Los conceptos que se consideran en la siembra de praderas

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Abril 2022
compartir
establecimiento siembra praderas
Para la siembra de praderas se deben considerar los siguientes conceptos: la época, el sistema de siembra, los materiales de propagación, la densidad de siembra y el método de siembra. Foto: praderas.clementeviven.com

Para la siembra de praderas se deben considerar los siguientes conceptos: la época, el sistema de siembra, los materiales de propagación, la densidad de siembra y el método de siembra.

 

El módulo “Pastos y especies forrajeras” de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) y el programa Núcleos municipales de extensión y mejoramiento para pequeños ganaderos (Asistegán) describió en qué consiste cada concepto.

 

Época de siembra

 

Cuando se tiene disponibilidad de riego se puede sembrar en cualquier época del año, en caso contrario es indicado sembrar al inicio de la época lluviosa. (Lea: Estos son algunos aciertos y errores en el establecimiento de praderas)

 

En todos los casos parte del éxito del establecimiento se da por el alto porcentaje de germinación de la semilla, lo que ocurre cuando la humedad del suelo es adecuada y el vigor germinativo del material sembrado es bueno.

 

 

Sistemas de siembra

 

Hace referencia al uso de materiales de propagación, en estos casos estamos hablando de sistema de siembra mecanizada (con sembradora en surcos o en labranza mínima) y sistema de siembra al voleo (manual, con máquina o chucha, chuzo o surco).

 

 

Densidad de siembra

 

Es la cantidad de semilla por área que es recomendada para un apropiado establecimiento de la pradera, ella dependerá de la especie a establecer. (Lea: ¿Cuál es la secuencia de actividades que se sigue para renovar la pradera?)

 

Tabla 1. Densidades de siembra y producción de forraje verde. Fuente: Fedegán y Asistegán 

Métodos de siembra

 

Se refiere a la forma de distribución de las semillas en campo, que puede ser en surco, hilera o al voleo. Con las siembras en surco se logra un mejor desarrollo de las actividades agronómicas en la pradera, mientras que al voleo se recomiendan para establecer especies como cereales cuya cantidad de semilla usada sea superior a 30 kg por hectárea.

 

 

Materiales de propagación

 

Para el establecimiento de las pasturas se pueden usar semillas de tipo sexual (cariópsides o granos) y materiales asexuales que son partes vegetativas de las plantas (tallos, cañas, estolones, cepas, rizomas).

 

El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) es la entidad que registra y certifica la calidad de la semilla en nuestro país, por lo cual se debe evitar la semilla cruda sin clasificar o la semilla seleccionada que no reúne los requisitos de germinación y pureza.

 

En el caso del uso de semilla vegetal este material debe estar sano, vigoroso y si es necesario tratarse previo a la siembra con productos desinfectantes o mezclas de insecticidas, fungicidas y bactericidas. (Lea: 10 pasos para hacer el establecimiento de una pradera)

 

 

Elección de la semilla

 

Antes de realizar la siembre, se debe realizar pruebas de germinación a las semillas que se van a establecer con el propósito de determinar la población de plantas en el terreno. Estas pruebas son sencillas y pueden hacerse en papel periódico y con varias repeticiones.

 

Se colocan en papel húmedo 100 semillas y 15 a 20 días después se hace el conteo final, estableciendo el porcentaje de germinación. La semilla seleccionada, sea sexual o vegetativa, debe garantizar su pureza, sanidad, viabilidad y alta germinación.

 

 

Profundidad y tapado de la semilla

 

Es una de las labores que más afecta el buen establecimiento de las praderas. Las semillas muy pequeñas como los cariópsides de las gramíneas deben quedar superficiales (0,5-2 cm), mientras que granos más grandes y pesados como los de algunas leguminosas deben quedar un poco más profundos (3-7 cm).

 

Enseguida se deben tapar con una capa de suelo delgada con ramas de árboles, para evitar la pérdida de semilla por insectos, pájaros, roedores, viento y lluvia. No se recomienda tapar una siembra con tractor y rastillo, debido a que la semilla queda demasiado profunda.