La importancia de los ionóforos en la dieta bovina

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Febrero 2015
compartir
Ionóforos en rumiantes
Los ionóforos son dados al animal directamente o mezclados junto a los forrajes. Foto: Perulactea.
Dar este tipo de compuestos directamente al animal inhibe el crecimiento de algunos microorganismos que afectan el rumen, beneficiando así la productividad del predio.
 
En las dietas bovinas, son muchos los suplementos que pueden contribuir a un mejor rendimiento de los animales. En este sentido, los aditivos ionóforos pueden optimizar la conversión alimenticia, la producción y la sanidad del semoviente.
 
De acuerdo con Andrés Irala Britos, médico veterinario y zootecnista de la Universidad Nacional de Itapúa, la utilización de estas sustancias es actualmente una alternativa para reducir los costos de producción y mejorar la productividad de los predios. (Lea: 3 métodos para alimentar adecuadamente el ganado bovino)
 
Ellos actúan por diferentes mecanismos, incluyendo la modificación de la fermentación ruminal, la estabilización del ambiente del rumen y la protección de los patógenos del tracto gastrointestinal de los bovinos”, apuntó Irala Britos.
 
Pero, ¿qué son los ionóforos?
 
Según explicó Ángela Mosquera, zootecnista de la Fundación Universitaria Agraria de Colombia, Uniagraria, y gerente de Insuleche Ltda, estos compuestos son los encargados de disminuir la población de organismos indeseables en el rumen, mejorando y haciendo más eficiente la nutrición de los bovinos. (Lea: Expertos aconsejan alimentar con pastos en lugar de maíz)
 
Lo que uno busca en la vaca es que el rumen sea una máquina convertidora de alimento y que las bacterias sean las óptimas para convertir en leche o carne aquello que comen. Es decir, siempre se requiere que la población de microorganismos en esta zona del intestino bovino sea la adecuada. Ahí juegan un papel importante los ionóforos”, acotó Mosquera.
 
Asimismo, la experta en alimentación en rumiantes acotó que existe un grupo de bacterias en el rumen de los semovientes que son las encargadas de degradar todos los nutrientes que se le dan a la vaca. (Lea: Urea, un suplemento nutritivo para el ganado y barato para el productor)
 
Lo que uno busca es optimizar esta cantidad de bacterias, porque así como hay bacterias benéficas hay otras parasitarias como los protozoarios, que están consumiendo y no aportan nada. Lo que hacen los ionóforos es que nos disminuyen la población de protozoarios en el rumen y nos dan una mayor eficiencia en la alimentación del animal”, ultimó la zootecnista de Uniagraria.
 
En la actualidad, los ionóforos más usados son la Saluti y la Rumentina, los cuales son dados al animal directamente y, en algunos casos, son mezclados junto a los forrajes y suplementos diarios.