Cómo desde la ganadería se aporta a la alimentación nutracéutica

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Julio 2022
compartir
Ganado alimentándose
Desde la pastura misma se puede trabajar en la producción de alimentos nutracéuticos que van ganando cada vez más importancia entre los consumidores. Foto: Captura de pantalla

El término nutracéutico une dos palabras: nutrientes y farmacéutico. Cuando se aplica a la alimentación hace referencia a todos aquellos ingredientes o alimentos que cuentan con propiedades medicinales o preventivas para mejorar la salud tanto de animales como humanos.

 

Profesionales de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste /Argentina), apoyados en investigaciones realizadas, consideran factible orientar la producción ganadera a la obtención de carne, leche y derivados nutracéuticos, según una nota del portal ganadosycarnes.com

 

El investigador Exequiel María Patiño, investigador y docente de la Cátedra Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Ciencias Veterinarias, explicó que un alimento nutracéutico puede originarse con el agregado de sustancias beneficiosas directamente al propio alimento, como es el caso de los prebióticos y probióticos, o puede ser producido naturalmente por el propio animal. Al respecto, en los últimos años las investigaciones están abocadas a producir leche, carne y sus derivados en forma natural, directamente desde el propio organismo animal.

 

Así mismo, Alberto Hoyos Mejía, nutricionista de rumiantes de Biotec Colombia, en una nota de La Finca de Hoy, señaló que este tipo de alimentación va dirigida de manera muy importante a nutrir y mejorar la salud. Cuando se quiere hacer así a través de alimentos de origen animal como los lácteos o los cárnicos para que esto se lleve a cabo es preciso interactuar inicialmente en el ecosistema.

 

 

 

 

Es así como se debe trabajar en el suelo, en las plantas que alimentan los animales para finalmente tener un impacto nutracéutico en el ganado. Los nutracéuticos son los ingredientes de los alimentos que suelen ser de origen vegetal no tóxicos, compuestos en gran parte por vitaminas, minerales y fitoquímicos y que además en los rumiantes llegan a mejorar la reproducción, la producción, la salud general de los animales e incluso a prevenir enfermedades. (Lea: Colombia desaprovecha las propiedades nutracéuticas de la carne bovina)

 

La alimentación nutracéutica es la más natural posible, que para el caso del ganado es el pasto o forraje verde que los mismos animales pueden cosechar y por eso se busca que consigan la mayor cantidad de nutrientes desde la pastura donde generalmente obtienen alrededor del 70 % de sus requerimientos y el restante es por medio de la suplementación.

 

Las vacas tienen un nivel de producción de leche superior a la capacidad de aporte de nutrientes de la pastura. En este caso ese alimento para suplementar también debe ser nutracéutico.

 

El tipo de proteínas, carbohidratos y de grasas de los concentrados deben ir alineados al objetivo final de la alimentación nutracéutica que es hacer que el alimento que entre al organismo de los bovinos realice un trabajo nutricional y metabólico que se traduzca en los productos que se obtendrán de ellos.

 

En el caso de una finca ganadera ubicada en el municipio de Palestina (Caldas), el principal producto es la leche. Gracias a este tipo de alimentación la grasa de la leche va a tener un cambio positivo en cuanto al perfil de ácidos grasos. En la medida en que se interviene la alimentación de las vacas mediante la pastura y la suplementación se pueden obtener mayores niveles de ácido linoleico conjugado que es una fuente de grasa muy buena porque es antioxidante, antiinflamatoria y en general tiene grandes beneficios para la salud de las personas.

 

Allí utilizan subproductos de la industria azucarera, palmera y de los granos, después de realizarles algunos procesos, utilizando fuentes de grasa específicas y algunas proteínas de origen vegetal. (Lea: Un producto ‘mágico’ que hace una ganadería sostenible)

 

Entre tanto, en la nota del portal ganadosycarnes.com, se indica que existen numerosos trabajos con resultados muy prometedores utilizando vacas, ovejas, cabras y búfalas, que bajo una suplementación estratégica a base de aceites y/o semillas, producen leche y carne con altas concentraciones de ácidos grasos poliinsaturados (beneficiosos para la salud) y menor concentración de ácidos grasos saturados (considerados malos para la salud de quien lo ingiere, sobre todo en exceso).

 

Para proporcionar una alimentación nutracéutica a los animales el ganadero debe enfocarse en obtener pastos de calidad, empezando por darle la mayor importancia a la salud del suelo y retirar todos los tóxicos o químicos que se utilicen en el manejo de las praderas.

 

Cuando un pasto se trabaja con mucha fertilización química termina teniendo menor cantidad de minerales de los que podría tener y es un alimento desequilibrado lo cual se traduce en trastornos metabólicos en los animales y que al final terminan llegando al ser humano, indicó Hoyos.

 

Por eso se requiere un alimento que sea nutracéutico, parecido al pasto en cuanto a su capacidad de producir salud y entregar nutrientes para que al final esa leche que van a producir las vacas entreguen lo que se quiere que es nutrientes de calidad.

 

En esta finca los pastos contienen los nutrientes necesarios para alimentar a vacas de 8 litros de producción de leche diarios pero estos animales producen entre 17 y 18 litros, esa diferencia se cubre con el concentrado para evitar infertilidad, bajas de peso y enfermedades. (Lea: Los SSPi aportan estas ventajas para producir leche, pero también hay que contemplar otros factores)

 

“La producción de alimentos nutracéuticos puede representar una estrategia actual de agregado de valor a la ganadería, para ingresar a un nuevo mercado. Pero, además, a futuro será una necesidad pues crecerá con fuerza el consumo de este tipo de alimentos. El desafío es lograr peletizar la fórmula obtenida, integrar los componentes en un alimento balanceado, para facilitar la alimentación animal”, concluyó Patiño.