¿Para qué sirven las enzimas exógenas en la alimentación de ganado bovino?

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Septiembre 2019
compartir
Enzimas exógenas en rumiantes, enzimas exógenas ganado, origen uso enzimas, origen enzimas, origen enzimas vacas, enzimas ganado carne, enzimas ganado leche, alimentación ganado, enzimas exógenas vacas, contenido ruminal, proceso rumia bovinos, contenido ruminal estratificación, absorción ruminal, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas Colombia
Las enzimas exógenas se adicionan a la alimentación de rumiantes para mejorar la eficiencia. Foto: nutricionanimal.info

Las enzimas exógenas son utilizadas con los objetivos de aumentar la capacidad de utilización de los nutrientes contenidos en las materias primas y eliminar los factores antinutritivos de los alimentos. También pueden aliviar problemas asociados con la digestibilidad de la fibra.

 

Las enzimas son catalizadores, sustancias biológicas que aceleran las reacciones bioquímicas repetidamente. Tienen 2 funciones: descomponer una molécula en una o 2 de menor tamaño, o combinar pequeñas moléculas en una más grande.

 

En la actualidad, el uso de las enzimas fitasas (que liberan fosfato) y carbohidrasas abaracan prácticamente todos los piensos de monogástricos en las explotaciones intensivas. (Lea: ¿Cuáles son y cómo se emplean los antioxidantes en ganadería?)

 

La historia de la investigación de enzimas data del siglo XIX, época en la que el fisiólogo alemán Wilhelm Fiedrich Kühne acuñó el término proveniente del griego para ‘levadura’ y en la que el francés Louis Pasteur concluyó que la fermentación está catalizada por las enzimas.

 

En 1930, el inglés John Burdon Sanderson Haldane escribió el tratado “Enzymes”, donde explicó que las interacciones entre enzima y sustrato podrían ser catalizadoras de una reacción, idea que constituye el centro del conocimiento actual sobre el mecanismo de acción de las enzimas.

 

Se emplean en diversos sectores como alimentos y bebidas, detergentes o textil. En el caso de alimentación animal, contribuyen a reducir costos, mejorar uniformidad de la comida, mantener la salud intestinal y reducir las excreciones de fósforo y nitrógeno al medio ambiente.

 

Uso de enzimas exógenas en rumiantes

 

Las investigaciones de enzimas en bovinos datan de 1960. Desde aquella época encontraron ventajas como incrementos en la ganancia de peso y la conversión, así como la digestibilidad ruminal. (Lea: Ventajas y contraindicaciones de los promotores de crecimiento)

 

Otras razones que justifican su uso en rumiantes, como señala el portal Nutrición Animal, son:

 

  1. La digestibilidad de la materia orgánica en rumiantes rara vez supera el 90 %
  2. Cada vez se utilizan más subproductos agroindustriales normalmente de baja calidad
  3. Hay disponibilidad más rápida de carbohidratos que normalmente estimula el crecimiento de la población microbiana
  4. La presencia de polisacáridos de diferentes tamaños pueden tener efecto prebiótico
  5. Se mejora el aprovechamiento de los nutrientes o cambia el sitio donde se rompen para ser mejor utilizados el animal.

 

En rumiantes, las enzimas que se suministren deben cumplir con algunas características como cantidades apropiadas de coenzimas, activadores para optimizar actividades o tener una composición que no varíe por lote. (Lea: El efecto de las enzimas fibrolíticas en las dietas de los rumiantes)

 

El producto también debe mejorar la digestibilidad de fibra neutro detergente (FND), ser resistente a la degradación de microorganismos ruminales y tener forma líquida o disolverse rápido y completamente en agua porque el medio ambiente ruminal es líquido.