Claves sobre el amamantamiento restringido

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Octubre 2021
compartir
amamantamiento restringido, sistemas de amamantamiento, Anestro, manejo del ternero, aislamiento del ternero, producción de leche, amamantamiento, ganadería de leche, ganadería doble propósito, ganadería de cría, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
De acuerdo con Raúl Botero, se pueden implementar dos tipos de amamantamiento restringido en terneros. Foto: pixabay.com

El amamantamiento restringido (AR) o destete temporario es una práctica que se viene desarrollando de forma empírica en distintas regiones del país y en otras regiones tropicales, como una estrategia para disminuir el intervalo entre partos de las vacas.

 

Así lo describieron Víctor Torres y Jarney Urbina en una revisión bibliográfica sobre el uso del AR como alternativa de manejo para la reducción de intervalo entre partos en los sistemas de producción bovina en las distintas producciones.

 

Según ellos, el AR es una estrategia que conjuga el amamantamiento del ternero con el ordeño de la vaca, teniendo acceso los terneros a sus madres por un leve período de tiempo inmediatamente después que se ordeñan, permaneciendo separados el resto del tiempo.

 

Raúl Botero, MVZ y M. Sc. investigador asociado del programa de Forrajes Tropicales del CIAT, describió en su artículo “Manejo de la vaca y el ternero en sistemas de producción de doble propósito” algunas alternativas para el manejo del amamantamiento:

 

 

Amamantamiento restringido una vez al día

 

Con este método el destete se realiza a los siete meses de edad, y por medio de este, las vacas presentan su primer celo entre los 60 y 150 días después del parto. (Lea: Estas son algunas alternativas para disminuir el anestro posparto en vacas)

 

Consiste en permitir que la vaca amamante a su becerro una sola vez al día, por una hora en la mañana y separando la vaca del becerro después del período de amamantamiento, alojándolos en potreros separados y alejados uno del otro.

 

 

Amamantamiento restringido dos veces al día

 

El destete también se realiza a los siete meses de edad y consiste en permitir que la vaca amamante a su becerro dos veces al día, por una hora en la mañana y otra hora en la tarde y separando la vaca de su becerro después de cada lactancia.

 

La madre se aloja en un potrero separado y distanciado de su becerro, o se deja a la cría en el corral de manejo durante la noche para que duerma y se saca a pastorear. (Lea: Aprenda sobre el amamantamiento restringido en terneros)

 

En el ordeño diario es conveniente dejar un cuarto sin ordeñar. Esta leche, además de la residual, será la que amamante al ternero. El cuarto no ordeñado deberá alternarse con frecuencia para evitar deformación de la ubre.

 

Esta práctica se hace necesaria en vacas hasta con cinco meses de edad del ternero; a partir de esa edad, el consumo de la leche residual es suficiente para que el ternero logre un peso adecuado al destete.

 

El autor del artículo también indicó que el AR evita la pérdida de peso, común en los terneros como causa del estrés del destete. (Lea: 3 consejos en nutrición para aumentar rentabilidad en fincas lecheras)

 

 

Otras prácticas de manejo

 

Doble ordeño con ternero

 

En esta práctica, mínimo 10 horas después de iniciado el primer ordeño, se puede realizar un segundo ordeño, cuya producción depende de la buena alimentación de las vacas. Los terneros, solo se encuentran con sus madres durante el apoyo y el escurrido de la ubre en cada ordeño.

 

Para el caso del doble amamantamiento y del doble ordeño con ternero, además de contar con buenos potreros o con un suplemento de alta calidad para compensar la menor cantidad de leche suministrada al ternero, se requiere de mano de obra adicional para la ejecución del segundo ordeño, por lo que en ciertas circunstancias puede no ser rentable.

 

 

Doble ordeño sin ternero

 

Esta práctica requiere del adiestramiento de las vacas para lograr la bajada de la leche, sin la presencia del ternero. Las novillas de primer parto se acostumbran más fácilmente a esta práctica y hay algunas vacas que nunca se someten a ella.

 

El mayor inconveniente de este tipo de ordeño es el alto costo de la crianza artificial de las terneras, la venta obligada de los machos al nacimiento y la incidencia de mastitis, que es mayor en las vacas que no son amamantadas, sin importar si el ordeño es manual o mecánico.

 

En este caso el sistema de manejo se intensifica a tal punto que deja de ser un doble propósito, para convertirse en un sistema de lechería especializada.