Deshidratación en las vacas: causas y tratamientos

Por: 
CONtexto Ganadero
20 de Noviembre 2014
compartir
Deshidratación en bovinos
Un método para conocer si su animal esta deshidratado, es pellizcarle la piel. Foto: Fedegán.
La falta de agua para los bovinos le genera al ganadero problemas en materia de productividad e incluso, en muchos casos, la muerte de sus animales. En CONtexto ganadero le explicamos cómo detectar la enfermedad y la forma de remediarla.  
 
La cantidad de agua que requiere el ganado varía dependiendo de la actividad, la lactancia, la tasa de aumento de peso, estado de preñez, dieta y la temperatura ambiente, entre muchas otras. Si los animales no cuentan con el líquido suficiente pueden sufrir deshidratación, una enfermedad que incluso mata a muchos de ellos. 
 
La deshidratación puede ser mortal, especialmente en animales jóvenes o agotados, y puede promover problemas secundarios de salud en las reses como la acidosis e insuficiencia renal en stock. Por ello, es recomendable tratarla apenas se detecta.
 
De acuerdo con Esperanza Polanía Pardo, médica veterinaria, zootecnista y especialista en epidemiología, además de las causas mencionadas anteriormente, otra promotora de la deshidratación es la diarrea profusa. (Lea: Hidrosilo, sistema eficaz para hidratar al ganado continuamente)
 
A causa de esta enfermedad, que es el resultado de alteraciones en el organismos de animal presentado por parásitos, alimentación inadecuada o falta de higiene, el ganadero encontrará en su predio animales deshidratados”, explicó Polanía Pardo.
 
¿Cómo actuar cuando se presenta?
 
Según explicó Ramiro Mejía, médico veterinario y zootecnista, los animales deshidratados pueden parecer inquietos e irritables al principio, luego pasan a una inactividad que se va pronunciando por la ausencia de energía a medida que se prolongue la falta de agua.
 
Lo primordial está en revisar las membranas mucosas de los bovinos: si está deshidratado el animal, la boca, lengua, nariz y ojos estarán secos. De igual forma, es recomendable revisar el peso del semoviente constantemente, pues esta enfermedad conduce a la pérdida de peso debido a que gran parte del cuerpo del animal se compone de líquido”, acotó Mejía.
 
De igual forma, es importante realizar un contacto visual con el animal, pues de esta forma se podrá estudiar si los ojos del bovino, además de estar secos, parecerán hundidos y sin brillo. De ser así, es necesario un método de recuperación. (Lea: 5 consejos para evitar que su ganado consuma agua contaminada)
 
Otra forma de conocer si un animal está deshidratado, es realizar una prueba sencilla levantando la piel del vientre o los costados del bovino: si el animal está sano, la tez pellizcada volverá rápidamente a la posición normal, mientras que el semoviente afectado tendrá afectada la elasticidad y tardará en reacomodarse”, detalló Esperanza Polanía Pardo.
 
Tratamiento
 
Aunque lo más aconsejable es buscar un diagnóstico veterinario para así obtener un tratamiento y un procedimiento clínico y experto para aliviar esta carencia en el animal, hay un método práctico que puede funcionar en los semovientes afectados.
 
Se trata de la rehidratación. Esta terapia consiste en suministrarle al animal la cantidad necesaria de líquido para acelerar su recuperación y frenar así las pérdidas que podrían acarrearle al hato la enfermedad.