El mérito neto, una forma efectiva para hacer selección genética

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Junio 2022
compartir
Vaca holstein, mérito neto
Por medio del mérito neto se puede hacer una mejor selección genética en el hato. Foto: Fedegán FNG

Los índices de selección genética son herramientas importantes ya que permiten escoger los toros por el conjunto de sus características y no por una en especial, como sucede con el nivel de descarte independiente.

 

Así lo plantea una nota del portal Genéticaselecta.com donde se indica que al usar índices se toma en consideración todo el potencial del animal, no solo 1 ó 2 características.

 

En Estados Unidos se han implementado dos importantes índices de selección para ganado de leche, el TPI generado por la Asociación Holstein de USA y el Mérito Neto ($MN) calculado por el USDA-AIPL. Estos índices incluyen tres categorías principales a las cuales se les da diferente participación de acuerdo al enfoque de cada uno: Producción, Salud y Conformación.

 

El Mérito Neto es un índice de tipo económico, que se define como la utilidad esperada de las hijas de un toro durante toda su vida y está basado en la dinámica de producción de leche y el sistema de pago de la leche en los Estados Unidos. 

 

A su vez, el portal de ABS recuerda que el Mérito Neto ha sufrido cambios en su fórmula de cálculo, generando transformaciones en la forma en que los toros son evaluados en parámetros relacionados con su genética y producción de leche. (Lea: ¿En qué consisten los otros índices de méritos para elegir pajillas?)

 

El Gerente de Producto Leche de América Latina, Klaus Hanser de Freitas, explicó todos los cambios realizados al índice, comenzando por las nuevas características que pasan a formar parte del cálculo del índice económico.

 

Una de las principales innovaciones es la adición de una nueva función, denominada Feed Saved, que tiene en cuenta el RFI o consumo de alimento residual y el BWC o compuesto de peso corporal. El objetivo de Feed Saved es identificar aquellas vacas que consumen menos alimento por lactancia. De esta manera, el nuevo NM$ prioriza la eficiencia alimenticia en su evaluación.

 

La BWC, por ejemplo, ahora tiene el doble de peso en el cálculo. Salud y longevidad tuvieron un ajuste positivo de 2.8 %; la fertilidad y la producción perdieron 1,8 % y 4,8 %, respectivamente. “En términos prácticos, se puede decir que la nueva fórmula valora a los animales con menos fuerza, más angulosidad y menos fértiles, en detrimento de la eficiencia alimentaria”, señala Klaus.

 

En general, los valores de NM$ subieron alrededor de los 150 dólares y su confiabilidad sufrió una leve disminución del 5 %, debido a la inserción de nuevas funcionalidades de menor confiabilidad. Además, los resultados de NM$ y TPI comienzan a alejarse un poco más, es decir, un toro con una posición alta en el ranking de NM$ no siempre tendrá una posición alta en TPI.

 

También es importante enfatizar la razón por la cual se hicieron los ajustes en NM$. “Expresado en dólares, el NM$ es un índice económico. Los ajustes se realizaron con el objetivo de valorar características que generen mayor retorno financiero para el productor norteamericano, siendo las más adecuadas para resultados financieramente positivos para el sistema de producción y remuneración en los Estados Unidos”. (Lea: Aprenda a identificar el Mérito Neto en el catálogo de pajillas)

 

En este sentido, cabe señalar que el índice no representa las necesidades genéticas de todos los países y mucho menos de todas las propiedades. “Los nuevos cambios de NM$ refuerzan que la mejor estrategia para el productor de leche es la creación de un índice económico personalizado, de esta manera garantizamos que se satisfagan las necesidades específicas de cada hato”, afirmó.

 

Esto se debe a que el índice no siempre identificará con precisión la mejor genética para cada situación. “Un productor, por ejemplo, puede buscar genéticas más enfocadas a la fertilidad o la producción de volumen de leche, no necesariamente alineadas con toros con NM$ más altos”, señaló.

 

El NM$ ha guiado el progreso genético desde 1994 promoviendo una selección balanceada de todos los caracteres disponibles y que tienen relevancia económica para maximizar la rentabilidad de la producción de leche. Este índice le da un peso muy alto a los sólidos y a los caracteres de salud, minimizando el peso relativo de los caracteres de tipo.

 

De hecho, el peso relativo de la estructura y capacidad se valora de una forma bastante negativa, penalizando a los toros con mayor estatura y tamaño. Esto es debido a que las vacas con mayor tamaño tienden a tener menores vidas productivas, menos duración en las granjas y también ser menos eficientes desde el punto de vista alimentario, es decir, producen menos leche por kg de materia seca ingerida.

 

Por todo ello, desde hace tiempo se observan múltiples referencias al uso de índices personalizados para cada ganadería a la hora de seleccionar no solo los toros sino también el destino (eliminación o programa de cría específico) de las hembras del rebaño. (Lea: ¿Qué es el índice de selección genética y cómo influye en la eficiencia?)

 

Concluye señalando que la tendencia de las granjas, principalmente en Europa y Estados Unidos, es a trabajar con un índice customizado basado en criterios estrictamente objetivos y económicos, lo que les lleva a prescindir de caracteres que no han demostrado un impacto económico positivo en la ganadería o incluso con un retorno a la inversión desfavorable.