King grass, pasto de corte apetecido por el ganado en el trópico

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Febrero 2015
compartir
king grass ganadería
El king grass tiene bondades que el ganadero puede aprovechar si lo siembra, fertiliza y corta de manera correcta. Foto: CONtexto ganadero.
El pasto King grass se encuentra en diferentes regiones de Colombia, lo que se debe a su adaptabilidad al trópico nacional y a las bondades como alimento para el ganado de leche, carne y doble propósito.
 
En los climas cálidos se cosecha el pasto de corte que se ha convertido en un alimento básico en la dieta de los rumiantes al favorecer su combinación con otras especies, entre esas las leguminosas.
 
José Javier Aguilar Galvis, profesional en gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Socorro, Santander, señaló que en la región se siembra el pasto que se da en raciones a los semovientes y combinado con botón de oro.
 
“El pasto da mucha biomasa. Lo cortan y guardan de un día a otro para darlo al ganado”, dijo el médico veterinario de Fedegán. (Lea: Bromatología: clave para mejorar producción ganadera)
 
Lorena Mora, profesional en gestión productiva y salud animal de Fedegán en Ipiales, Nariño, señaló que en esta región del país los ganaderos siembran el pasto de corte y también lo combinan con leguminosas.
 
Alex Gutiérrez, experto en nutrición bovina, explicó que el King grass crece en climas tropicales como un pasto de corte por sus dimensiones. “Es un pasto alto y grande”.
 
Por su parte, Mario Noreña, docente en pastos y forrajes y manejo de praderas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, dijo que el King grass es un pasto que consume el ganado de leche, carne, doble propósito, ceba, levante e incluso los equinos.
 
Explicó que el ganado lo come fresco luego de que se hace el corte a ras de piso para no dañar su posterior crecimiento o lo ingiere como silo que se conservará en el predio durante varios meses. 
 
El pasto mide entre 2 y 3 metros de altura, lo que no indica que a mayor tamaño contenga más nutrientes. Noreña aclaró que el estudio bromatológico guía al ganadero sobre su composición y puede que entre los 45 o 60 días se pueda cortar para dar al hato. (Lea: Cómo hacer rentable una finca y convertirla en "fábrica de comida")
 
“Crece rápido (60 días cosecha) y tiene buena biomasa, pero la correlación se hace con la oferta de nutrientes que mejora si se fertiliza”, dijo el experto en pastos y forrajes de la institución educativa, al señalar que algunos ganaderos lo cortan hasta los 80 días, momento en el que ha perdido calidad.
 
El King grass se combina con leguminosas trepadoras, aquellas con un tamaño similar al pasto de corte. Según Noreña, su composición nutricional aumenta cuando se fertiliza y usa estiércol de animales como abono.
 
“Las excretas de aves y caprinos se adicionan al cultivo para contribuir a que mejore en proteína”. (Lea: Recomiendan combinar forrajes para reducir uso de fertilizantes)
 
Añadió que como pasto de corte puede superar mieles de nitrógeno, fósforo y potasio. “El suelo en Colombia tiende a ser ácido, por eso la fertilización química y granulada ayuda para que se corte en menor tiempo y la calidad en proteína sea mejor”.
 
El experto de La Nacional recomendó tener cuidado si se usa para fabricar silo, al asegurar que cuando se pica debe tener 1 centímetro de grosor para proporcionar al rumiante todos los nutrientes.
 
“Si es muy pequeño (el corte) en el rumen el animal no le extrae todos los nutrientes”, dijo Noreña quien recordó a los ganaderos que el uso de urea y melaza en la elaboración del silo le dará la fermentación adecuada.
 
De esta forma, el ganadero en Colombia puede sembrar King grass, combinarlo con leguminosas y tener una producción de leche y carne de calidad. Todo dependerá de los cuidados que tenga con el uso del pasto de corte.