Establecimiento del matarratón en sistemas silvopastoriles

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Noviembre 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, Ganadería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, matarratón, establecimiento matarraton, Sistemas silvopastoriles, establecimiento matarraton sistemas silvopastoriles, ganaderos, Ganadería Sostenible, ganaderia colombiana sostenbile, ganaderos colombia
El matarratón, como banco forrajero, ha demostrado ser más apropiado que otros follajes en la mayor parte de las zonas de trópico bajo por su mayor producción de biomasa por unidad de área. Foto: aliviateconplantas.blogspot.com

El matarratón es una leguminosa arbórea de amplia distribución geográfica, elevada producción, alto valor nutritivo y gran aceptación por parte del ganado. En Colombia presenta buen desarrollo desde el nivel del mar hasta aproximadamente 1400 metros de altitud.

 

Su nombre científico es Gliricidia sepium, pero es ampliamente utilizado en Colombia como matarratón; en otros países se conoce como madero negro, ocoite, parasol, piñón cubano, madre cacao, bien vestido y madreado. En CONtexto ganadero explicamos cómo es el establecimiento de cultivos esta planta en sistemas silvopastoriles. (Lea: El matarratón frente al suplemento comercial)

 

El matarratón, como banco forrajero, ha demostrado ser más apropiado que otros follajes en la mayor parte de las zonas de trópico bajo por su mayor producción de biomasa por unidad de área, además de su valor nutritivo.

 

La planta tiene un buen balance de hojas, pecíolos y tallos tiernos, que presentan una mayor concentración de proteína y otros nutrientes, con relación a tallos lignificados.

 

Esta especie ha sido utilizada tradicionalmente en muchos países como cerca viva, aprovechando su capacidad de propagación a través de estacas. Pero el matarratón se puede explotar como un cultivo intensivo que producirá muchas toneladas de alimento de gran calidad por unidad de área.

 

Como cultivo de corte, este tipo de vegetación se establece en altas densidades de siembra, hasta 20.000 plantas por hectárea, pero lo más común ha sido 10.000 plantas por hectárea, con 1 metro de distancia entre plantas y 1 metro entre surcos.

 

En el caso de banco forrajero, el matarratón debe establecerse por semilla, no por estacas, pues estas desarrollan un sistema radicular débil, sin una raíz principal de anclaje. La planta sufre más con los golpes periódicos de la cosecha, su capacidad de recuperación es menor y poco a poco las plantas mueren.

 

Se deben sembrar 3 a 4 semillas por sitio. Un kilogramo de semilla de matarrón contine aproximadamente 8000 simientes. Esta no requiere tratamiento para lograr una adecuada germinación. (Lea: Hay cercas vivas de Matarratón con más de un siglo de existencia)

 

La semilla se pone a poca profundidad, 2 o 3 centímetros, pero, es muy importante que se haga un buen hoyo que debe tener por lo menos 20 cm de profundidad, se espera que sean 30 cm. En este proceso, no se trata de extraer toda la tierra del hoyo; lo que se pretende es aflojar la tierra y airearla para crear un ambiente favorable para el desarrollo de la raíz.

 

Es muy útil agregar algo de fertilizante al sitio, lo que puede realizarse con gallinaza o con otro estiércol que haya tenido un adecuado proceso de descomposición.

 

Durante el procedimiento, es clave que no queden sitios perdidos, lo que significa menor producción y un incremento de los costos de control de maleza. Es por esto que se debe hacer resiembra oportuna en todos aquellos sitios en los cuales la planta se perdió por cualquier razón. 

 

Finalmente, para estimular el rápido crecimiento de la planta es de gran beneficio la aplicación de algún fertilizante orgánico durante la fase de desarrollo a los 45 y 90 días. A partir de esto, con un buen proceso de establecimiento y buenas condiciones de clima es posible realizar el primer corte 5 a 7 meses después de la siembra. (Lea: Harina de Matarratón, alternativa de gran proteína)

 

Fuente: Guía Sistemas silvopastoriles. Aspectos Teóricos y prácticos del CIPAV.