Posdestete, clave para mantener el vigor de las terneras

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Enero 2016
compartir
destete ganado de leche
En las lecherías especializadas, las terneras se destetan a los 5 días de nacidas. Después comienza el posdestete que va hasta los 5 meses de vida. Foto: perulactea.com / billenebaserria.es.
Las terneras de lecherías especializadas se destetan a los 2 o máximo 5 días de nacidas. En ese momento comienza el posdestete para que las crías sostengan su vigor y se conviertan en futuras reproductoras.
 
Ernesto González Cely, médico veterinario, explicó que la separación de las terneras de la madre antes de los 5 días de su nacimiento evita el estrés en la vaca; además, con el consumo de calostro durante los 2 primeros días, las crías crean un alto grado de inmunidad, por lo que el alejamiento no impacta de forma negativa a las recíen nacidas. 
 
Una vez se realiza el destete precoz, se incorpora una dieta nutricional, mediante la técnica elegida en cada empresa de lechería, que varía según las preferencias de cada finca. En algunos predios valoran las cualidades de la raza para determinar una línea alimenticia.
 
“Realmente, cuando se despega de la madre, a los 2 o 3 días, es cuando se desteta la ternera. Ahí el animal entra a alimentarse con litros de leche, concentrados, silos y agua”, expuso González Cely.
 
Escuche el concepto del médico veterinario
 
El experto en ganadería lechera aclaró que las fincas manejan diferentes formas de suministro de leche y suplementos después del destete, pero un factor que no se puede descuidar es efectuar las vacunaciones durante los 5 primeros meses de vida.
 
La aclaración la hizo porque en algunos predios las terneras son vacunadas contra la fiebre aftosa pasados los 7 meses de edad, cuando se pueden inmunizar a los 15 días de nacidas, sin que haya reacciones en su estado corporal. (Lea: El destete en ganado de leche y carne, dos prácticas opuestas)
 
Esto pasa porque se cree que el calostro protege 100 % la salud de la ternera. Sin embargo, recomendó González Cely, es más conveniente evitar contagios, y unida a la cepa 19 y la desparasitación, se aconseja aplicar la vacuna contra la aftosa durante los primeros 3 meses de vida de la cría.
 
De esta forma, el posdestete se convierte en un periodo de vida de cuidados de las terneras. Durante este periodo, que va a hasta los 5 meses de vida del animal, se sugiere confirmar que la leche y los suplementos han nutrido a cada cría. La práctica más sencilla y eficiente para evaluar esto es pesarlas todos los meses. La ganancia debe estar entre los 800 y 1.200 gramos día.
 
De esta forma, anotó el médico veterinario, si una ternera nace de 35 a 50 kilos, al mes tendrá que estar en los 70 kilos como mínimo. “Ojalá ese pesaje se haga en la misma fecha en cada mes para tener un control eficiente”, aconsejó.
 
Oscar Builes, ganadero y propietario de la empresa Agropecuaria San Sebastián, ubicada en Donmatías, Antioquia, manifestó que en la finca manejan un plan de leche a 4 meses con las terneras. Una vez la cría se ha separado de la madre tras haber consumido calostro, recibe el líquido de forma artificial.
 
La empresa pecuaria de lechería especializada de Builes eligió dar a las terneras 4 litros de leche hasta los 2 primeros meses de vida, 3 litros durante el tercer mes y, finalmente, 2 litros en el cuarto. (Lea: Cría de ganado 100 % puro y con sello colombiano)
 
Durante ese periodo de lactancia artificial otorgan concentrado a voluntad a las terneras. “En promedio, comen 700 gramos en esos primeros 4 meses”, resumió el ganadero antioqueño.
 
Cumplidos los 4 meses de vida, las terneras consumen solo concentrado hasta los 8. Terminado este periodo, cambian la composición de los granos por unos con valores nutricionales especiales para novillas de levante. 
 
“Las terneras reciben un kilo de concentrado de los 4 a 8 meses. En el levante ya reciben 700 gramos”, añadió Óscar Builes, que suministra en su empresa el suplemento hasta el parto de la vaca.
 
La fórmula nutricional aplicada en la finca lechera de Donmatías, desde el destete hasta el periodo reproductivo de la res, tuvo un costo de $2 millones 300 mil por novillona en 2015.  
 
Ariel Jiménez, coordinador de investigación y desarrollo de la Asociación de Criadores de Raza Cebú, Asocebú, apuntó que el destete es una estrategia que se aplica en ganaderías de Colombia con la intención de aumentar la fertilidad de la vaca.