Inmunidad del hato, factor clave para la rentabilidad ganadera

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Julio 2020
compartir
Inmunidad, hato, salud reproductiva, rentabilidad, productividad, Competitividad, levante, vacas, primer servicio, vacunación, preñez, nivel de resistencia, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La inmunidad del hato es un factor determinante para tener una mejor productividad y rentabilidad, por lo que se deben tomar las precauciones desde el primer momento. Foto: actualidadganadera.com

Para que un negocio ganadero sea rentable, productivo y competitivo, la inmunidad de hato es la clave, aseguró el médico veterinario Juan Carlos Álvarez, director de SJT Agro SAS, en una charla organizada por Asojersey.

 

Indicó que la oportunidad de mejorar la salud reproductiva de los animales comienza en el levante. “Desde el nacimiento  hasta el momento que empieza a sufrir la enfermedad  reproductiva hay una ventana de oportunidad para preparar esa hembra para lo que se va a enfrentar en el futuro de su vida”, señaló. (Lea: Enfermedades reproductivas, un problema con muchas causas)

 

Por eso, dijo, es importante que la vaca llegue a su primer servicio con una buena protección de brucela, por lo menos dos dosis de vacunas contra enfermedades virales y tres dosis de vacunas contra leptospirosis porque eso le da una posición más sólida para enfrentar el máximo nivel de desafío.

 

El trabajo hay que hacerlo en cada finca no hay una receta común para todos los hatos.

 

Usualmente al ver cómo se viene comportando un hato se comienza a analizar la información por grupo y muchas veces falta la segmentación porque no se comportan igual vacas de primer parto que aquellas que tienen cuatro y más partos o novillas que vacas en su primera lactancia o los animales menores de 12 meses en función a la resistencia a enfermedades como neumonía o diarrea, que animales con otras edades.

 

Por eso es importante no mirar siempre vacas preñadas o vacías sino ver qué pasa con la preñadas que tienen una lactancia, así como las que tienen dos y las de tres y así sucesivamente y ahí se nota que los indicadores van cambiando, aseguró. (Lea: Sanidad en el hato, herramienta para evitar males reproductivos)

 

Cuando se habla de inmunidad de hato lo que se busca es cambiar la forma de la curva hacia el nivel de resistencia para que la proporción de animales que son poco resistentes a las enfermedades sea cada vez menor y que se logre aumentar el número de animales con mayor resistencia, indicó.

 

Hay un punto que se denomina desafío o reto de la enfermedad que es el nivel de afectación y por eso se busca que haya el mayor número de animales que se ubiquen más allá de ese punto por ser resistentes.

 

De acuerdo con lo señalado por Álvarez a este punto se llega con programas de vacunación masivos, manejo adecuado, alimentación acorde a las necesidades, monitoreo sanitario, y análisis de la información segmentada.

 

En la medida en que se establece un programa sanitario, que sea consistente y coherente y ejecutado de una forma sistemática año tras año cada vez se va a mover más la curva hacia el nivel de resistencia. Además, que se vacune la mayor cantidad de animales para aumentar la inmunidad porque aumentan los anticuerpos y se incrementa la capacidad productiva y reproductiva. (Lea: El cuidado reproductivo, eje central del día sanitario en Santander)

 

Así mismo, indicó que cuando se habla de enfermedad reproductiva hay un enfoque limitado porque el problema puede empezar con un ternero que nace de una vaca que por ejemplo es positiva a brucelosis o que nunca ha sido inmunizada contra diarrea viral bovina y lo contamina temprano en su vida.

 

El problema puede estar desde el nacimiento y se va trasladando a lo largo de su vida. Por ejemplo cuando llega al levante esa novilla que nació de una vaca enferma puede ser una portadora latente esperando la primera preñez para expresar la enfermedad.

 

Después llega a su primera gestación y puede que se preñe muy bien pero las novillas también son las que tienen los mayores problemas de pérdidas fetales pero puede que llegue a su primer parto acarreando todos esos problemas que tiene desde su nacimiento.

 

Es probable que todos esos problemas se comiencen a notar en la siguiente preñez, es decir cuando tiene más de 24 meses de edad, sostuvo el profesional. (Lea: Aspectos a tener en cuenta para mejorar preñez al primer servicio en novillas)

 

El manejo del entendimiento de la ocurrencia de las enfermedades es muy importante y tiene un fundamento clave. Hoy se sabe que hay enfermedad entérica muy temprano; la respiratoria tiene un doble pico, la primera muy temprano y la siguiente alrededor del año; y, a partir de la pubertad comienzan los problemas de tipo reproductivo.

 

Por eso, hizo un llamado a la acción porque una finca que tenga un 19 % de tasa de preñez en 12 días con subir un punto porcentual, es decir, llevarla a 20 % genera un retorno potencial por vaca de 18 dólares por año, de acuerdo con estudios internacionales expuestos por el profesional.

 

Al respecto hizo algunas recomendaciones: Conozca el estado actual en reproducción; fije la meta a perseguir; proyecte el potencial retorno de hacer inversión en reproducción; y, defina las vacas que no lo acompañarán en el proceso.

 

Finalmente vale la pena acotar que en el ciclo de vacunación que acaba de culminar (Ciclo I de 2020), se inociularon contra la brucelosis 1 400 127 terneras. lo cual supera la meta establecia al alcanzat 109,5 % de lo programado para dicha campaña de sanidad animal a lo largo y ancho del territorio colombiano.

 
Esta labor se ha llevado a cabo en 240 834 predios, esto es, el 99,5 % de las fincas que a nivel nacional se estipularon para tal gestión.
 
 
“Hay departamentos que superaron, con amplio margen, las metas planteadas en la inoculación de las terneras entre los 3 y los 8 meses de edad, como Guainía, con el 241,3 %, Arauca (169,1 %), Casanare (158,8 %) y Guaviare (158,1 %). Lea: https://www.contextoganadero.com/273-millones-de-animales-han-sido-vacun....