, “gracias a esto venimos trabajando en una plataforma de información productiva que
permita tener una buena cantidad de información para hacer las evaluaciones genéticas”.

 

Criollos, a multiplicarse

 

La aparición de ganado blanco orejinegro en Colombia se dio durante el periodo de colonización, cuando se introdujo a la región y se propagó debido a su alta capacidad de adaptación. En Antioquia se establecieron hatos dedicados a su crianza, por ello es una de las zonas del país donde más se promueve su conservación. (Lea: 5 ventajas que tiene la carne de la raza Bon para su exportación)

 

Pese a esto, la raza se había visto enfrentada a una drástica disminución, debido a la introducción de otras razas como la Brahman, lo que generó nuevos sistemas de producción. Según el coordinador del grupo Gamma, el país está modificando sus paradigmas pues, “hace unos años el paradigma era mayor producción sin importar el impacto al ambiente. Ahora se está buscando una genética más adaptada a las condiciones ambientales”, precisó Cerón.

 

Allí es donde la raza BON cobra su importancia, por ser una raza adaptada, con buena producción tanto en tierra plana como en zona montañosa. La tarea pendiente está en la reproducción a través de programas de fomento para la transferencia de embriones e inseminación artificial, permitiendo democratizar la raza y expandirla.

 

Fuente: Sergio A. Ruiz Saldarriaga / Periódico Alma Máter.