El corral, una herramienta clave en el manejo del ganado

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Julio 2022
compartir
Ganado en corral
Los corrales para el ganado deben ser sitios de paso donde no duren más de una hora pese a lo cual deben ser cómodos y brindar bienestar. Foto: Simposio Bienestar Animal - Universidad CES

El corral es una herramienta y como tal, su función depende de quién lo esté manejando por lo que hablar de “funcional” puede ampliar enormemente las posibilidades en el sentido de ser útil o efectivo, planteó el zootecnista Adriano Gomes Pascoa.

 

Sin embargo, se debe tener en cuenta que hay mejores corrales que otros que facilitarán o dificultarán el manejo en las granjas. Todo depende del tipo de animal que se esté manejando. “Si tenemos animales poco reactivos, la influencia de la calidad del corral es menor que cuando manejamos animales más reactivos”.

 

Sostuvo que un buen corral debe tener buen acceso a los animales, sin curvas muy fuertes (en ángulo), sin cuellos de botella ni pasillos muy estrechos. Debe construirse de tal manera que no haya distracciones que puedan perturbar el tránsito de los animales como ruidos o paso de personas y máquinas y la pendiente no debe ser demasiado grande, especialmente en el embarcadero (el ganado tiene dificultad para caminar en pisos muy inclinados).

 

Los materiales que se pueden utilizar en su construcción son los más diversos. El suelo tiene que ser el más cómodo a la hora de pasear a los animales. Puede ser tierra, grama o incluso bloque de hormigón, siempre con un diseño que no lastime la pezuña de los animales y evite resbalones. (Lea: 8 acciones en el corral que no deben pasar desapercibidas)

 

Lo mismo puede decirse de las paredes. La madera es un buen material, pero cada vez es más escasa. Las paredes pueden ser de alambre o cemento, pero hay algunas reglas que deben cumplirse. Los lugares con más presión, como las curvas por ejemplo, o cuando los animales están en línea, deben ser de material resistente y que no permita que los animales peguen sus patas en los vanos. Es decir, en estos puntos el material debe permitir un cierre total (como paredes de madera o cemento). En otros puntos del corral, para abaratar la construcción, se pueden abrir (tableros intercalados o cercas de alambre).

 

“Pensando en el material a utilizar, podemos construir un corral con los materiales más baratos de nuestra región. En algunos lugares la madera es más barata y en otros puede ser hormigón o hierro. Dependiendo podemos trabajar con un modelo mixto, con piezas en diferentes materiales. Pero lo más importante es que el corral es un lugar de paso y no de stock de animales. Es decir, el corral no tiene por qué ser grande. Debe ser de buen acceso y con pastos alrededor para la liberación de los animales tan pronto como finalice el manejo”, manifestó.

 

El área debe ser del tamaño necesario para manejar la cantidad de animales que se pueden trabajar en una hora. Por ejemplo, en una vacunación, si tengo la capacidad de vacunar a 100 animales por hora, ¿por qué pondría 500 animales en el corral? Si esto sucede los animales tendrían que esperar al menos 5 horas hasta que todo el manejo esté terminado. Pero si tenemos zonas con piquetes alrededor y dejamos 400 animales en estos piquetes y solo traemos la cantidad que trabajamos en 1 hora, ese será el tiempo que los animales permanecerán en el corral.

 

“El lugar bovino está en pasto o confinamiento, alimentándose. Hemos sugerido el manejo de un máximo de 1 hora y preferiblemente por la mañana”.

 

Cuanto más tiempo permanezcan los animales en el corral y más apretados estén, más estresados estarán. Y eso resultará en peleas, moretones, accidentes y pérdida de peso. Además, la próxima vez los animales serán más reactivos y más difíciles de manejar. (Lea: Conozca las ventajas de los corrales etológicos)

 

El terreno de construcción del corral debe estar ligeramente inclinado para que el agua drene, pero debe ser de material que no haga (ni evite) agujeros y barro. Tampoco debe haber afloramiento de piedras que puedan herir la pezuña de los animales.

 

El corral de gestión no es un lugar de stock. En este sentido, no importa si los animales estarán en el mismo corral o cambiando. Lo que se debe pensar es que el movimiento de los animales debe cumplir una dirección, con entrada y salida definidas. Esto facilita el movimiento de los animales. Puede ser circular, de entrada y salida en la misma puerta, pero dando la vuelta al corral mientras se maneja o lineal, con entrada por un lado y salida por el lado opuesto.

 

La dinámica de un buen manejo consiste en términos de control sobre los animales y esto es muy difícil de lograr con grupos grandes. Por lo tanto, el sistema de pre-embudo e embudo sirve para reducir la cantidad de animales para tener cada vez más control. “La regla que hemos utilizado es 50-50, con el 50 % de la capacidad de ocupación desde las particiones del corral hasta un máximo de 50 animales. Así que cuando traemos a los animales de los piquetes adjuntos para que los corran, por ejemplo, entramos con 50 animales y a medida que nos acerquemos a la contención, disminuiremos la cantidad para que tengamos más control”.

 

Añadió que “la mayor disminución ocurrirá precisamente en el pre-embudo (20 a 30 animales) y luego en el embudo (5 a 10 animales a la vez). En este caso si tenemos un embudo con puerta barredora (giratoria), seguimos ganando en eficiencia de gestión, porque ayuda en la velocidad de trabajo”.

 

En general, los corrales están construidos para animales más grandes, que ocupan más espacio y esto puede convertirse en un problema cuando manejamos animales más pequeños que pueden darse la vuelta en los pasillos o que no se pueden manejar en áreas con paredes más altas. Lo que se puede hacer para minimizar esto (no es factible construir un corral para animales grandes y otro para animales pequeños) es utilizar algunas adaptaciones en las estructuras más utilizadas. “La manga es un buen ejemplo. Al construir una pared móvil (estrecha), podemos adaptar esta estructura a animales más grandes y más pequeños solo moviendo la pared, a un bajo costo. También podemos hacer puertas divididas en dos partes que se abren arriba y abajo para facilitar el movimiento de los terneros y su separación”. (Lea: Construir un corral para bovinos, tarea sencilla pero de cuidado)

 

Una persona que vaya a manejar a los animales siempre debe tomárselo con calma a la hora de manipular a los animales y ser consciente de los aspectos de comportamiento del ganado, cómo ven el mundo, cómo reaccionan ante nuestra presencia y cómo podemos hacer para conducirlos sin golpearlos ni gritar. De esta manera podremos aprovechar al máximo esta conexión de buen manejo y corral funcional, concluyó.